¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Las ventas del eléctrico Skoda Citigoe iV pueden estar causando pérdidas al fabricante

Skoda Citigo iV

Es el primer eléctrico de la marca checa, pero no de última generación. El Citigo iV es un pequeño urbano eléctrico que se está cumpliendo un doble papel en la firma checa. Por un lado, supone la incursión en el mercado de movilidad sostenible al más alto nivel y, por otro, ayuda a cumplir con los objetivos de emisiones promedio, a pesar de que cada unidad vendida le cuesta dinero a Skoda.

Afortunadamente no es un desarrollo propio de Skoda, sino que la marca checa se beneficia de la estrategia del gigante alemán que presenta dos alternativas más al Citigoe iV, los SEAT Mii Electric y el Volkswagen e-Up!. Misma forma y medidas, con una imagen diferenciada pero con las mismas prestaciones.

La marca checa recibe un nuevo aire más eficiente. Estrena versiones híbridas enchufables y se encuentra en pleno desarrollo de eléctricos de nueva generación basados en la plataforma MEB. Pero mientras llegan se necesitan opciones que ayuden a disminuir los estrictos objetivos de emisiones de la Unión Europea para 2021, cuando las promedio de la gama se situarán en 95 g/km.

El Skoda Citigoe iV es un pequeño urbano. Su elevado precio está ocasionando pérdidas difíciles de compensar

Aquí es donde el eléctrico de la gama Citigo juega el segundo de sus papeles, porque el primero claro está es una opción más en la oferta de movilidad sostenible, el que quiere un vehículo para cuatro pasajeros, un volumen de maletero decente y adecuado para trayectos interurbanos con una autonomía máxima de 265 kilómetros. Salva de la quema de las grandes sanciones al superar este límite.

El problema es el precio, que está ocasionando pérdidas a la marca, a pesar de que las primeras 500 unidades se han agostado en dos meses. Por ejemplo, en España cuesta 22.370 €, en Holanda la factura asciende a 23.290 euros y en el país natal se vende por 479.900 coronas checas, lo que al cambio equivale a 18.765,90 €.

Para muchos, demasiado caro sabiendo lo que ofrece Skoda en los últimos años, por lo que algunas fuentes internas de la firma apuntan que se está perdiendo dinero con cada unidad vendida, oscilando entre 7.820 y 8.211 euros. Depende del mercado, desconociéndose por cuanto tiempo se alargará, y muy complicado de compensar en las cuentas a finales de año. Curiosa, y precisamente, lo que más le importa a Volkswagen.

Fuente: Autoforum

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto