Presentación Volvo V90, lo que toda familia puede llegar a necesitar

Foto 1
  • Foto 2
  • Foto 3
  • Foto 4
  • Foto 5
  • Foto 6
(16 fotos)

La nueva familia del S90 ya está en las carreteras. La marca sueca recupera así el terreno perdido por el paso del tiempo y el avance de sus rivales. La gama estará compuesta por la berlina y por este imponente Volvo V90 al que ya hemos conocido.


A pesar de ser una berlina, su diseño llama la atención y más de uno se queda mirándolo

Como ya dije ayer, Volvo retoma el pulso al segmento E, el segmento de las grandes berlinas. Su apuesta es la nueva gama S90, que ya está en el mercado. Ésta está conformada por una familia que abarcará un total de tres carrocerías diferentes, la berlina, el S90 de la ayer os hablé, el S90 Cross Country, la versión campera, y finalmente la unidad familiar, el Volvo V90 al cual también tuve ocasión de conocer en la presentación malagueña.

Hay que decir que el V90 nace a partir de la berlina. Por lo tanto ambas comparten la gran mayoría de componentes, piezas y diseño. Estamos ante el mismo diseño elegante y refinado que ayer hacía mención. Un estilo clásico a la par que vanguardista con un toque de clase que para mí hacen al S90 y V90 la berlina y el familiar más bonito del segmento.

Obviamente el familiar introduce una serie de cambios que permiten ampliar el espacio. Lo más curioso es que ello no implica un cambio de dimensiones exteriores ni de batalla. Por lo tanto todo el espacio que gana el Volvo V90 con respecto al S90 se dedica al maletero, que gana no solo en cuanto a capacidad de carga, de 500 litros pasa a 560, sino también en practicidad gracias a una boca más ancha y rectangular.

La verdad es que el espacio parece más grande del que realmente es, que es mucho todo sea dicho de paso, llega hasta los 1.526 litros si abatimos la segunda fila de asientos, pero hay que reconocer que otros rivales ganan la batalla en este aspecto. Por ejemplo el Mercedes Clase E Estate presenta un maletero 110 litros más grande. Lo bueno es que el S90 sigue conservando su amplio espacio interior. Da igual en que plaza te sientes, que irás holgado en todas las medidas, tanto para las piernas como para los hombros como para la cabeza.

Los faros integran tecnología LED High Beam de serie

Salvo estas variaciones obligatorias el V90 es exactamente igual que el Volvo S90 en cuanto a su interior se refiere. El habitáculo está colmado de excelentes materiales, de una gran sensación de calidad y acabados. Da igual el acabado que elijas, de los tres que hay, Momentum, Inscription y R-Design, todos ellos llegan con esa calidad que todo el mundo espera de la marca sueca.

A igualdad de equipamiento y acabado, el Volvo V90 es casi 3.000 euros más caro que la berlina

Obviamente lo que varía entre ellos es la cantidad tecnológica que es capaces de presentar. En todos los casos Volvo prioriza la seguridad de sus ocupantes. Se ha marcado una meta muy alta: cero víctimas mortales en coches Volvo para el año 2020. Para lograrlo sus últimos modelos disponen de la tecnología Intellisafe, la cual echa mano de un gran equipo de cámaras y sensores que controlan todo lo que acontece en el perímetro del coche.

En el resto del apartado tecnológico cabe destacar la presencia de los faros de LED High BEAM, el cuadro de instrumentos digital, el Head-Up Display, el arranque mediante botón, el climatizador de cuatro zonas, la pantalla de táctil de la consola con 8 pulgadas, las cámaras de 360 grados, el Pilot Assist que lo convierte en un coche semi-autónomo y los asientos con reglaje automático y calefacción, entre otros muchos elementos.


El interior está perfectamente rematado, con excelentes materiales y ajustes

Por su parte, la gama mecánica está conformada exactamente de la misma manera que en el caso de la berlina. Por el momento son tres motores diésel y dos gasolina a los que pronto se sumará una variante híbrida enchufable con 400 caballos de potencia. Las cajas de cambios por su parte pueden ser manuales de seis velocidades u automáticos de seis y ocho relaciones. Estas últimas siempre unidas a los motores más altos de gama.

Una vez conocidos los detalles de la variante familiar, es hora de determinar cómo se comporta en carretera. La pregunta principal surge rápidamente ante una versión así: ¿se notará la diferencia de peso con respecto a la berlina? Pues bien, durante la presentación tuve oportunidad de responder a dicha pregunta probando la variante diésel más potente de todas, el D5.

Prueba Volvo V90

Resumido en una palabra: no. No hay diferencia alguna de comportamiento entre el S90 y el V90. Ambas unidades son, dinámicamente hablando, iguales. Pero a diferencia de ayer, donde el S90 equipaba el motor de gasolina más potente de todas, el V90 que he tenido ocasión de probar montaba la que a priori será la opción más deseada por los clientes, el D5 diésel de 235 caballos. A él siempre se le asocia un cambio automático de ocho velocidades y una tracción a las cuatro ruedas.


Exteriormente sus medidas no varían con respecto a la berlina

Con todo ello, el V90 es apenas 25 kilogramos más pesado que la berlina. Una diferencia que es imposible notarla a la hora de ponerse tras el volante. Si me taparan los ojos diría que estoy ante el mismo coche, salvo por la versión mecánica claro. Es igual de cómodo, tranquilo, confortable y lujoso que el S90.

Como ya digo, Volvo espera que el D5 sea la versión más solicitada de todas. Sinceramente creo que es la que hay que comprarse, pues como te podrás imaginar, con 235 caballos y 480 Nm de par tenemos fuerza más que de sobra. Hay que reconocer el mérito de los ingenieros a la hora de desarrollar la nueva gama de motores Edrive. No solo destacan por sus bajos consumos y emisiones, sino que también lo hacen por su comportamiento y rendimiento.

El V90 en su variante D5 homologa un consumo mixto oficial de 4,9 litros a los 100 kilómetros. Si bien es cierto que estas cifras son bastante optimistas, hay que decir que se puede llegar a rodar por debajo de los seis litros con suma facilidad. Si tenemos en cuenta todo; peso, dimensiones y potencia, no me negarás que el dato es excelente.


560 litros como mínimo, que podrán ser casi 1.600 si abatimos la segunda fila de asientos

Dejando a un lado los datos de consumo y volviendo al tema conducción, es increíble las buenas sensaciones que se desprenden a la hora de ponerse tras el volante del V90, y del S90 también ojo. Volvo es categoría premium, y ese apelativo se deja notar en coches como este. Todo confort, todo lujo. Todo pensado en que el conductor y los ocupantes viajen de la forma más lujosa que la marca sueca es capaz de concebir.

La segunda fila de asientos se puede abatir mediante dos botones que encontramos en el maletero

Apenas se filtra ruido del exterior o del motor, ni siquiera de la rodadura con una llanta de 20 pulgadas y neumático de perfil estrecho. La suspensión también juega un papel vital. Hay que decir que la unidad equipaba la suspensión neumática, que siempre aporta ese extra de comodidad y nivelación que ninguna suspensión normal, por muy bien configurada que esté, consigue.

Es como un tren. Sientes como si flotaras. Es un coche ideal para aquellas familias que recorren muchos kilómetros al año. Es un rodador nato, y cada kilómetro pasará de forma impasible. Pero ojo no solo es la autopista el terreno que más le gusta, sino que también se comporta de forma excelente tanto en carreteras reviradas como en entornos urbanos.


Pocos asientos comos los del V90/S90 cómodos, suaves, mullidos y encima estos refrigerados y con masaje

Las dimensiones, a pesar de ser generosas, se controlan de maravilla. Además, por si acaso, están las cámaras de 360 grados que rodean el coche y los sensores que las acompañan. Avisan de cualquier obstáculo para así evitar disgustos. Por último también mencionar que el radio de giro es muy bueno. No es un Smart, pero para medir casi cinco metros de largo se puede meter por giros estrechos o realizar maniobras en terrenos angostos.

En definitiva, tanto el S90 como el V90 son dos señores coches. El V90 aporta ese extra de espacio que nunca sobra para las familias. Además, a título personal, diría que es más bonito. No sé, creo que últimamente las rancheras que están saliendo al mercado logran ser más bonitas y estilizadas que las berlinas de las que nacen, y este es uno de esos casos.

Obviamente el precio no es poco. Son como mínimo 47.713 euros, 62,450 euros para el caso del D5. Lo dicho, es mucho dinero, pero también es mucho coche. Si tenemos en cuenta que sus rivales posicionan en un rango de precios muy semejantes, y casos como el Serie 5 y el A6 que son mucho más viejos, no me parece caro. Eso sí, si lo pruebas no querrás subirte en otro coche. Así de buenos son los nuevos S90 y V90.


Si buscas una gran berlina familiar, no puedes dejar pasar la oportunidad de echarle un vistazo al V90

Tasa tu coche. ¡¡Gratis y sin compromiso!!

El redactor te recomienda

Noticias relacionadas

Más leídas
Más comentadas

¿Qué te parece el nuevo diseño?

Tú opinión nos importa.

Un pequeño formulario con nombre opcional, e-mail opcional y el comentario.

×
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto