¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Prueba BMW Serie 5 2021, un Serie 7 a pequeña escala

    Prueba BMW Serie 5 2021, un Serie 7 a pequeña escala
    13
    Oscar Magro
    Oscar Magro15 min. lectura

    El BMW Serie 5 conserva los valores más tradicionales de BMW pero proponiendo las tecnologías más vanguardistas heredadas del buque insignia Serie 7. Hemos probado la berlina ejecutiva alemana para conocer qué tal le han sentado los cambios de su última actualización.

    Tras medio siglo de vida y siete generaciones a sus espaldas el BMW Serie 5 acumula más de 600.000 unidades vendidas en todo el mundo. Un modelo de referencia dentro del segmento de las berlinas ejecutivas que fue actualizado en 2020 para seguir plantando cara a sus habituales rivales como el Mercedes Clase E y el Audi A6.

    El BMW Serie 5 con el paquete M Sport destila elegancia y deportividad a partes iguales

    El restyling de la séptima generación (G30) ofrece un ligero lavado de cara, sin grandes cambios pero con modificaciones que le han sentado bien. Algunos tacharán su imagen de conservadora, sobre todo si lo comparamos con modelos como el BMW iX, pero de lo que no cabe duda es que se trata del modelo más elegante de la gama del fabricante bávaro.

    La característica parrilla de doble riñón, elemento cada vez más destacado y discutido en los últimos lanzamientos de BMW, ha crecido en tamaño pero mantiene una proporción razonable. Ha ganado en anchura, tiene un aspecto más tridimensional y está rodeada de un marco realizado en una sola pieza.

    Los faros cuentan con una nueva firma lumínica y son especialmente imponentes los que cuentan con la tecnología Laserlight. Estos faros láser, rápidamente identificables por sus detalles en azul, tienen un haz de luz tienen un alcance visual de hasta 650 metros y son un 30% más eficientes que los faros led.

    Los faros láser son opcionales

    En la zaga BMW sigue proponiendo dos opciones de carrocería, berlina y Touring. El sedán de cuatro puertas es la opción más tradicional y muestra nuevos pilotos traseros con forma de L y bordes negro y unas colas de escape trapezoidales. El discreto spoiler trasero M es opcional.

    Reconozco que no me convence el color exterior Berninagrau efecto ámbar pero para gustos están los colores y aquí BMW ofrece un amplio catálogo con hasta 12 tonalidades a escoger. Las llantas de aleación de 19 pulgadas estilo 845 M con acabado negro son opcionales y le sientan muy bien pero tienen un precio excesivo elevando la factura en 1.936 euros. Hay varios modelos a elegir entre las 18 y las 20 pulgadas. La capacidad de personalización es muy amplia.

    El acabado base puede mejorarse con la línea Luxury o el Paquete M Sport. En esta unidad se presenta la segunda opción y enfatiza su carácter más deportivo implementando la suspensión M Sport, el paquete aerodinámico M y molduras exteriores M en negro brillo Shadow Line.

    A la última en tecnología

    El acabado M Sport también afecta a algunos elementos del interior con la inclusión del volante M Sport de cuero Walknappa negro, techo M en color antracita y molduras interiores M en aluminio Rhombicle gris humo con perfil cromo perlado. Hay otras molduras disponibles en aluminio, negro piano o diferentes tipos de madera para personalizar la atmósfera a nuestro gusto combinándolo con elementos en acabado cerámico o galvanizado.

    Igualmente, la línea de equipamiento más dinámica incluye unos asientos deportivos. En opción quedan los asientos M Sport con laterales y zona de los hombros mucho más prominente para una perfecta sujeción lateral y los asientos confort con diversas posibilidades de ajustes eléctricos. El equipamiento también brinda funciones de calefacción, ventilación y masaje para las plazas delanteras.

    Bonito e impecable pero algo impersonal al presentar un diseño visto en muchos otros modelos de BMW

    La tapicería de serie es de tela pero una vez más el fabricante alemán hace gala de la capacidad de individualización de este modelo ofreciendo diversos diseños y colores en piel. La unidad de las imágenes viste cuero Dakota con pespunteado de contraste en azul aunque entre las propuestas más sibaritas se proponen una espectacular tapicería BMW Individual Merino de grano fino.

    A estas alturas ya habrás caído en la cuenta que si nos dejamos llevar por los caprichos el precio de la unidad que configuremos puede subir notablemente, como cabe esperar en una marca premium. Pero no es menos cierto que el interior ha dado un salto en refinamiento y se encuentra a la vanguardia de las nuevas tecnologías de seguridad y confort, hasta el extremo de que no tiene nada que envidiar en este punto al buque insignia BMW Serie 7.

    Los elementos más tecnológicos se observan en la instrumentación digital y el sistema multimedia, que en este restyling ha asumido la última generación BMW Operating System 7 y tiene actualizaciones remotas del software. Se opera en una pantalla táctil de hasta 12,3 pulgadas de una resolución impecable, tiene integración para Android Auto y Apple Carplay y recurre a BMW Maps, es decir, cartografía basada en la nube.

    El asistente de maniobras marcha atrás es una nueva función incorporada en el restyling

    Otras novedades introducidas en el restyling del Serie 5 son el asistente de aparcamiento (Parking Assistant) que añade la función adicional del asistente de maniobras marcha atrás y una cámara frontal de grabación de la conducción que graba el entorno del vehículo hasta 40 segundos de vídeo.

    Muchísimo lujo para el Serie 5 que también se traslada a la segunda fila de asientos. Las plazas traseras son muy espaciosas aunque están pensadas para el disfrute de dos ocupantes la mayor parte del tiempo. La plaza central de esta berlina ejecutiva es notablemente menos cómoda y pensada para un uso ocasional.

    Se puede incrementar la comodidad de estas plazas, una vez más haciendo uso de la lista de extras. Así, es posible equipar el climatizador de cuatro zonas, los cristales tintados con protección solar, persianas eléctricas en las ventanillas posteriores e incluso un sistema de entretenimiento para las plazas traseras.

    La plaza central es poco usable

    Este es uno de los elementos más caros disponibles (más de 3.000 euros) y consta de dos pantallas de 10,2 pulgadas, independientes y regulables en inclinación. El sistema incluye un reproductor de Blu-Ray, funciones de televisión, reproducción en streaming y compatibilidad con consolas de videojuegos mediante una entrada digital HDMI. Si viajas con niños es una inversión rentable.

    El top en cuanto a precio dentro de los opcionales es para el brutal sistema de sonido envolvente Bowers & Wilkins Diamond con 16 altavoces y una potencia total de 1.400 vatios. El coste de disfrutar de una sala de conciertos rodante supera los 6.000 euros ¿He dicho ya que no tiene nada que envidiar al Serie 7?

    El espacio de carga se sitúa en la media de la categoría para un sedán de 4,96 m de longitud. Los 530 litros de maletero son una buena cifra para viajar con las maletas que hagan falta y además el respaldo de los asientos traseros es divisible en una proporción 40:20:40 para ofrecer más posibilidades de transporte. Evidentemente la tapa del maletero tiene un sistema de apertura eléctrica y función manos libres.

    Buena capacidad de carga aunque las formas interiores son algo irregulares

    Prueba del BMW 520d 2021

    La gama mecánica del Serie 5 2021 para el mercado español es generosa en cuanto a bloques y potencias. El fabricante alemán propone motorizaciones de gasolina desde los 184 hasta los 530 CV (donde hay que sumar además el BMW M5 CS), alternativas diésel desde los 190 CV hasta los 340 CV y dos híbridos enchufables.

    Es tentador escoger las versiones de seis u ocho cilindros pero, desde el punto de vista racional, el diésel de 2,0 litros y cuatro cilindros con 190 CV es una opción fantástica y por eso es el que he probado. Sí, el BMW 520d es posiblemente la versión que mejor se adaptará a la mayoría de conductores y además es posible configurarlo con tracción trasera o tracción xDrive.

    ¿Consumo? Bajo no, bajísimo. Con una conducción variada y despreocupada lo habitual es situarse entre los 5,5 y los 6,0 l/100 km. Esto valores resultan interesantes pero si ponemos algo de empeño y practicamos una conducción relajada se pueden hacer consumos por debajo de la barrera de los 5 l/100 km ¡Impresionante! El buen hacer de la caja de cambios Steptronic de ocho velocidades, suave rápida y precia, ayuda en este sentido.

    La calidad interior es impecable por materiales, tacto y ajustes

    Parte del mérito de la eficiencia es para la tecnología de hibridación ligera con un sistema eléctrico de 48 V que permite al 520d disfrutar de los beneficios de la etiqueta medioambiental Eco. De esta manera la energía cinética generada en las deceleraciones se transforma en electricidad, que se almacena en una batería adicional y se utiliza para alimentar los sistemas eléctricos del vehículo y para apoyar al motor de combustión.

    ¿Prestaciones? No hay problema, gasta poco pero el rendimiento no se ve mermado. Con esta mecánica la berlina alemana es capaz de pasar de 0 a 100 km/h en 7,2 segundos, ganar velocidad con rapidez y hacer adelantamiento sin problemas incluso yendo cargado. Además, el motor de arranque-generador del sistema mild hybrid de 48 V aporta una función overboost que actúa brevemente pero produce un impulso eléctrico que instantáneamente aporta 11 CV adicionales al sistema. Se nota en la inmediatez de respuesta al pisar a fondo el acelerador.

    Los modos de conducción ajustan la personalidad de la berlina bávara

    ¿Sonoridad? Despreocúpate, no hay ni rastro del típico traqueteo de los motores diésel. La insonorización del habitáculo es magnífica así que apenas llega rumorosidad al interior. Tampoco hay vibraciones de ningún tipo así que la diferencia con respecto a una fina mecánica de gasolina es difícilmente apreciable.

    En definitiva, conducirlo es una auténtica delicia. Es el perfecto viajero, un coche con el que devorar kilómetros con un grandísimo confort que además ha sumado algunos asistentes de conducción como el asistente de control de dirección y carril opcional, con navegación activa y centrado automático de carril con funciones de advertencia de cruce.

    Cómodo, silencioso y eficiente: el perfecto compañero de viaje

    Los modos de conducción Eco Pro, Confort, Sport y Adaptive cambian el comportamiento del vehículo variando la gestión de la dirección, la respuesta del acelerador, la transmisión, la suspensión y la climatización. Poniéndolo todo en el punto más dinámico, este coche rutero recuerda que es un BMW y se mueve bien para su tamaño, aunque se nota algo pesado, cuando queremos algo de alegría en carreteras reviradas. No es un deportivo pero aporta su puntito de diversión al volante.

    El nuevo BMW Serie 5 está a la venta desde 54.200 euros pero el listado de extras es amplio y en muchas ocasiones costoso así que la tarifa final se incrementará notablemente si nos dejamos llevar con todas las opciones de personalización y elementos tecnológicos y de confort disponibles. El precio a pagar por una berlina de ensueño que transmite los valores tradicionales de BMW.

    Prueba BMW Serie 5 2021, un Serie 7 a pequeña escala