¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Prueba BMW Serie 4 Gran Coupé, estética y polivalencia

    Prueba BMW Serie 4 Gran Coupé, estética y polivalencia
    24
    Ya ha pasado por nuestras manos la variante más familiar y práctica del BMW Serie 4, el apellidado Gran C
    Alberto Pérez
    Alberto Pérez19 min. lectura

    Ya hemos podido probar la variante de carrocería más familiar del BMW Serie 4, el cual adopta el apellido Gran Coupé en referencia a la adopción de la dos puertas traseras de acceso a la segunda fila de asientos. Este tiene un precio de partida de 50.550 euros y las motorizaciones van desde los 184 hasta los 374 CV, en variantes diésel y gasolina.

    En los últimos años hemos conocido alternativas más prácticas y familiares de los coupés de referencia en BMW, como el Serie 8 Gran Coupé o el Serie 2 Gran Coupé. Ahora la historia se repite con el coupé de referencia para la marca, y por fin hemos podido conocer en vivo y en directo el modelo más práctico y familiar de la gama de unos de los modelos más queridos de BMW. El Serie 4 gana dos puertas y con ello un nivel de practicidad mucho mayor pero sin perder ni un ápice de su legado, el cual cumple con una segunda generación más vistosa y práctica que nunca.

    Como ya sabremos, el BMW Serie 4 podremos adquirirlo en 3 carrocerías bien diferenciadas: Coupé, Cabrio y Gran Coupé. Las dos primeras ya las conocemos, pero vayamos a ver qué nos ofrece en esta última variante. Para empezar, siendo simples y yendo al grano: añade dos puertas. Pero esto sería tirar hacia un punto de vista demasiado simplista, ya que para conocer en profundidad esta nueva carrocería, debemos ir un paso más allá de lo que más aparentemente visible.

    El BMW Serie 4 Gran Coupé nos aporta estética, sensaciones y practicidad, a partes iguales

    Si lo comparamos con su hermano de sólo dos puertas y techo fijo, este alcanza ahora los 4,783 metros de longitud, 1,852 metros de ancho y 1,442 metros de alto. Lo que redunda directamente en una longitud de apenas 1,5 centímetros mayor, así como gana 5,9 centímetros en altura y mantiene la misma proporción en la anchura. Es decir, no es es un modelo que haya llevado varios pasos más allá a la receta ya conocida del Serie 4 coupé. No obstante, si lo comparamos con su generación precedente, la cosa cambia notablemente, ya que el nuevo es 14,5 cms más largo, 2,7 cms más ancho y 5,3 cms más alto. Todas estas cifras reportan de forma significativa una mejora en el espacio habitable interior.

    Exteriormente, con respecto al coupé, no denota grandes cambios, salvo la evidente incorporación de la doble puerta de acceso a la segunda fila. De cara a la personalización del coche, la marca ofrece una paleta de colores compuesta por 10 tonalidades y unas llantas de 18 o 19 pulgadas de serie, aunque opcionalmente se podrán instalar unas de hasta 20 pulgadas.

    En el momento en el que accedemos a la primera fila de asientos el entorno será altamente familiar, pues no ha variado ni un ápice con respecto al resto de sus hermanos de gama. Para encontrar dichos cambios, tendremos que adentrarnos en la segunda fila, donde el espacio para las piernas sí ha aumentado significativamente, proporcionando ahora una mayor comodidad para los tres pasajeros acomodados en esta fila que, además, cuenta con acceso propio a través de las dos nuevas puertas traseras sin marco, algo típico de los BMW con inspiración más deportiva.

    En la segunda fila de asientos gana espacio y accesibilidad

    En esta segunda generación, el maletero ve como su espacio de carga ha sido reducido levemente en 10 litros de volumen, si lo comparamos con la generación previa. Aquella ofertaba una capacidad de 480 litros, mientras que en esta nueva la cifra se sitúa en 470 litros. Esto sucede a consecuencia de dotar a la segunda fila de asientos de un mayor y más generoso espacio habitable. Para ello, se ha retrasado la posición de estos, con la consiguiente merma en el espacio de carga que, por otro lado, debemos decir que continua siendo más que generoso, y no echaremos en falta esos nimios 10 litros que hemos dejado por el camino. En caso de que precisemos de más espacio, sus asientos traseros se abaten en proporción 40:20:40, dejándonos con un volumen de carga de 1.290 litros y un espacio con un piso notablemente plano.

    En el apartado tecnológico, el sistema operativo que instala este Serie 4 Gran Coupé es el BMW 7.0 que ya conocemos del resto de variantes de la gama, así como de otros modelos como el BMW Serie 3. Este incorpora de forma opcional el cuadro de instrumentos digital y la pantalla de info-entretenimiento de 10,25 pulgadas, los cuales se podrán escoger a través del BMW Live Cockpit Professional que se incluye como paquete opcional.

    Muchos podréis decir que esta es una carrocería que ya os suena de haber conocido hace meses, y no os faltaría razón, ya que esta imagen fue adelantada por la variante eléctrica del mismo, denominada como BMW i4, la cual podríamos tomar como una alternativa mecánica más dentro del interesante abanico de motores que ofrece el Serie 4, aunque esta ofrece otras novedades que aún no han sido acopladas a la actual generación del Serie 4, como el sistema operativo BMW 8.0, con mayores pantallas situadas en una nueva distribución, así como un aporte de información a través de unos gráficos renovados.

    La zona delantera del habitáculo continúa inalterada

    Pero ya que hablamos de las diferentes mecánicas de este Serie 4 Gran Coupé, este oferta las mismas variantes que ya conocemos del resto de carrocerías. En el apartado de gasolina encontramos tres opciones: 420i Gran Coupé con 184 CV, 430i Gran Coupé con 245 CV y el M440i xDrive Gran Coupé con 374 CV. Esta última se ofrece por primera vez en un Serie 4 Gran Coupé y es la alternativa más deportiva y prestacional que ofrece el Serie 4 Gran Coupé. En el apartado diésel, únicamente se ofrece una mecánica denominada 420d Gran Coupé y que proporciona una potencia máxima de 190 CV. Todas instalan una caja de cambios automática Steptronic de 8 velocidades, la cual traslada toda la potencia hacia el eje trasero o, en el caso específico del M440i xDrive, también a través de las cuatro ruedas. A mediados del próximo año 2022 se espera que llegue un nueva versión de propulsión para el M440i, así como una mecánica más potente para completar el abanico diésel, llamada 430d que traerá 286 CV y un bloque de 3 litros bajo el capó.

    En los casos del M440i xDrive y el 420d, instalan un sistema de hibridación ligera por batería de 48 V, que dota de un pequeño apoyo eléctrico al motor de combustión de cara a reducir el consumo de combustible, además de proporcionarle la codiciada etiqueta ECO de la DGT. Este mencionado apoyo se dejará notar en la actuación del llamado efecto vela, con el que podremos mantener la velocidad constante durante un recorrido en autopista; en el arranque del vehículo, o en momentos clave de aceleración puntual donde ganaremos 11 CV durante un pequeño rango de tiempo. Como último elemento mecánico de relevancia, el Serie 4 Gran Coupé adopta los 3 tipos de amortiguaciones ya conocidas: de serie, M Sport y Adaptativa M.

    En el apartado de seguridad y ayudas a la conducción, este coche incorpora algunas soluciones ya conocidas como los múltiples asistentes, la conducción semiautónoma con la que podremos incluso cambiar de carril con sólo pulsar el intermitente, y que estará disponible para su uso hasta una velocidad de 200 km/h. También incorpora el head-up display o el BMW Intelligent Personal Asistant, al que podremos dar órdenes o realizar peticiones, como que inicie el guiado a un destino o encienda el aire acondicionado. Además de esto, también puede incorporar el conocido Parking Assistant con Reversing Assistang, con el que el coche memorizará nuestro recorrido de los últimos 50 metros y lo podrá volver a realizar aunque hayan pasado varios días desde nuestro último recorrido.

    Hereda el frontal tan característico del BMW Serie 4 Coupé y Cabrio

    Entre el equipamiento que incorpora el Serie 4 Gran Coupé de serie, encontramos el cambio automátivo deportivo Steptronic, llantas de 17 pulgadas, asientos deportivos con ajustes eléctricos con memoria, volante deportivo, climatizador tri-zona, faros LED, live Cockpit Plus, Connected Package Proffesional y garantía de 3 años o 200.000 kilómetros.

    Prueba dinámica

    Dejando de lado lo estético y ubicándonos directamente tras el volante del Serie 4 Gran Coupé, la sensación de que todo es conocido es bastante acusada. Su posición de conducción es notablemente baja, dando una sensación muy deportiva, además desde el propio habitáculo, esta berlina coupé se siente muy musculosa, ya que no hay más que mirar por los retrovisores exteriores para darnos cuenta de la presencia de sus abultados pasos de rueda, dándonos a entender de forma clara y concisa que realmente estamos ante la variante más deportiva de la gama media de BMW.

    Para esta prueba he podido optar por las dos variantes más extremas entre sí: el apacible y económico BMW 420d, y el brutal M440i xDrive. De ambos he podido sacar una serie de conclusiones, y es que para muchos este es un modelo que equiparar o comparar directamente con el BMW Serie 3 y sus respectivas motorizaciones. Nada más lejos de la realidad. El Serie 4 Gran Coupé se siente mucho más deportivo y pasional en todo momento, al contrario del más lógico Serie 3 que aunque sin duda es la referencia del mercado en cuanto a berlinas deportivas, bien es cierto que el Serie 4 va un paso más allá.

    La estética del Serie 4 Gran Coupé es más que atractiva

    En primer lugar, se han instalado una serie de piezas de refuerzo adicionales de cara a un paso por curva más plano y equilibrado. Además de esto, el Serie 4 Gran Coupé es 57 milímetros más bajo, tiene un eje trasero 23 milímetros más ancho, es 55 kilos más liviano y posee un centro de gravedad reducido en 21 milímetros. Adicionalmente posee una carrocería mucho más aerodinámica, así como una mayor caída negativa en el eje delantero. Todo esto con una única premisa: que el cliente objetivo de este coche se decante por él gracias el lado más lógico y pasional que ofrece.

    Sea cual sea la versión del Serie 4 Gran Coupé seleccionada, obtendremos todas estas mencionadas sensaciones. En el caso de escoger la mecánica diésel, además tendremos unas cifras de consumo situadas por debajo de los 5,5 litros de media con suma facilidad, así como una suavidad de marcha constante. La sonoridad de su bloque no se hace notar en exceso en el habitáculo, y cuando circulemos por vías rápidas, la insonorización interior será más que acusada, además de la suavidad de sus suspensiones.

    En el caso del M440i xDrive, su potencial le precede. Esta versión está a medio camino entre los modelos con una motorización "más lógica", y los propios pura sangre más extremos salidos del departamento de BMW M. Sus 374 CV y 500 Nm de par máximo pueden hacerte disfrutar auténticamente sobre cualquier tipo de asfalto. La tracción xDrive da un aporte de seguridad en todo momento, ya que aunque pensemos que hemos "entrado pasados" de velocidad en una curva, el propio sistema nos echará un cable para así redondear la trazada a la perfección logrando así una mayor velocidad media sin mayores riesgos o problemas. A las sensaciones que ya de por sí otorga esta mecánica, debemos sumar la acústica del mismo que, aunque echemos en falta alguna floritura en forma de petardeo, no tiene nada que envidiar a muchos deportivos del mercado.

    El Serie 4 Gran Coupé estrena las manijas de las puertas enrasadas del BMW i4

    Pero saliéndonos ahora de la primera fila y sentándonos en la que realmente es la protagonista de este coche (la segunda fila), debo decir que su espacio es más que confortable para personas de incluso una estatura elevada. El espacio para las piernas es bastante bueno, así como para la cabeza. En anchura, a pesar de que este coche está homologado para tres ocupantes en las plazas traseras, ciertamente lo mejor será dejar la plaza central para ocasiones puntuales o viajes de corto recorrido, ya que este, aunque no es excesivamente duro, no es tan mullido o cómodo como sí lo son los dos asientos de los extremos. Las puertas traseras se abren con un ángulo más que generoso que hará que sea mucho más fácil que personas con movilidad reducida puedan acceder al interior, o incluso a la hora de montar un bebé en su correspondiente silla no tendremos mayores problemas o falta de espacio.

    Conclusión y precios

    El BMW Serie 4 Gran Coupé es un modelo que ofrece una estética y unas sensaciones bien diferenciadas de sus hermanos de gama, algo que lo hacen todo un coche realmente sobresaliente en todos los apartados. ¿Me decantaría más por un Serie 4 GC que por un Serie 3? Es posible que mi preferencia personal tirase más hacia el bando del Serie 4, pero debemos recordar que el Serie 3 ofrece una carrocería Touring y que si el espacio es la gran ecuación para decantarnos por una compra u otra, esta será la victoriosa. En el caso contrario y centrándonos en su imagen y prestaciones, claramente el Serie 4 Gran Coupé nos dará cosas que al Serie 3 le quedan lejos de ofrecer.

    El precio del Serie 4 Gran Coupé comienza en 50.550 euros para la versión 420d Gran Coupé. Seguidamente encontramos las variantes de gasolina con el 420i Gran coupé con un precio de partida de 51.600 euros; el 430i Gran Coupé por 55.750 euros, y la variante más deportiva, el M440i xDrive parte de los 75.900 euros. Bien es cierto que su precio es notablemente más elevado que en las mecánicas homónimas del Serie 3, pero también su equipamiento es mayor, además de la estética y las sensaciones que ya he podido describir más arriba. Cuestión de preferencias.

    El Serie 4 Gran Coupé crece 14,5 cms si lo comparamos con la generación anterior
    Prueba BMW Serie 4 Gran Coupé, estética y polivalencia