¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Prueba Lexus UX 300e: hasta 315 km y máximo confort

    52
    El diseño del Lexus UX 300e apenas se diferencia del híbrido.

    El Lexus UX 300e es el primer eléctrico de la marca, pero mantiene al cien por cien el ADN de Lexus. Diseño intacto y sistema de impulsión eléctrico con detalles que demuestran que esto es 'un eléctrico por Lexus' y no un eléctrico más en el mercado.

    El Grupo Toyota, en el que está englobada Lexus, lleva años apostando de forma decidida por las mecánicas híbridas. Y han conseguido posicionarse como líderes en tecnología y cuota de mercado, en este sentido. Pero llega el momento de ir dando paso a los coches eléctricos puros, de forma progresiva, y el Lexus UX 300e es el primer paso de parte de Lexus. Sobre un modelo ya conocido, ya bien valorado, y que efectivamente estaba disponible, hasta ahora, con mecánica híbrida.

    El Lexus UX 300e es el primer modelo eléctrico en la historia de Lexus y anticipa, además, lo que más adelante llegará también a Toyota. El Grupo está trabajando de forma intensa en este tipo de modelos, con sistemas de impulsión totalmente eléctricos, y el UX 300e es tan solo la primera opción que se plantea. Eso sí, en el segmento B SUV, con una demanda extraordinaria. Aunque este es un modelo de enfoque indudablemente premium.

    El Lexus UX 300e cambia solo lo que tenía que cambiar

    La moda generalizada de hacer eléctricos que se nota que son eléctricos se acabó, y este concepto únicamente lo siguen manteniendo unos pocos. En su lugar, el Lexus UX 300e apuesta por un diseño idéntico al de su hermano con mecánica híbrida y cambia tan solo las llantas. Y lo hace no por diseño -que también- sino para mejorar la aerodinámica en pro de la autonomía eléctrica. Más allá de eso, tan solo una inscripción específica en la que podemos leer Electric y un cambio en el acabado de la parrilla.

    Gracias a estas llantas específicas, de un Cx de 0,33 se mejora la marca a un coeficiente aerodinámico de 0,31. El resto del diseño exterior es igual, con líneas dinámicas y musculosas en las que destacan quizá la gran parrilla de la marca o sus ópticas afiladas tanto en el frontal como en la zaga. En la trasera, la imponente presencia de las ópticas unidas es uno de los rasgos distintivos del modelo.

    La batería está entre ejes, en forma de plancha, bajo la carrocería.

    Interior premium, nada nuevo en un Lexus

    Si accedemos al habitáculo del Lexus UX 300e, de nuevo vamos a encontrarnos con lo mismo que en el híbrido. No se ha sacrificado un ápice de calidad y buen gusto. La variedad de materiales y texturas hacen que nos sintamos cómodos en el interior del Lexus UX 300e y, sobre todo, que tengamos la sensación de estar en un habitáculo premium, de calidad. En lo que no hay gran variedad es en los colores, el interior es más bien sobrio.

    A nivel de ergonomía, los asientos pierden por la modificación de la altura. La batería está 'colgada' en la parte baja de la carrocería y esto limita en cierto modo al habitáculo. El puesto de conducción es quizá ligeramente elevado y, sin duda, excesivamente elevado en las plazas traseras, donde el espacio es más bien escaso. Como siempre, en el cuadro de instrumentos 'híbrido', con elementos digitales y analógicos, podemos disponer de toda la información sobre el funcionamiento del sistema eléctrico.

    Lexus sigue apostando, en este tan reciente modelo, por una pantalla 'ultra panorámica' de 10,3 pulgadas para el sistema multimedia, compatible con Apple CarPlay -con cable- y por la interacción física. Es decir, que no podemos usar controles táctiles en pantalla sino un touchpad. Habrá a quien le guste más la pantalla táctil y quien prefiera el touchpad; a mí, personalmente, me gustan más las pantallas táctiles. Pero sí es cierto que este sistema reduce las distracciones y movimientos innecesarios, y que la colocación de la pantalla es 'lejana' al conductor. Buena para la visibilidad, buena para evitar distracciones.

    El interior es, como cabría esperar de Lexus, un interior de calidad y diseño agradable.

    En el interior es donde más palpable se hace que el Lexus UX 300e es un 'eléctrico por Lexus'. Es decir, que a pesar de haber apostado por primera vez por un sistema de impulsión 100% eléctrico, el ADN de Lexus se mantiene intacto. Buenas calidades, buen diseño y una sensación premium. Una lástima, sin embargo, que las plazas traseras se vean tan perjudicadas por el aumento de altura de la banqueta trasera.

    Conducción eléctrica con el ADN de Lexus

    También aquí, en la conducción, nos encontramos con todo el ADN de Lexus. La batería es de 54 kWh de capacidad, para una autonomía de 315 km según homologación WLTP y conectada a un único motor de 150 kW ó 204 CV de potencia máxima. Es tracción delantera y presta 300 Nm de par motor. Las prestaciones, en la ficha técnica del Lexus UX 300e, son más que suficientes. Pero no todo son números.

    La batería, como avanzaba, está 'colgada' en la parte baja de la carrocería y en forma de plancha, entre ejes. Esto hace que tenga un centro de gravedad muy bajo, a 350 mm, que mejora de manera destacable el comportamiento dinámico. Pero las baterías de iones de litio son pesadas, como ya sabrás, y eso juega un importante papel en contra del comportamiento dinámico de este y cualquier coche eléctrico.

    La experiencia de conducción está enfocada al confort de marcha.

    Las sensaciones de aceleración y recuperación son las típicas de un eléctrico. Potencia más que suficiente en todas circunstancias. En el paso por curva, el equilibrio de pesos es mejor que en la versión híbrida y los balanceos de carrocería más contenidos. Pero este es un modelo enfocado claramente al confort, y por eso además de una serie de refuerzos estructurales para mejorar su comportamiento, también se ha introducido un mayor aislamiento acústico del habitáculo. Si un eléctrico ya es silencioso, el Lexus UX 300e lo es todavía más.

    Para mejorar su autonomía, el Lexus UX 300e tiene un sistema de frenada regenerativa con cuatro niveles de retención configurables mediante las levas tras el volante. Algo que a mí personalmente no me gusta que hagan los fabricantes. Prefiero un eléctrico que funcione 'normal', a no tener que estar adecuando su comportamiento según las circunstancias. Pero lo cierto es que esta tecnología tiene buena acogida y buen funcionamiento, aunque quizá se habría apreciado una opción que retenga aún más el vehículo cuando dejamos de pisar el acelerador.

    En el Lexus UX 300e contamos con 315 km de autonomía, que a priori no es una cifra exagerada, pero lo cierto es que el estrés o el agobio por la falta de autonomía, que suele darse en eléctricos, es menor en este modelo. ¿Por qué? Porque han decidido introducir una reserva como en los vehículos con motor térmico. Cuando llegas a 0 km de marcador, en realidad tienes un extra de en torno al 10% de batería para poder seguir circulando. Eso sí, ya con especial prisa por encontrar un cargador, porque después de esa reserva ya no hay más.

    Sus 54 kWh permiten recorrer hasta 315 km según el ciclo de homologación WLTP.

    Cuando tengamos que cargar podremos hacerlo hasta 50 kW como máximo. Seguro que nos será siempre suficiente, pero no deja de ser cierto que en este punto hay otras opciones que ofrecen mejores cifras que el Lexus UX 300e.

    Un 'eléctrico por Lexus'

    En inglés queda mejor. Algo así como 'An electric made by Lexus'. Queda más potente. Pero el Lexus UX 300e es 'un eléctrico por Lexus' por todo lo que te he ido comentando hasta ahora. Diseño cien por cien Lexus tanto por fuera como por dentro, prestaciones equilibradas, sensaciones premium y un enfoque en el que destaca el confort de marcha.

    El Lexus UX 300e hace una gran concesión en las plazas traseras. Pierde bastante espacio. Pero en todo lo demás, Lexus ha conseguido un modelo en el que podemos circular con emisiones cero, con etiqueta cero y con un confort igual, o si acaso un poco superior, que en los híbridos que estamos acostumbrados a llevar con su logotipo.

    Nuestro consumo rondó los 17 a 21 kWh/100 km durante la toma de contacto.

    Quizá se le podría haber pedido un sistema de carga más rápido, pero tampoco hay que olvidar que los cargadores rápidos de 50 kW son los que más abundan en nuestro país, si buscamos la máxima velocidad posible, y que la batería del UX 300e es de 54 kWh, y no de 70, 80 ó 100 kWh, por ejemplo. Así que, aunque siempre se puede pedir más, y seguiríamos incluso encontrando una opción en la que seguir rascando, lo cierto es que son buenos números los que ofrecen.

    Para un B-SUV son correctos 315 km de autonomía. Y probablemente quien se interese en un Lexus UX 300e lo mire como posible segundo coche. Lexus ha cuidado detalles como incluir una reserva, que puede parecer un detalle menor pero van dirigidos a ofrecer la mejor experiencia de usuario posible, o como ofrecer incluido en el precio el punto de carga personal y la instalación.

    Prueba Lexus UX 300e: hasta 315 km y máximo confort