¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Prueba SEAT Mii Electric, la sencillez por bandera para el eléctrico asequible (con vídeo)

    13

    El nuevo SEAT Mii Electric se presenta como uno de los coches eléctricos más accesibles y económicos del mercado. A pesar de ello, el primer modelo 100% eléctrico de la marca española presume de una gran autonomía y un equipamiento destacado.

    ¿Será el SEAT Mii Electric el coche eléctrico asequible definitivo?

    El primer coche eléctrico de SEAT ya está aquí. Es el SEAT Mii Electric y es la reencarnación del Mii que conocíamos hasta ahora. El utilitario español llegó al mercado en 2012 sólo con motores de combustión lógicamente y ahora tanto la versión de gasolina como la de GNC se eliminan tomando su lugar esta variante eléctrica. El próximo eléctrico en llegar será el esperadísimo SEAT el-Born.

    Antes de nada, quizá alguno estéis pensando que este Mii Electric no es el primer eléctrico de SEAT. Los que tengáis buena memoria recordaréis que ya hubo SEAT Toledo 100% eléctrico que se fabricó específicamente para los Juegos Olímpicos de Barcelona 92. Se utilizó para acompañar a los atletas en la prueba de maratón y para cubrir el recorrido de la antorcha olímpica. Pero ese coche nunca salió a la venta.

    Del mismo modo también hay que puntualizar que el Mii Electric llega ahora al mercado pero en realidad hace tiempo que está en la calle. Hace un par de años nació el e-Mii, que era básicamente este mismo coche pero nunca se llegó a comercializar sino que se dispuso de manera muy limitada a modo de car sharing. SEAT usó una pequeña flota que se podían ver por Barcelona, de muy pocas unidades y suponían una prueba piloto de un servicio de car sharing además de ser un banco de pruebas para el modelo.

    La carrocería bitono plantea el techo y los retrovisores en negro

    Hechas las aclaraciones históricas pertinentes vamos a analizar este nuevo modelo de SEAT. Con respecto al SEAT Mii de combustión el nuevo Mii eléctrico mantiene un diseño exterior similar pero con inscripciones específicas en los laterales y la trasera que nos recuerdan que es la versión electrificada. Incluso mantiene la parrilla frontal abierta aunque casi todos los coches eléctricos la cierran para mejorar la aerodinámica.

    Tampoco cambia el tamaño con 3,56 m de longitud que lo convierten en un vehículo ideal en entornos urbanos. Sólo está disponible con carrocería de cinco puertas y propone cinco colores exteriores para elegir (negro, blanco, rojo, azul y plata) y la posibilidad de tener un techo en contraste de color negro, que incluye también los retrovisores.

    La gama se compone de dos acabados que se llaman Mii Electric y Mii Electric Plus, no se han complicado mucho con el nombre. Las diferencias entre ambos sólo afectan al equipamiento. La unidad que tenemos aquí es el Plus, que se diferencia del normal por añadir faros antiniebla y presumir de unas bonitas llantas de aleación de 16 pulgadas mientras que la versión básica recurre a unas llantas de acero de 14 pulgadas con tapacubos. Por cierto, los faros principales siempre son halógenos.

    Con carga rápida de hasta 40 kW

    En la parte que no se ve hay que hablar del sistema eléctrico. Este Mii de cero emisiones se fabrica en Eslovaquia, que es donde se hacía la versión de gasolina, y cuenta con un motor eléctrico de 61 kW de potencia, es decir, 83 CV. Por su parte, la batería de alta tensión es de iones de litio, tiene una capacidad bruta de 36,8 kWh y neta de 32,3 kWh y está refrigerada por aire. Con la compra del coche te llevas la batería en propiedad, no se alquila como ocurre en otras marcas, y este componente tiene una garantía de 8 años o 160.000 km.

    El puerto de carga está en el mismo lugar donde tenía la tapa del depósito las versiones de gasolina. Se puede recargar la batería en un enchufe doméstico (Schuko), en un punto de carga público (Mennekes) o en un wallbox privado o en un punto de carga rápida (CSS). De serie el Mii viene con carga rápida, algo que otros fabricantes permiten de manera opcional, con una potencia de hasta 40 kW. Podemos cargar en punto de mayor potencia pero nunca cargará a más de 40 kW y de esta manera cargar hasta el 80% de la batería en 1 hora. En un wallbox harían falta 4 horas y en un enchufe doméstico más de 13 horas.

    Menciono los datos de la carga del 0 al 80% porque la recarga de una batería no es lineal, la última parte para alcanzar una carga completa lleva más tiempo debido a que a que a partir de ese punto la velocidad de carga se baja para reducir la temperatura y proteger la longevidad de la batería.

    El Mii Electric tiene la misma capacidad de carga que el Mii de gasolina

    A pesar de la presencia de la batería el fabricante español ha conseguido que el espacio de carga sea el mismo que el que se obtenía en las versiones de gasolina. Son 251 litros y es una capacidad grande para un coche del segmento A. El espacio tiene mucha altura, cuenta con algunos ganchos pero hay zonas con la chapa a la vista, sin recubrimiento.

    Opcionalmente se puede tener un doble fondo, que es algo práctico y sólo cuesta 75 euros. Viene en un paquete que también incluye un gancho en la guantera y la regulación en altura del asiento del acompañante. La versión Plus lleva un asiento trasero dividido en proporción 60/40 para aumentar la capacidad de carga hasta los 923 litros.

    Dentro, respecto al Mii de gasolina se han añadido nuevos elementos como la llamativa moldura decorativa en el salpicadero donde pone ‘electric’. También son nuevos los asientos, y en el caso de la versión Electric Plus llevan una tapicería específica y están calefactados. En general el diseño es muy simple y abundan los plásticos duros aunque con un tacto correcto. Es un coche sencillo pero no transmite la impresión de barato.

    No hay materiales blandos pero el interior es muy correcto para el segmento A

    El climatizador monozona, el asistente de mantenimiento de carril, el asiento del conductor regulable en altura y los elevalunas eléctricos delanteros son de serie. La versión Plus añade sensores de luz y lluvia, retrovisores exteriores calefactables y regulables eléctricamente y techo interior en negro. También cuenta con palanca de cambio, freno de mano y volante en cuero pero, sin embargo, el volante no es multifunción (no tiene botones) y no hay posibilidad de regular la dirección en profundidad.

    De manera opcional se puede equipar el control de crucero o un sistema de iluminación ambiental que sólo tiene un color (blanco). Lo que no está disponible es un freno de estacionamiento eléctrico, una base de recarga inalámbrica de smartphones o un sistema multimedia: para mantener un precio ajustado el Mii sólo tiene una radio con una pequeña pantalla a color de 5 pulgadas.

    El fabricante de Martorell ha buscado una solución diferente y más económica: El Mii Electric es el primer modelo de la marca española que incluye el sistema SEAT Connect. Mediante la aplicación SEAT DriveMii App para el teléfono móvil iOS o Android se puede usar el smartphone como navegador y además es posible realizar algunas operaciones remotas como verificar si las luces están apagadas o las puertas cerradas, controlar el aire acondicionado, localizar el vehículo, consultar datos de conducción o comprobar el estado de las baterías.

    Para aprovechar al máximo las funciones multimedia hace falta un smartphone

    Es un coche espacioso si tenemos en cuenta su reducido tamaño exterior. No sólo delante sino también detrás donde dos pasajeros de 1,80 m de estatura pueden ir razonablemente cómodos. No hay lujos aquí porque no encontrarás un reposabrazos, tomas USB o bolsillos en los respaldos delanteros, sólo está presente un posavasos. Las ventanillas traseras tienen apertura de tipo compás y están oscurecidas en el acabado Plus.

    Un aliado perfecto en ciudad

    En marcha enseguida quedan patentes las virtudes de un coche eléctrico. El rodar es muy silencioso y agradable por la ausencia de un motor de combustión golpeando nuestros tímpanos. A medida que aumenta la velocidad van estando más presentes el ruido aerodinámico y de rodadura pero sin excesos, en general el habitáculo parece mejor aislado que en el Mii de combustión.

    Otra de esas virtudes de la movilidad eléctrica es la buena aceleración gracias a la entrega de par casi inmediata al pisar el acelerador. Es verdad que el 0 a 100 km/h se hace en 12,3 segundos, una cifra nada impresionante a priori, pero los 212 Nm de par máximo, que no están nada mal para un coche urbano, le dan mucho brío en los primeros metros: ideal para movernos con agilidad en tráfico denso o incorporarnos a una rotonda, por ejemplo.

    En ciudad el Mii eléctrico se mueve con soltura y alegría

    Es un coche 100% urbano, pensado para un uso intensivo en ciudad en los desplazamientos rutinarios del día a día. Sus pequeñas dimensiones nos permiten aparcarlo en cualquier hueco y maniobrar es muy sencillo porque la dirección está muy asistida y además puede disponer de la ayuda de un sensor de aparcamiento trasero opcional. Y con cero emisiones así que olvídate de las restricciones de circulación que pueda haber en algunas ciudades.

    En carretera se defiende. Está claro que no es su territorio y la velocidad máxima es de sólo 130 km/h aunque no hace falta más, no es especialmente rápido en zonas reviradas donde se nota que pesa unos 300 kg más de peso que el extinto Mii de gasolina y propone algunas soluciones útiles como el asistente de cambio involuntario de carril que viene de serie.

    Lo que más os interesa es cuánta autonomía tiene ¿verdad? Los datos homologados en ciclo WLTP, que es el ciclo más realista, señalan que la autonomía del utilitario español es de 259 km para el básico y 250 km para el Plus. El Plus tiene menos autonomía en una carga porque sus neumáticos son más grandes (el básico lleva 165/70 R14 y el Plus usa 185/50 R16) y pesa más al contar con más equipamiento.

    Con carga rápida se recupera el 80% de la autonomía en 1 hora

    Es una muy buena autonomía para un coche tan pequeño, superando incluso a algunos modelos más caros. La autonomía real, fuera de esas condiciones de homologación, no la podemos comprobar en esta toma de contacto durante el evento de presentación del modelo, no tenemos oportunidad de hacer la suficiente cantidad y variedad de kilómetros pero con seguridad se pueden hacer más de 200 km con facilidad y que esos 250-260 km son alcanzables haciendo mucha ciudad.

    Se puede maximizar la autonomía haciendo uso de los tres modos de conducción que se activan con un botón y se llaman Normal, Eco y Eco+. Afectan a la respuesta al acelerador y a la climatización, entre otros parámetros que pueden afectar al consumo eléctrico. Un consumo que en el ciclo combinado WLTP se sitúa entre 14,4 y 14,9 kWh/100 km.

    Otro detalle que no hay que dejar pasar es que existen cuatro niveles de retención de los que tres se ajustan moviendo lateralmente la palanca de cambios y el cuarto poniéndola en la posición B. Aunque en realidad no hay cambios, el Mii Electric tiene una transmisión de una sola velocidad.

    El modo de mínima retención apenas opone resistencia al avance y es el más conveniente al circular por carretera a una velocidad constante y la máxima retención es adecuada en uso urbano o al descender fuertes pendientes, por ejemplo un puerto de montaña, para así aprovechar la máxima capacidad de regeneración y recargar algo de batería que siempre viene bien. Hubiera estado bien poder ajustar estos niveles a través de levas pero, una vez más, habría incrementado el coste del coche.

    Jugar con los niveles de retención ayuda a maximizar la autonomía

    El precio es una de las claves

    La propuesta de SEAT tiene mucho sentido. Un coche eléctrico sencillo, con una buena autonomía y unas dimensiones reducidas que lo hacen ideal para la ciudad, que es donde más falta hacen y donde más partido se sacan a los eléctricos. Encima está presente en el segmento A donde tiene muy poca competencia; todos los coches eléctricos que se comercializan en España los puedes conocer al detalle en la app de motor.es, bájatela de Google Play.

    Pero para que la idea de un Mii eléctrico resulte definitivamente interesante hay un factor fundamental, el precio. El primer eléctrico de SEAT pretende situarse como uno de los vehículos eléctricos más accesibles de nuestro mercado. El precio de venta del SEAT Mii Electric es de 21.230 euros, a los que hay que sumar otros 1.150 euros para la versión Mii Electric Plus. Las primeras entregas se realizarán en febrero de 2020.

    Vale, no es barato, pero hay que tener en cuenta varias cosas. Se trata del precio de lista pero hay descuentos comerciales, por financiación y por entregar un usado a cambio. Además, el coste puede reducirse mucho más gracias a las ayudas que ofrecen las Administraciones para este tipo de coches (como el Plan MOVES) lo que nos puede dejar a este utilitario eléctrico por debajo de los 13.000 euros.

    La oferta de lanzamiento merece la pena: un Mii Electric con todo por 17.900 euros y aún se puede reducir más entregando coche usado y aprovechando las ayudas del Plan MOVES

    Si aún no te convence del todo SEAT propone una oferta de lanzamiento muy completa. El Mii Electric Plus, es decir el tope de gama, más casi todos los elementos opcionales posibles por 17.900 euros. Y además se incluye el wallbox gratis, el cliente sólo tendría que pagar la instalación doméstica que está en torno a los 1.000 y los 1.500 euros dependiendo de cada caso.

    Así que este Mii Electric es económico comparado con otros coches eléctricos, un coche convincente para uso urbano que es el entorno ideal para un eléctrico, con una buena autonomía para su tamaño y precio. Y no hay que olvidar que el coste de mantenimiento es bajo respecto a un gasolina y en algunos sitios está exento de algunas tasas como aparcamientos o peajes. Con la sencillez por bandera, este eléctrico de SEAT tiene mucho sentido.

    Prueba SEAT Mii Electric, la sencillez por bandera para el eléctrico asequible (con vídeo)