¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

PruebaPeugeot 308 GT, presentación (II): diseño y equipamiento

12

Las versiones GT del Peugeot 308 representan lo más alto de la gama. Por ello llegan con un amplio equipamiento de serie y algunos elementos propios. En el campo del diseño el 308 GT se diferencia del resto en ciertos cambios de carrocería, con lo que consigue presentar un aspecto más deportivo, aunque sobrio.

La deportividad de un coche no tiene por qué estar reñida con el estilo. Aunque en más de una ocasión vemos como una versión más alegre va a acompañada de una estética de dudoso gusto, no es esto lo que ocurre con el Peugeot 308 GT. Se nota el cambio, pero la silueta ha sido modificada de una manera sutil y elegante. Un gran trabajo de diseño que consigue crear esa sensación de que estamos ante algo más que un simple compacto, pero sin tampoco pasarse.

Por delante el 308 GT es muy tímido, apenas quiere mostrar que está pensado para ser más deportivo

Exteriormente los cambios no son excesivamente pronunciados. Sí hablamos del frontal, el cambio más notable es el desplazamiento del león, emblema de Peugeot. Pasa de la zona de ataque del capó a la parrilla superior. Este cambio supone un rediseño de la misma, la que ahora cuenta con las mismas franjas cromadas que en otras ocasiones, pero con un diseño partido. Algo parecido pasa con la parte inferior del parachoques. Si bien la parrilla inferior es la misma, no lo son las tomas de aire laterales, bordeadas por un aplique en negro mate y que incorporan los intermitentes.

Es aquí donde encontramos uno de los cambios más notables de la versión GT: los faros. Los grupos principales montan tecnología LED, donde 62 diodos permiten conseguir una iluminación de alta calidad. Los intermitentes también cuentan con este desarrollo. De hecho estos cuentan con una secuencia de encendido y apagado de forma gradual, a modo dinámico. Un detalle muy original y que es más típico de coches de segmento superiores. Por último el frontal se remata con la inserción del logo GT en la parrilla superior, discreto pero visible.

No te pierdas: la galería de imágenes completa de la presentación del Peugeot 308 GT. Más de 40 fotografías con todo lujo de detalle

Sí avanzamos un poco más en la carrocería, el siguiente cambio notable que observamos son los retrovisores. En negro lacado que consiguen crear un gran contraste con el resto del color de la carrocería. En esta misma zona cabe destacar las llantas. El 308 GT cuenta con un juego propio y exclusivo con forma de diamante y un tamaño de 18 pulgadas. Van montadas sobre unos excelentes neumáticos Michelin Pilot Sport 3, de los que ya os hablaré en la siguiente parte de la prueba. Para rematar, otro emblema GT se suma en las aletas delanteras.

Hay que llegar a la parte trasera para encontrar la parte que más denota deportividad en todo el diseño, o al menos para mi gusto. Ese aire se ha conseguido con un cambio muy sencillo, pero realmente llamativo. Y es el difusor, o la parte baja del parachoques trasero. Lacado en negro brillante, incorpora dos salidas de escape (una de ellas no es real) estrechas y con bordes cromados. Este es el único cambio que notaréis en la zaga con respecto a una unidad normal, pero con solo eso se consigue crear otro estilo. Por último, el logo GT vuelve a estar visible.

Una de las salidas de escape es falsa, pero la verdad es que queda de maravilla

El interior es lo que menos varía con respecto a modelos más normales. El i-Cockpit se mantiene. Hay que reconocer que cuesta un poco acostumbrarse a él, sobre todo para encontrar la postura correcta tras el volante, pero una vez realizado esto, más fácil en el 308 que en el 208, es realmente cómodo y práctico. Los materiales y el acabado de gran calidad era algo a lo que ya nos había acostumbrado el 308 desde su lanzamiento. Por todas partes predominan elementos con un tacto agradable y con una sensación de durabilidad.

La versión que nos ocupa incluye materiales que otras líneas no pueden contar, como la Alcántara, que ayuda a conseguir esa atmósfera deportiva tan pretendida. Por último no podía faltar el rojo, el color natural de la competición. Este se integra en diversas zonas, que varían desde las costuras de la tapicería de piel hasta el color de fondo de las esferas y de la pantalla central. Aquí, al igual que en el exterior, se incluye el logotipo GT, pero a un nivel mucho menor, ya que únicamente queda reservado a la parte inferior del volante, con forma achatada.

La competencia se centra en el VW Golf GTI como el rival a batir, pero que no pierdan de vista al 308 GT, y lo que está por llegar

Si hablamos de habitabilidad nos encontramos con que el 308 GT muestra las mismas aptitudes que el resto de sus hermanos. Como de costumbre las plazas delanteras presentan un confort sensacional, reforzado con unos asientos con masaje pero de regulación manual. Las plazas traseras homologan una capacidad para tres ocupantes, pero estos no irán del todo cómodos en recorridos largos, sobre todo el de en medio cuyo respaldo es el apoyabrazos central. Sin embargo nada que objetar al espacio para las piernas, sigue ofreciendo una de las mejores cotas de su categoría.

El interior es muy parecido al de las versiones normales, muy bien fabricado eso sí

Lo mismo se puede decir del maletero. En este caso el Peugeot puede presumir de contar con el mayor volumen de sus rivales, ayer os dejé una tabla comparativa con ellos. Son 398 litros como mínimo, ampliables sí abatimos la segunda fila de asientos. Muchas veces no se trata del volumen total, sino de cuanto se puede disponer, y en el caso del 308 GT es mucho, ya que su boca de entrada es muy grande, aunque algo alta si estamos moviendo objetos grandes y pesados. Si optamos por la versión ranchera, SW, la cota mínima llega a los 556 litros, llegando a los 1.606 si abatimos la fila trasera.

Equipamiento

Como ya os he comentado los 308 GT, tanto gasolina como diésel, son el tope de gama. Esto por el momento, porque hemos podido saber que Peugeot está trabajando en un modelo superior, seguramente una versión GTi, que por primera vez abandona la serie 200 para incluirse en otro modelo, aunque por el momento no hay nada oficial.

El equipamiento de serie del Peugeot 308 GT queda de la siguiente manera:

Como podrás comprobar es una gran cantidad de elementos, por lo que la lista de opciones se queda muy reducida, aunque bien es cierto que cuenta con algunos detalles que pueden gustar y resultar atractivos. La pintura de la carrocería es un ejemplo de ello. De serie viene en negro, pero las opciones metalizadas suponen un sobrecoste de 488,45 euros, o 675 si nos decantamos por el blanco nacarado (color de la unidad de pruebas). La tapicería es otro elemento configurable. De serie llega con la mitad de los asientos tapizados en Alcántara, aunque la opción de incluir todo el material de cuero alcanza los 1.662 euros. En cuanto al resto del equipamiento se pueden incluir los siguientes elementos:

  • Cámara de visión trasera – 166,28 euros
  • Park Assist + Vigilancia de ángulo muerto + Cámara de visión trasera – 530,02 euros
  • Alarma, super cierre y segundo mando a distancia – 374,13 euros
  • Driver Asistance Pack: Regulador de velocidad Activo desconectable, Alerta de colisión, Frenada de emergencia – 519,62 euros
  • Techo panorámico de cristal – 571,60 euros
  • Pack HIFI Denon: 4 woofers CosCone™ + 4 tweeters + 1 amplificador numérico Classe-D 8 vías – 519,62 euros

Los 27.550 euros de partida del 308 GT le hacen muy atractivo frente a otros rivales

Y esto es todo por el momento. En la siguiente parte de la prueba del Peugeot 308 GT, os hablaré detenidamente de su conducción, tanto del gasolina como del diésel. Dos opciones de motorización que sí bien son capaces de ofrecer grandes aptitudes dinámicas, en función de nuestros deseos deberemos decantarnos por una antes que por otra. Nos los perdáis.

Noticias relacionadas

  • Comentario de José Manuel Márquez
    23/02/2015 (22:08)

    José Manuel Márquez

    "Buena prueba y buen coche, sobre todo con el motor THP. Me gusta que monte el Torsen delante y que el ESP se pueda desconectar. Sólo un detalle sobre la prueba, a la hora de decir que "la denominación GTI abandonará por primera vez la serie 200", os olvidáis del fantástico 306 GTI (o S16 según versión y según mercado), con aquel chasis deportivo y juguetón y su 2.0 atmosférico; probablemente el mejor segmento C deportivo de la época, que me hacía babear cuando aún estaba lejos de sacarme el carné y el 306 Maxi rodaba por los rallys de medio mundo. Un saludo."

Peugeot 308 GT, presentación (II): diseño y equipamiento
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto