¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Más leña al fuego: US. Postal pide 2.000 millones más para electrificar toda su flota

    Grumman LLVThe Random Automotive

    Nuevo capítulo en el culebrón de la renovación de la flota de vehículos de reparto del Servicio Postal estadounidense. Ahora, la propia US Postal asegura que para poder electrificar una mayoría de su flota y así cumplir con las intenciones de Joe Biden de electrificar toda la flota oficial del país, necesitan 2.000 millones de dólares adicionales, un 33% más del presupuesto planificado.

    La renovación de la flota de vehículos del Servicio Postal estadounidense (USPS) se está convirtiendo en todo un culebrón, pues de ser el trato del siglo para los fabricantes interesados ha pasado a convertirse en una historia más propia de un thriller político que incluye tratos millonarios, investigaciones de la Comisión de Valores estadounidense e involucra incluso a algunos Representantes de la cámara baja del Congreso de los Estados Unidos. Y además, todo ha sucedido en un plazo de tiempo realmente corto, en unas pocas semanas.

    Para los que no han seguido nuestras últimas noticias sobre esta historia este es el resumen de lo acontecido en el último mes, desde que US Postal anunció el nuevo modelo que va a componer su extensa flota de reparto en Estados Unidos y que, probablemente también será adoptado por el Servicio Postal canadiense, Canada Post.

    El ahora polémico Oshkosh NGDV.

    El servicio postal estadounidense lanzó un concurso para buscar un nuevo vehículo de reparto que reemplace a los desfasados y destartalados Grumman LLV que llevan empleando desde mediados de la década de los ochenta. El presupuesto total anunciado era de 6.000 millones de dólares a 10 años para fabricar una flota entre 50.000 y 165.000 vehículos. El vencedor del concurso fue anunciado hace ahora un mes y resultó ser el vehículo presentado por Oshkosh Defense, división de defensa de Oshkosh Corp., una de las propuestas que precisamente no se encontraban entre las favoritas.

    Pocas semanas después de este anuncio, varios representantes de la cámara baja del Congreso estadounidense solicitaron congelar el acuerdo entre USPS y Oshkosh Corp. hasta que se realizara una investigación de la Comisión de Bolsa y Valores estadounidense (SEC), pues fueron descubiertas varias y sospechosas transacciones de valores de la compañía ganadora del concurso por varias decenas de millones de dólares realizadas tan solo unas horas antes del anuncio oficial de US Postal. Además, el Congreso también señaló que la elección de este vehículo no estaba en sintonía con la nueva política del recién estrenado Presidente Joe Biden, quien ha anunciado que pretende electrificar toda la flota oficial del país y el modelo de Oshkosh, basado en el Ford Transit, solo va a contar con un 10% aproximadamente de unidades eléctricas, mientras que el 90% restante empleará motores de combustión convencionales.

    Nueva polémica

    Pocos días después de la petición del Congreso, los responsables de US Postal se han pronunciado, aunque sus declaraciones no han servido para solucionar el problema sino para enredar aún más la madeja, pues aseguran que para poder electrificar toda su flota necesitan 2.000 millones más. Lo que resulta bastante extraño, pues la propuesta favorita de todas las apuestas previas era la furgoneta 100% eléctrica de Workhorse Group, lo que supone una alternativa eléctrica pura para toda la flota bajo las condiciones anunciadas en el concurso. Por lo que no es comprensible que US Postal afirme que precisan aumentar su presupuesto un 33% más. Todo apunta a que el trato seguirá congelado más tiempo y que aún estamos lejos de ver una solución.