¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir

Stellantis pide a Europa repensar la decisión de acabar con los coches de gasolina y diésel en 2035

Stellantis pide a Europa repensar la decisión de acabar con los coches de gasolina y diésel en 2035
Carlos Tavares, CEO de Stellantis, junto a Emmanuel Macron, en el Salón de París 2022
Antonio Fernández
Antonio Fernández4 min. lectura

Carlos Tavares, CEO de Stellantis, ha pedido en el Salón del Automóvil de París 2022 que se pongan en marcha conversaciones para suavizar la hoja de ruta establecida por la Comisión Europea y que fija en 2035 la muerte de los coches de gasolina y diésel. El máximo dirigente del cuarto mayor fabricante de vehículos a nivel mundial avisa de consecuencias sociales inesperadas.

El Salón del Automóvil de París 2022 ha sido el escenario escogido por Stellantis para mostrar al público sus principales novedades relacionadas con la movilidad sostenible que próximamente podremos encontrar en los concesionarios. Sin embargo, también se ha aprovechado el escaparate que supone la celebración de dicho evento para analizar el panorama actual y el futuro que se vislumbra para la industria automotriz europea.

Europa se ha embarcado en un ambicioso proceso de cambio al vehículo eléctrico. La hoja de ruta establecida por la Comisión Europea es clara en este aspecto, en 2035 se prohibirá la venta de coches de gasolina y diésel. En definitiva, se ha fijado la fecha de muerte del motor de combustión interna. Sin embargo, Carlos Tavares, CEO de Stellantis, el cuarto mayor fabricante de vehículos a nivel mundial, advierte de que habrá consecuencias sociales.

Stellantis aboga por «suavizar» la hoja de ruta de la Comisión Europea

El máximo dirigente de Stellantis ha realizado unas importantes declaraciones al respecto. Tavares aboga por suavizar la hoja de ruta impuesta por la Comisión Europea bajo la premisa de evitar que las clases medias vean mermada su libertad de movimiento. Es más, para el CEO de Stellantis, el coche híbrido debe desempeñar un papel protagonista en todo este proceso que se ha iniciado.

«Es esencial», dijo Tavares al ser preguntado sobre si era necesario debatir sobre la prohibición de los coches térmicos. Y fue un paso más allá, al advertir de que las autoridades europeas se pueden encontrar ante graves problemas sociales derivados de dicha decisión: «La decisión dogmática que se tomó de prohibir la venta de coches térmicos en 2035 tiene consecuencias sociales que no son manejables».

Los comentarios de Tavares se producen cuando la Unión Europea se encuentra finalizando un paquete de propuestas climáticas, que actualmente incluye la prohibición efectiva de la venta de coches nuevos con motores de combustión interna a partir de 2035. Esto supondría, a la postre, un escenario en el que sólo el coche eléctrico de batería y/o de pila de combustible de hidrógeno tendrá cabida en los concesionarios.

Stellantis alerta de que los coches nuevos se volverán prohibitivos

Tavares fue un paso más allá sobre el cambio forzoso al vehículo eléctrico. El CEO de Stellantis volvió a comentar que, al ser más caros que los equivalentes de combustibles fósiles o híbridos, hará que la propiedad de un automóvil sea inasequible para muchos: «Si le niegas a las clases medias el acceso a la libertad de movimiento, vas a tener serios problemas sociales».

Por otra parte, se ha puesto en el punto de mira la tecnología híbrida. Tavares asegura que algunos fabricantes han adoptado los híbridos, especialmente los híbridos enchufables, como una tecnología puente para llegar a los vehículos completamente eléctricos y han argumentado que después de invertir miles de millones de euros en la tecnología, deberían poder venderlos por más tiempo.

«Lo que tenemos que ofrecer a nuestros líderes europeos es una solución de transición. Con un coche híbrido ligero se puede mantener el tamaño asequible de estos vehículos y reducir las emisiones de CO2 en un 50%», aseguró Tavares.