¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Toyota Hilux vs Ford Ranger vs Mitsubishi L200, comparativa de pickups (con vídeo)

18

Un pickup tiene que ser robusto, capaz, funcional e imparable tanto dentro como fuera del asfalto. Enfrentamos en vídeo el Mitsubishi L200, el Toyota Hilux y el Ford Ranger para comprobar que no sólo cumplen con creces estas propiedades sino que también sorprenden en otras facetas ¿Cuál será el mejor pickup del momento?.

En España hay dos pickups que reinan en el segmento. Se trata del Toyota Hilux y el Ford Ranger así que hemos decidido enfrentarlas entre sí para conocerlas a fondo. Junto a estos añadimos una tercera opción, el modelo más nuevo en este segmento, el Mitsubishi L200 que acaba de renovar su quinta generación. Tres fabricantes con mucha experiencia en este tipo de vehículos.

Cuando uno se imagina cómo tendría que ser un pickup piensa en cómo es un Hilux porque guarda las proporciones clásicas y muestra un diseño robusto, sobrio y tradicional. La unidad con la que contamos en este duelo lleva el acabado VXL, por encima sólo queda el Hilux Legend. Comparte algunas características con sus oponentes, como la cabina doble, las llantas de 18 pulgadas y los estribos laterales.

El L200 se sitúa al otro lado de la balanza en cuanto a diseño. Tiene unos rasgos afilados que en general dan un toque mucho más dinámico, moderno y juvenil, con unas líneas muy similares a los SUV del fabricante nipón como el Outlander, el Eclipse Cross o el ASX. La unidad de pruebas lleva el acabado Kaiteki, el más completo, está plagado de elementos cromados para hacerlo más elegante y entre otras cosas presume de contar con faros de led, una tecnología que sus rivales no pueden tener.

Los tres modelos cuentan con mucha herencia detrás desde su nacimiento: Hilux (1968), Ranger (1983) y L200 (1978)

En cuanto al Ranger sólo hay una palabra para definirlo: imponente. Aunque de tamaño los tres son prácticamente iguales, el modelo de Ford parece más grande y voluminoso. En este caso tampoco contamos con el acabado tope de gama, que correspondería al espectacular Ranger Raptor, pero el nivel de equipamiento Wildtrak ofrece un toque de estilo por sus acentos en color negro. En lo que respecta a la iluminación, la marca del óvalo se decanta por faros de xenón superando los halógenos del Hilux VXL puesto que las ópticas full led están reservadas para el Hilux Legend.

Fuertes sin olvidar el confort

Los pickups tienen que ser fuertes y mostrar una gran capacidad de carga. Aquí Ford saca pecho porque la caja del Ranger es más grande en todas sus cotas porque tiene más longitud, anchura y altura que los otros dos. Todas pueden llevar más de una tonelada de peso pero es el L200 el que tiene más capacidad de carga útil llegando hasta los 1.080 kg.

Como no podía ser de otra manera, los tres fabricantes ofrecen múltiples soluciones para cubrir la zona de carga si se desea. Ford ha dispuesto nuestro Ranger con una persiana metálica enrollable manteniendo la silueta pickup y las otras dos equipan un techo rígido con ventanillas laterales.

Un último detalle exterior que merece la pena señalar es que esta unidad del Ranger ha sido equipada con bola de remolque y es una declaración de intenciones y de fortaleza porque es capaz de remolcar hasta 3.500 kg, aventajando en 300 kg al Toyota y 400 kg al Mitsubishi.

Definitivamente el Mitsubishi L200 se ve muy moderno por fuera pero por dentro no tanto. Tiene un aspecto sencillo en cuanto a diseño y calidad de materiales pero sí puede presumir de equipamiento. El tope de gama del pickup de los tres diamantes dispone de acceso y arranque sin llaves, climatizador bizona, tapicería de cuero, regulaciones eléctricas en el asiento del conductor y volante calefactado, por ejemplo.

También lleva un sistema multimedia con pantalla táctil de 8 pulgadas. No tiene navegador pero, al igual que sus rivales, es compatible con Android Auto y Apple CarPlay así que se pueden usar los mapas del móvil sin problemas. Además tiene un sistema de cámara de 360 grados que es muy útil para maniobrar.

El nivel Kaiteki del L200 brinda un gran equipamiento de serie
A pesar de ser una versión inferior a la de sus rivales, el interior del Hilux presenta un habitáculo sin lujos pero muy funcional
El acabado Wildtrack del Ranger proporciona una fabulosa calidad

El Toyota Hilux tampoco es un prodigio de diseño interior pero transmite una sensación de mayor solidez y durabilidad. El equipamiento del acabado VXL no es tan amplio como el Mitsu, para igualar un poco las cosas habría que escoger el Hilux Legend, pero aun así hay cosas destacadas sobre todo en cuanto a practicidad como una guantera doble cuya parte superior está refrigerada y una toma de corriente de 220 V para enchufar cualquier cosa.

El legendario pickup nacido en 1968 lleva el sistema de infoentretenimiento Toyota Touch 2 con una pantalla táctil más pequeña que la del L200 y la del Ranger, tiene 7 pulgadas, pero opcionalmente tiene navegación. Su interfaz no parece muy moderno y algunos menús resultan poco intuitivos.

Es indiscutible que el habitáculo del Ranger es el que tiene mejor prestancia. Con el acabado Wildtrak lleva una tapicería mixta de cuero y tela con pespuntes en contraste, unos pespuntes que también están en el volante y el salpicadero lo que proporciona una gran atmósfera de calidad. El principal inconveniente es que los botones de climatización son muy numerosos, similares entre sí y están en una posición baja así que a veces cuesta saber qué estás pulsando, sobre todo de noche.

"A donde vamos no necesitamos carreteras"

El sistema multimedia Ford Sync 3 tiene una pantalla táctil de 8 pulgadas con una buena calidad de imagen, es muy completo y resulta fácil de usar cualquier función de la navegación, el teléfono, la música o el climatizador. Además, el cuadro de instrumentos cuenta con dos pantallas TFT, una a cada lado del velocímetro, un elemento que añade más sofisticación al interior.

Echando un vistazo a la segunda fila de asientos comprobamos que las plazas traseras del Ranger son las más grandes y confortables. Las del L200 las más estrechas y las del Hilux tienen un poco menos espacio para las piernas y además se va en una posición más erguida. Otra característica que merece la pena señalar es que la banqueta se puede elevar para guardar objetos en un pequeño compartimento que hay debajo o para meter objetos de gran altura.

En cuanto a los motores, el Hilux recurre a un turbodiésel de 2,4 litros y el L200 a uno de 2,3 litros, en ambos casos suponen la única mecánica disponible y entregan 150 CV. El Ranger apuesta por un 2.0 TDCI disponible con 170 o 213 CV según esté configurado con un turbo o dos y en esta comparativa disfrutamos de la variante biturbo. Cabe señalar que el Toyota es el único con cambio manual en esta comparativa. En resumen, el Toyota Hilux 150D MT6 VXL, el Mitsubishi L200 220DI-D AT6 Kaiteki y el Ford Ranger 2.0 TDCI Biturbo AT10 Wildtrak.

Durante los días que hemos estado conduciendo el Mitsubishi L200 por carretera nos ha sorprendido gratamente. No es el más refinado en cuanto a sonoridad pero es muy cómodo y además el consumo es bastante contenido, circulando con tranquilidad se puede estar en torno a los 7,5 l/100 km.

Los tres pickups que tenemos aquí tienen una tracción total conectable que permiten ir con tracción trasera, tracción total y tracción total con reductora. El L200 es el único que añade un cuarto modo con el que es posible ir en 4x4 por asfalto seco hasta 100 km/h gracias a la presencia de un diferencial central en su sistema, los otros dos sólo pueden usar la tracción integral a baja velocidad.

Sobre el asfalto el Toyota Hilux se mueve bien aunque la dirección es demasiado dura y peca de cierta imprecisión. Es habitual rondar los 8 l/100 km a ritmos suaves y además es el único de esta comparativa con modos de conducción: Eco, Normal y Power. De todos modos las prestaciones no son su fuerte, es el que muestra peor aceleración de los tres coches. Tampoco es algo determinante, en un pickup no es importante llegar pronto sino simplemente llegar y en eso este modelo tiene una reputación de fiabilidad intachable.

El pickup de Toyota es el más rudo y se agradecería una mayor asistencia de la dirección
El modelo de Ford superó todos los obstáculos de nuestra prueba con una asombrosa facilidad
El todoterreno de Mitsubishi brilló por su maniobrabilidad y facilidad de uso

Conducir el Ranger Wildtrak es una delicia. Es bastante silencioso para ser un pickup, se nota muy potente en todo momento porque el par máximo se entrega muy abajo y la potencia máxima muy arriba. Además, para la potencia que tiene el consumo es bastante moderado, se sitúa en torno a 8,5 l/100 km. Como ocurre son sus oponentes, si nos emocionamos pisando el acelerador, realizamos muchos recorridos urbanos o nos metemos por el campo el registro sube irremediablemente. El cambio automático de 10 velocidades ayuda a ir siempre en la marcha correcta pero se echa en falta levas en el volante, los cambios secuenciales se realizan a través de un pulsador en la palanca que resulta poco práctico.

Resulta llamativo que la dirección del Ford tiene poca desmultiplicación así que la sensación es casi como la de conducir un SUV grande… aunque ojo porque es claramente el más pesado de esta comparativa, nada menos que 2.450 kg da en la báscula esta unidad lo que supone 300 kg más que los otros dos coches. Aun así es bastante ágil gracias a una suspensión algo firme que hace que la amortiguación sea un poco menos cómoda que en el L200 y Hilux.

Dispuestos para el trabajo duro

¿Y cómo se comportan fuera del asfalto? En un uso offroad exigente el Mitsubishi está un poco por detrás que sus rivales en algunos momentos. Cuenta con menos distancia libre al suelo y no tiene bloqueo de diferencial trasero con este sistema de tracción Super Select 4WD (SS4-II), algo que sí tienen Ford y Toyota, y eso limita algunas cosas. Las variantes más básicas, con el sistema de tracción Easy Select 4WD sí tienen diferencial posterior bloqueable. Además hay un botón con cuatro programas offroad (grava, barro/nieve, arena y roca) que ajustan la tracción, la respuesta del acelerador y el funcionamiento de la transmisión.

Pero también saca ventajas en otras porque, por ejemplo, es el que puede conseguir una mayor inclinación lateral, su carrocería es la más estrecha y por tanto se puede meter por zonas más angostas y el radio de giro es muy pequeño teniendo en cuenta de que estamos hablando de un vehículo de 5,3 m de largo así que le da una excelente maniobrabilidad a este L200. Si sabemos jugar bien con estas armas podemos ir a cualquier parte.

El sistema de tracción total conectable del Ranger no tiene un diferencial central y propone tres modos: trasera, total y total con reductora
El sistema de tracción integral del Hilux es similar al del Ranger
El sistema Super Select 4WD II del L200 tiene cuatro modos de funcionamiento y, además, un botón para elegir otros cuatro efectivos modos offroad según la superficie por la que se circula

Uno de los rasgos más destacados del Toyota a la hora de hacer offroad es la enorme distancia libre al suelo, nada menos que 29 cm, lo cual supone 6 cm más que el Ranger y 9 más que el L200, la diferencia es notoria. La tracción total es muy efectiva y si a eso le sumamos que tiene muy buenos ángulos de ataque y salida es capaz de superar obstáculos sin rechistar, los neumáticos que llevaba montados nuestra unidad eran los que marcaban los límites.

El pickup de Ford saca provecho de su motor, siguiendo la genuina tradición american muscle. Se nota poderoso siempre y no sólo por su caballería extra sino por el elevado par de 500 Nm, 100 más que el de sus oponentes, algo que siempre viene bien no sólo para llevar carga sino para superar las dificultades en conducción offroad.

El punto débil del Ranger está en la capacidad de inclinación lateral, más reducida que en sus rivales, pero a cambio atravesando estos riachuelos se mueve como pez en el agua, nunca mejor dicho, porque tiene una profundidad de vadeo de 800 mm, más que los dos japoneses.

Evidentemente no se puede dejar de hablar del coste de adquisición en esta comparativa. El Mitsubishi L200 tiene el precio más bajo porque sale por menos de 39.500 euros incluyendo IVA, impuesto de matriculación y los descuentos que ofrece la marca en esta versión tope de gama Kaiteki. Mucho equipamiento por un precio moderado en este segmento.

Hay que puntualizar que el Toyota Hilux de esta comparativa se puede conseguir por 34.500 euros y sería el más económico pero no es una comparación justa, en esta configuración no es equivalente a lo que ofrece el Mitsu. Para igualar el equipamiento habría que escoger el acabado Legend, que además lleva cambio automático, y en ese caso estaría un poco por encima, subiría hasta los 40.350 euros.

El Ford Ranger sube la tarifa un escalón y llega a los 48.000 euros en esta versión Wildtrak de 213 CV notablemente más prestacional que la de sus oponentes. Si escoge la variante de 170 CV con el acabado XLT Limited, que es más parecida a los dos nipones, la cosa se queda en unos 42.600 euros. Sigue estando por encima, pero las diferencias son más ajustadas.

El Ford Ranger nos ha gustado más pero también hay que tener en cuenta que es el más costoso

El enfrentamiento entre estos tres populares pickups nos ha dejado un ganador claro: el Ford Ranger. Es el más potente, el más dinámico, el que se ve más lujoso por dentro, el que tiene la caja de carga más grande y el que se mueve con más soltura fuera del asfalto… Lo dicho, el mejor.

Por su parte el Mitsubishi L200 nos ha parecido una opción interesante para aquellos que necesiten una pickup para un uso recreacional. Desde luego es el que tiene un diseño más llamativo, es confortable, lleva mucho equipamiento y cuenta con una gran facilidad para moverse con más destreza por todo tipo de territorio, incluidas zonas urbanas, por su buena maniobrabilidad y el sistema de cámaras 360.

Pero no hay que olvidar que el precio es un factor importante y, aunque el Ranger está algo por encima en algunas cosas, el Hilux está muy cerca en casi todo a pesar de tener un precio menor así. El Toyota Hilux es una compra más lógica si el presupuesto disponible es ajustado. La decisión es tuya.

Noticias relacionadas

Toyota Hilux vs Ford Ranger vs Mitsubishi L200, comparativa de pickups (con vídeo)
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto