¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Prueba Ford Ranger Stormtrak, sabiduría a la americana

    Prueba Ford Ranger Stormtrak, sabiduría a la americana
    18
    El Ford Ranger Stormtrak es un coche tan práctico como espectacular
    Alberto Pérez
    Alberto Pérez21 min. lectura

    ¿Es posible tener un Ford Ranger Stormtrak como coche de diario? En esta prueba trataré de demostrar que esto es completamente compatible con una conducción típica del día a día y, de hecho, puede ser un coche recomendable para este uso: maletero incomparable, comodidad y confort interior, así como una mecánica sobresaliente. Estas son las bazas con las que el Ranger te convencerá de sustituir tu viejo SUV por un coche “a la americana”.

    Muchos somos los que, a este lado del charco, cuando pensamos en un coche práctico y lógico para el día a día, instantáneamente la cabeza se nos va directamente hacia carrocerías familiares o SUV. Pero ciertamente existe un segmento automotriz que a pocos se nos pasaría por la cabeza tomarlo como un coche práctico y útil en el día a día. Y sí, hablo de los pick-ups. ¿Por qué no tomarlos como los vehículos de compra más lógica? En este artículo trataré de que seas tú quien piense a partir de ahora en ello.

    Los norteamericanos, gente sabia, desde hace décadas saben de lo que hablo, ya que allí dominan sus carreteras -y todo tipo de terrenos- este tipo de vehículos tan avezados al trabajo de campo en nuestras fronteras. Como digo, los americanos son gente muy sabia, y por ello allí año tras año los modelos más vendidos son los pertenecientes a la llamada Ford F-Series. Sí, exacto, los F-150 y compañía, vehículos de un tamaño tan generoso, aunque hablemos de su carrocería más pequeña, que darían sombra a los que aquí consideramos como vehículos de considerables dimensiones. Por ello, Ford lanzó hace varios años un representante de esta famosa familia, pero a la europea. Este era el Ford Ranger, y después de generaciones de evolución, probamos el que será el canto del cisne de esta generación, el llamado Stormtrak, el cual te demuestra que no solo las carrocerías familiares o SUV son las mejores y más lógicas compras que puedes hacer. El pasado año 2020, el Ford Ranger se coronó como el pick-up más vendido de Europa, alcanzando un récord del 34,9% del segmento.

    Las capacidades y la utilidad del Ranger van mucho más allá del mero -y espléndido- comportamiento off-road

    Su aspecto rudo y capaz de todo colisiona con un entorno de conducción cómodo y muy agradable del que hablaremos más adelante. No, no me he equivocado de coche, sigo hablando del Ford Ranger Stormtrak. Exteriormente presenta novedades como un color rojo específico denominado como “Rapid Red” o unos vinilos decorativos de color negro que le otorgan ese carácter tan diferenciador. También podremos decorarlo con otras dos opciones de color como el Frozen White o el Blue Lightning.

    Pero no nos equivoquemos, el Stormtrak es prácticamente idéntico al Wildtrak que ya todos conocemos, sólo con algunos apéndices extras añadidos como la mencionada pintura y decoración exterior, así como un sistema de apertura y cierre automático de la persiana que cubre la caja al que en Ford llaman Power Roller Shutter. Gracias a esto último, el Ranger presenta un socorrido maletero en el que incluso podríamos meter algún que otro coche de tímidas cotas. Sobre el portón de acceso a la caja trasera se sitúa el logo de Stormtrak, así como sobre el propio vinilo negro instalado en las puertas delanteras.

    Si accedemos al interior nos daremos de bruces con un habitáculo más que familiar, ya que es calcado al que presentan otras variantes de la familia Ranger como el Wildtrak o el propio Raptor, salvo elementos decorativos particulares que diferencian unos de otros. En el caso del Stormtrak que hoy nos ocupa, encontramos los mismos asientos que ya pudimos probar en el Ranger Raptor, pero imprimiendo la personalización propia del modelo en cuestión. Esto se consigue con un logo Stormtrak bordado en rojo sobre el respaldo de los asientos, un vinilo decorativo sobre el propio salpicadero, amén de unas costuras y pespuntes en el color rojo por el que es más conocida esta variante.

    El interior se siente rudo, duradero y de buena calidad

    Una vez hechas las pertinentes presentaciones decorativas, vayamos con el apartado más práctico y poco conocido de estos coches. Cuando pensamos en vehículos prácticos para nuestro día a día, lo más común es pensar que tenga un maletero generoso en el que poder transportar nuestra “compra del mes”, un carrito de bebé o, si es posible, esos aparatosos muebles comprados en una interminable tarde en la superficie comercial de una conocida cadena sueca. Además de esto, también solemos pensar en que sea cómodo, espacioso para todos los ocupantes y que porte la tecnología propia de un vehículo de los años que corren. En realidad ni una sola de estas características se ausentan del Ford Ranger Stormtrak, a las cuales incluso podemos añadir un comportamiento off-road imparable que haría enmudecer a la práctica totalidad de SUV, e incluso una multitud de huecos portaobjetos en el habitáculo. ¿Qué más se puede pedir?

    La caja, la cual hace las veces de gigantesco maletero, tiene unalongitud de 1.575 mm, 511 mm de altura y 1.560 mm de anchura. Capacidad con la que ningún otro vehículo del mercado (que no sea una furgoneta) podría competir. Aunque sí puedo llegar a compartir la opinión de que su tamaño es notablemente grande, en términos generales para un día a día sobre ciudades con calles estrechas. El Ford Ranger Stormtrak tiene una longitud total de 5.359 mm, 1.977 mm de anchura (sin contar retrovisores) y 1.848 mm de altura. Cotas que te lo ponen realmente complicado para el momento de tener que buscar aparcamiento en la calle por lo que generalmente deberás tener controlado los parkings de pago de los alrededores, siempre y cuando no haya problema con la altura.

    ¿El mejor coche para un uso diario y cotidiano?

    Excepto por la salvedad que acabamos de mencionar sobre los aparcamientos, el Ranger Stormtrak es un vehículo totalmente práctico y utilizable en una vida diaria y cotidiana. Posee unos convenientes anclajes ISOFIX en las plazas traseras y sus asientos son realmente cómodos. Conducir este coche, para muchos, puede pasar por llevar a cabo una conducción ruda, dura e incómoda. Nada más lejos de la realidad. Para realizar la prueba sobre este modelo, particularmente lo tomé como un vehículo “normal” en el sentido de olvidar por completo que conducía un pick-up. Quién nos iba a decir que podríamos llegar a olvidar este hecho hace tan sólo unos años, pero es que, ciertamente, a los mandos del Ranger podemos llegar a olvidar sobre qué tipo de vehículo estamos y pensar simplemente que estamos conduciendo un SUV de gran tamaño.

    En el ámbito del espacio de carga, al Ranger no le gana nadie

    La comodidad y el confort general que nos brinda el Ranger Stormtrak es total, incluso en el controvertido apartado de la insonorización interior, y es que este coche puede incluso proporcionar un aislamiento acústico notable sobre todo tipo de vías. Todos sus asientos, aunque especialmente los delanteros, nos brindan un mullido y una sujeción muy buena. En los asientos traseros tendremos espacio de sobra tanto para las piernas como para la cabeza. Personas de incluso una estatura considerable no tendrán inconvenientes en este aspecto. Para ganar en comodidad aquí, del respaldo central podremos extraer un cómodo reposabrazos con unos convenientes posavasos.

    En este tipo de vehículos, lo más extendido es que la segunda fila presente unos respaldos muy verticales que pueden llegar a ser muy incómodos después de haber recorrido pocos kilómetros. Esto no sucede en el Ranger, ya que estos tienen la inclinación justa para darnos el toque de comodidad que necesitamos, aunque nada de regulaciones de ningún tipo. La banqueta inferior tiene la posibilidad de levantarse, donde encontraremos unos pequeños compartimentos para guardar los triángulos de emergencia o los propios chalecos reflectantes obligatorios. Los pasajeros de esta fila incluso podrán contar con un enchufe convencional de 220 V y una toma de 12 V.

    Volviendo a las plazas delanteras, como digo, ofrecen una comodidad sobresaliente. El asientos del conductor posee las regulaciones clásicas que esperamos, mientras que el asiento del copiloto no tiene regulación en altura, lo que aumenta la sensación de elevación al nivel de los camiones. El volante, por su parte, únicamente presenta ajuste vertical y no en profundidad. En el apartado tecnológico, el Ranger Stormtrak instala una pantalla central de 8 pulgadas con el sistema Sync 3 con conectividad Apple CarPlay y Android Auto. También encontraremos útiles como calefacción en los asientos o un cuadro de instrumentos con doble pantalla TFT, una a cada lado del velocímetro analógico, gracias a las que podremos contemplar una infinidad de parámetros referentes a nuestra conducción en tiempo real. Este también incluye sensores de aparcamiento, tanto delanteros como traseros, así como una cámara trasera. Como contrapartida, este no podrá instalar una cámara delantera, y con un coche de estas dimensiones, toda posibilidad de visión extra siempre será de agradecer.

    En su fila trasera viajarán cómodamente todo tipo de pasajeros, independientemente de su estatura

    Pero si queremos centrarnos en su mecánica, el Ranger Stormtrak no palidece ante nadie. Presenta un motor diésel de cuatro cilindros en línea y dos litros de cubicaje, del cual podremos extraer una potencia máxima de 213 CV desde las 3.750 rpm y un par máximo de 500 Nm desde muy bajas vueltas, concretamente entre las 1.500 y las 2.500 revoluciones. Su transmisión se instala sobre la caja de cambios automática de 10 relaciones por convertidor de par. Además, posee un dial en el que insertar la capacidad tractora que más nos convenga, a elegir entre la tracción trasera, tracción total o la total con reductora. Gracias a todo esto, el 0 a 100 km/h es capaz de pulirlo en apenas 9 segundos y alcanza una velocidad máxima de 180 km/h. Datos que pueden llegar a hacer palidecer los de muchos llamados como compactos deportivos, más aún si nos percatamos que estamos ante una mole de casi dos toneladas y media de peso total. Por ello, en ningún momento precisaremos de una potencia mayor, ni siquiera en momentos de puntuales aceleraciones como para realizar un adelantamiento o en carriles de incorporación a vías rápidas. Si aún no he podido convencerte de que este es el mejor coche de diario que puedes encontrar, vayamos a directamente a la prueba de conducción.

    Prueba de conducción

    En primer lugar, la comodidad y la practicidad. Dos elementos que hacen que el Ranger destaque sobre muchos de sus rivales con carrocería más convencional. Su dirección es tan buena como puede ser la de cualquier SUV al uso, e incluso me atrevería a confesar que es incluso mejor que la que muchos presentan, ya que no muestra esa sobreasistencia que hace desaparecer todo feeling con lo que pase más allá del propio aro del volante. Los diferentes paneles están acolchados y presentan una durabilidad y una rudez como pocos. Al fin y al cabo, este es un coche preparado para todo tipo de situaciones extremas, por lo que sus acabados estarán optimizados para la resistencia a gran escala.

    Después de varios cientos de kilómetros recorridos podremos percatarnos del bajo consumo que es capaz de hacer el Ranger Stormtrak aún portando unas capacidades prácticamente únicas dentro del segmento. Ejerciendo una conducción totalmente normal por autopista, a velocidades legales y con el aire acondicionado activado, podremos ver fácilmente cifras que no superan los 7,7 litros de consumo medio, ¡en un coche de casi 2 toneladas y media! Con estas cifras de consumo, unidas a un tanque de gasóleo de 80 litros, será fácil hacernos con una autonomía por encima del millar de kilómetros. Decidme si eso no es de aplaudir.

    El Ford Ranger Stormtrak muestra una imagen explosiva

    En un primer momento he de admitir que sentí algo de inseguridad al encarar un largo viaje por autopista y carreteras secundarias con este morlaco. Sensaciones que desaparecieron en el mismo instante en el que recorrí los primeros kilómetros a bordo. La comodidad de conducción es total, más aún cuando la visión que proporciona del exterior es notablemente alta, y no lo digo por su altura, que también. Pocas cosas se igualan a mirar por el retrovisor interior y ver cómo aún detrás de la luna trasera, seguimos teniendo más de dos metros de coche. Incomparable. Esta visibilidad exterior tan conseguida, detona en una sensación de control y seguridad que, aunque no siempre será correcta, nos dará un plus de tranquilidad general.

    Las pick-ups ya no son lo que eran. Ahora puedes tener un Ranger como coche de diario sin abandonar ni un ápice de tecnología o confort de marcha

    Pero, ¿y si queremos adentrarnos en una carretera secundaria dominada por una infinidad de curvas? Naturalmente, en este caso, encontraremos los balanceos propios de un coche de este tamaño. A pesar de esto, puede llegar a darnos una sensación de conducir un coche realmente ágil sobre estas carreteras, aunque debemos ser conscientes de sus limitaciones, ya que las dos toneladas y media se harán notar en cuando decidamos encarar una curva más rápida de lo que debiéramos. Al fin y al cabo, sus suspensiones han sido diseñadas para afrontar todo tipo de terrenos y para cargar unas cantidades ingentes de peso sobre él. Concretamente, el Ford Ranger Stormtrak, es capaz de portar sobre sí cifras de peso por encima de la tonelada. Razones lógicas para no esperar que porte unas suspensiones duras o deportivas. Para los que echéis en falta una prueba de sus capacidades off-road, aquí tenéis una comparativa que realizó mi compañero Oscar Magro frente a dos interesantes modelos rivales.

    Conclusión y precios

    Con esta prueba me he querido limitar a transmitir mis sensaciones de estar ante un vehículo complemente funcional para el día a día. Este, si lo pensamos fríamente, puede llegar a dar más de un quebradero de cabeza a quien busque un coche práctico, cómodo y seguro para un uso cotidiano. Donde únicamente podrás poner tu sello de aprobación o no será en su diseño y estética, la cual a mi parecer personal, simplemente, me encanta.

    Ford Ranger Stormtrak, porque los americanos son gente sabia

    Queda claro que los americanos no están tan locos como podríamos pensar al tener este tipo de coche como vehículo utilitario. Como contrapartida, si tengo que buscar un “pero” a este coche, únicamente podría decir que he echado mucho en falta la posibilidad de instalar una cámara delantera para la hora de aparcar, ya que de por sí esa será una ardua tarea que nos costará sudores llevar a cabo si no contamos con un generoso espacio donde estacionar sus casi 5,4 metros de longitud.

    Otra ventaja con la que cuenta este coche es su precio. El Ford Ranger Stormtrak tiene un precio de partida de 42.600 euros, mientras que si queremos (y podemos) aumentar la factura, las únicas opciones de equipamiento extra serán la pantalla central de info-entretenimiento de 8 pulgadas con navegador y conectividad, la calefacción auxiliar programable para el habitáculo, la bola para remolque y el pack de asistencia al aparcamiento. Todo ello incrementa la tarifa final en 3.230 euros, lo que nos deja con un completo y perfecto coche para nuestro día a día por apenas 46.000 euros. Pocos coches ofrecen todo por tan poco.

    Prueba Ford Ranger Stormtrak, sabiduría a la americana