Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Cómo diferenciar un Audi A3 e-tron

El Audi A3 e-tron Sportback es la única versión híbrida enchufable del compacto premium y como tal recibe una serie de modificaciones que lo hacen inconfundible entre el resto de la gama que equipa motores de combustión. Veamos sus rasgos exclusivos.

Continuamos con nuestra prueba de larga duración del Audi A3 Sportback e-tron. Tras el análisis exhaustivo del consumo urbano del A3 e-tron por parte de nuestro compañero Fran Valle, hoy aprenderemos a como diferenciar a esta versión más ecológica respecto al resto de la gama.

El A3 Sportback e-tron es el único de la gama A3 que posee un sistema de propulsión híbrida, el mismo que monta el Volkswagen Golf GTE, que combina el motor de combustión 1.4 TSI con un motor eléctrico que cuando trabajan juntos ofrecen una potencia de 204 CV enviada al eje delantero.

Nuestra unidad de pruebas está decorada con unos grandes adhesivos en las puertas que indican que es un A3 e-tron ¿Pero sabríamos diferenciarlo si no las tuviese? Te mostraremos qué señales son inequívocas para reconocer que tienes en frente al híbrido enchufable. El diseño de esta versión es exclusivo pero sin dejar de ser fácilmente identificado como todo un Audi A3.

En la zaga del A3 e-tron no veremos salidas de escape.

Carácter e-tron definido

Comenzado por el exterior, el frontal es similar al del Audi S3 sin embargo la parrilla singleframe es específica con toda su superficie cromada y un mayor número de líneas horizontales. Los embellecedores de los antinieblas también son similares a los del S3 incluso en el cromado de estos, pero el diseño del fondo vuelve a ser de numerosas líneas horizontales en lugar del clásico patrón de nido de abeja.

La gama e-tron de Audi posee rasgos propios como la parrilla específica o las llantas de diseño turbina

En la zaga encontramos reflectantes a ambos laterales del paragolpes, posee un nuevo difusor en negro mate que añade un par de varillas horizontales cromadas justo en la posición donde asomarían las colas de escape. Este modelo no posee tubo de escape visible. Un juego de llantas de 17 pulgadas de 15 radios en diseño turbina parcialmente pulidos son exclusivos para la versión e-tron.

Por otra parte no encontraremos la típica puerta en la aleta para enchufar el vehículo a la red eléctrica en los procesos de carga. El acceso se encuentra oculto tras los cuatro aros de la parrilla que se desplazan manualmente hacia un lado para dejar al descubierto la conexión para la recarga. Los emblemas e-tron los encontraremos en la parrilla frontal, aletas y en la parte trasera del vehículo.

La puerta para la recarga queda semi-oculta en el frontal.

En el interior volvemos a encontrar los logos e-tron en los estribos de las puertas, pomo del cambio y cuadro de mandos. El conductor se percatará rápidamente de la sustitución del velocímetro por un potenciómetro en el cuadro de mandos que indica cuando el vehículo está arrancado, el nivel de carga de las baterías y qué cantidad de energía requerimos de ella cuando circulamos incluso cuando recargamos con la frenada regenerativa.

Además el vehículo posee menús propios adicionales en el sistema multimedia como el modo de tracción -solo eléctrico, híbrido, mantener carga de la batería y recargar batería- o un gráfico dinámico que nos muestra en cada momento qué motor o motores están moviendo el vehículo y cuando estamos recargando las baterías -mediante la frenada regenerativa o el freno motor-.

Por otro lado Audi ha hecho que el maletero del A3 e-tron sea comparable con el del resto de la gama. En concreto dispone de 280 litros de capacidad mínima, es decir sin abatir los asientos de la segunda fila, exactamente la misma cifra que anuncia un A3 provisto de la tracción integral Quattro.

El potenciómetro sustituye al velocímetro en este híbrido enchufable de Audi.

Otras modificaciones que nos verás a simple vista

Audi ha querido hacer que este A3 e-tron sea lo más parecido posible a un A3 Sportback convencional y es por ello que ha tenido que hacer malabares con sus medidas. Añadir un grupo de baterías y un motor eléctrico sin que no se perciban cambios en sus dimensiones no es tarea fácil.

Audi ha hecho malabares con las medidas para integrar todo el sistema híbrido

El Audi A3 Sportback e-tron es algo más largo en su conjunto que un A3 Sportback convencional por tan solo 2 mm (4312 mm). Esto es debido a que posee voladizos más largos -delante para obtener mayor espacio para el sistema híbrido y detrás para lograr mayor capacidad para el maletero- mientras que la distancia entre ejes es 6 mm inferior (2630 mm).

El conjunto de baterías se encuentra justo debajo de los asientos y es por ello que la altura libre para estos se ha visto modificada. La fila delantera reduce su altura en 34 mm (987 mm) mientras que la trasera se beneficia de 2 mm adicionales (957 mm).

El bloque 1.4 TSI hace hueco al sistema híbrido bajo el capó.

Como ya os hemos comentado el voladizo delantero aumenta de tamaño (871 mm, la misma medida que un Audi S3) y es que debajo del capó debe entrar el motor 1.4 TSI y el sistema híbrido que incluye la zona de recarga. Para ello el bloque motor ha tenido que ser desplazado 60 mm hacia la izquierda -según se mire de frente al vehículo cuando abrimos el capó-.

¿Ahora serias capaz de reconocer a un Audi A3 Sportback e-tron?

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto