¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    TAMO, la nueva submarca deportiva de Tata se presentará en Ginebra

    El fabricante indio nos tiene preparada una sorpresa en el próximo Salón de Ginebra en forma de submarca de vehículos deportivos producidos a un bajo número de unidades. De esta forma pretende hacernos olvidar los productos de baja calidad que tan poca aceptación tienen en el viejo continente.

    En nuestro mercado, hablar de Tata es hablar de vehículos económicos, modestos y sin mucho equipamiento ni acabados de gran calidad; lo que conocemos hoy en día como lowcost; imagen que la firma india quiere borrarnos de la cabeza con la creación de una nueva marca, TAMO.

    Su primer vehículo, que veremos en persona en el próximo Salón de Ginebra este mes de marzo será un deportivo biplaza de reducido peso y motor central de 1.2 litros con 180 CV de potencia (simplificando aún más la filosofía Lotus) y que llegaría al mercado en un reducido número de apenas 250 unidades.

    De hecho, la filosofía de la submarca sería la de comercializar vehículos deportivos a una baja escala de producción e inversión pero que afloren a Tata Motors como un fabricante capaz de crear coches que impresionen y de desarrollar tecnologías innovadoras que poder abaratar a costes asequibles de producción y equipables en los lowcost de Tata.

    Además, aprovechando el movimiento generado entorno a TAMO, la firma también ha informado la reestructuración y simplificación de su negocio y fabricación con el desarrollo de dos nuevas plataformas modulares que llegarían el próximo año 2018 para sustituir las 6 obsoletas plataformas actuales con modelos más actuales, modernos y eficientes.

    Si algo hay que destacarle al Grupo Tata es precisamente ser la propietaria de Jaguar y Land-Rover, con el consiguiente equipo de ingenieros y diseñadores que tienen estas marcas y que, podrían tener cierta libertad para crear modelos que nos hagan olvidar su gama actual, o el fiasco que ha supuesto el Tata Nano.