¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Prueba8 curiosidades del Abarth 595C Turismo

12

Motor.es ha tenido el privilegio de convivir durante más de 2 semanas con un Abarth 595C Turismo. Un coche que promete muchas sensaciones, curiosidades y enamorarnos profundamente. ¿Lo conseguirá? En esta primera entrega os contamos ciertas curiosidades del coche para poder ir introduciendo el modelo y algunos detalles que merecen la pena conocer del coche del escorpión.

Motor.es ha tenido la oportunidad de coger uno de los coches italianos más especiales que hay. Sobre todo si hablamos de un coche del segmento A, con unas medidas de 3.657mm de largo, 1.627 mm de ancho y 1.485 mm de alto. Se trata de un Abarth 595C Turismo, una versión de la división deportiva de Fiat preparada sobre la base del Fiat 500 y dispuesto a dar mucho de qué hablar. Hoy os contamos una serie de curiosidades sobre el coche.

1) A pesar del aspecto exclusivo que tiene el Abarth, conseguir uno no es tan caro como uno puede pensar en primera instancia. Lógicamente no será como la unidad que os vamos a presentar que ya tiene un precio que gira en torno a 30.000 euros teniendo en cuenta toda la preparación extra, un motor de mayores prestaciones y su techo abatible por ser la versión cabrio entre otras virtudes. Un Abarth con un motor de 1.4 litros 16V T-JET con 135 caballos puede conseguirse desde 15.550 euros.

2) Nuestra unidad tiene un motor de 1.4 litros T-JET que desarrolla 160 caballos y 230 Nm de par a 3.000rpm en modo Sport. Todo ello con un peso de 1.085 kilos y unas medidas reducidas que prometen que el coche sea todo un cañón. La caja de cambios es manual pilotada Abath Competizione y se opera gracias a un panel de 4 botones que reparten funciones muy intuitivas y concretas: ‘A/M’ (para cambiar entre un modo automático o uno específicamente manual con levas en el volante), ‘1’ para engranar la primera relación, ‘N’ para el punto muerto o ‘R’ para la marcha atrás.

Esta caja de cambios opera el mecanismo de una manera que recuerda al manual. En las transiciones entre marchas, el coche se toma una porción de segundo para acoplar la siguiente relación. En esa porción de tiempo, el coche parece incluso frenarse un poco. Para poder engranar marchas de forma manual, disponemos de unas levas en el volante.

3) Abarth originalmente construía tubos de escapes además de otros componentes de altas prestaciones y en la actualidad este Abarth 595 mantiene parte de su herencia. El sonido de los escapes es ronco y si se practica una conducción depotiva, el Abarth regala un ‘petardeo’ discreto al cambiar de marcha. Aquí se entran a valorar gustos, pero ¿a quién no le gusta un poco de acción en un coche deportivo?

4) La capota es de lona y recubre el techo y la ventanilla trasera. Se puede accionar en marcha, incluso en carretera y la lona se va plegando hasta quedar perfectamente doblada justo encima del maletero. Una vez que está plegada del todo, la visibilidad por el espejo interior queda muy limitada. Esto no nos gustó del todo. Eso sí, la estética que se consigue es sublime, y lo mismo pasa en los coches de la competencia, como por ejemplo en un Citroën DS3 Cabrio. Además, una de las pruebas que realizamos fue mojar a conciencia la lona para comprobar su impermeabilización, y resultó todo un éxito ya que por dentro no se sentía mojada y además lleva un forro que la recubre.

5) Si llevamos la lona completamente plegada, no se puede acceder al maletero y cuando pulsamos el botón de apertura del maletero, la lona comenzará a cerrarse hasta que el coche nos permita abrir la tapa. Otra curiosidad de la lona es que se puede abrir con la llave del coche y esto es interesante sobre todo para el verano, además de quedar muy resultón a la hora de mostrar las virtudes del Abarth.

6) Alberga un espacio para 4 personas, pero como podéis imaginar, las plazas traseras son casi de ciencia ficción, pero si eres afortunado y eres tan bajo como yo (1,70 metros), podrás hacer un viaje y no fatigarte demasiado. El diseño de los reposacabezas traseros es redondo y le dan un toque de personalización. Además, disfrutar del cielo abierto desde la parte trasera es incluso más gratificante que desde las plazas delanteras.

7) El coche es bicolor en Rojo Taller y Gris Pista y aunque al principio puede no convencer, lo cierto es que poco a poco enamora más y más. Con el diseño de las enormes llantas de 17” y el techo convertible, el Abarth tiene una imagen que no es para nada discreta, pero sí es 100% diseño. Para separar ambos colores, hay una tira blanca vinilada que rodea la carrocería.

8) Al contrario que con otros modelos de otras marcas que ‘visten’ sus coches con elementos deportivos muy discretos, este Abarth llama la atención allá por donde va. Su estética, su sonido y el kit aerodinámico además de las llantas, hacen que exista mucha curiosidad a su alrededor, así que si eres un feliz propietario de este coche o piensas serlo pronto, que sepas que la palabra discreción no está escrita en su diccionario personal.

Con esta batería de curiosidades confiamos haberos abierto el apetito a conocer más sobre el coche, su rendimiento (que promete ser bueno) y otras claves que podrían desmitificar que un Fiat 500 sólo es para la ciudad.

Noticias relacionadas

8 curiosidades del Abarth 595C Turismo
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto