¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Prueba Mercedes Vito furgón 110 CDI largo, más que capaz

    17

    El segmento de los industriales ligeros es un abanico de posibilidades y carrocerías. Desde 1996 Mercedes comercializa la Vito como una solución ideal para reparto de cortas y medias distancias. En este caso vamos a poner a prueba la Mercedes Vito furgón 110 CDI.

    Desde 1996 la Mercedes Vito ha sido una de las referencias en el mercado de los vehículos industriales medios. Su capacidad, resistencia y polivalencia, son las cualidades que le han valido para ser uno de los modelos más vendidos de la industrial. En esta ocasión hemos probado una variante muy eficaz que puede ser muy recomendada para un abanico muy amplio de usos y trabajos.

    La Mercedes Vito tiene esencia española. Toda la fabricación se lleva a cabo en Vitoria

    En la extensa gana de furgonetas que Mercedes tiene a la venta, la Vito ocupa un puesto privilegiado por tamaño y posibilidades. Justo en medio de la Mercedes Citan y de la Mercedes Sprinter, la Vito se convierte en la solución ideal para recorridos de corta y media distancia. A eso hay que sumar diferentes soluciones de carrocería. Soluciones que permiten adaptarse a las necesidades particulares de cada cliente.

    Habiendo dejado atrás la denominación Viano, la Mercedes Vito está disponible con varios carrozados: furgón, Tourer (profesionales) y Tourer (particulares). Dentro de ese amplio espectro encontramos la Mercedes eVito furgón y la Mercedes eVito Tourer. Dos soluciones electrificadas ideales para circuitos urbanos de corta distancia. La autonomía eléctrica en condiciones ideales no supera el abanico de los 150 o 180 kilómetros en función del largo y la potencia escogida.

    Pero dejando a un lado las unidades eléctricas, que no llegan a ser del todo prácticas por la relación precio-autonomía, he pasado por alto el Mercedes Clase V. Aunque su producción se lleva a cabo en la misma planta que la Vito, y que estéticamente las diferencias son pequeñas, la Clase V es un turismo en sí, no solo en homologación, también en sensaciones al volante y sobre todo calidades y equipamiento. Quien crea que una Vito Tourer es comparable a un Clase V, es porque no se ha montado en alguna de las dos.

    Tras haber comentado los diferentes carrozados, cada uno de ellos está disponible a su vez en varias larguras diferentes. En el caso que nos ocupa, el furgón, tenemos tres medidas diferentes: compacto, largo y extralargo. Dentro de cada carrocería podemos optar por diferentes cargas o sistemas de tracción. La mejor forma de resumirlo es mediante la tabla que pongo a continuación.

    Tabla de relación entre carga máxima y tracción en función del tamaño del furgón

    A modo de resumen: La carrocería más completa es la compacta ya que nos permite combinar cualquier sistema de tracción con la inmensa mayoría de cargas máximas autorizadas, a excepción de la imposibilidad de equipar tracción delantera para la carga de 3.200 kilogramos. Las versiones Larga y Extralarga limitan mucho su capacidad, centrándose exclusivamente en los tres tipos de tracción para el nivel de carga intermedio, 3.050 kilogramos.

    El siguiente apartado llega en capacidad de carga y tamaño de la caja. Como es de esperar cada versión ofrece unas dimensiones interiores específicas. La más voluminosa, como no podía ser de otra manera, es la carrocería extralarga, aunque como ya ha quedado claro no es la unidad más capaz en cuanto a peso. La carrocería más pequeña es un animal de tiro, pero penaliza a la hora de querer introducir cargas voluminosas.

    *Valor mínimo para las versiones de 2.800 y 3.200 Kg de masa máxima autorizada

    En este caso los valores son propios del segmento. Las capacidades de carga son elevadas con bocas de carga trasera y lateral, con opción de montaje en el lado izquierdo o derecho. El suelo de la caja llega de serie con un recubrimiento de madera de alta resistencia a golpes y rozaduras, aunque opcionalmente Mercedes tiene disponibles varias opciones. Para el caso de nuestra unidad, carrocería larga y tracción delantera, la zona de carga presenta unas buenas cotas: 2,83 metros de largo, 1,65 metros de ancho (1,27 metros entre pasos de rueda) y una altura máxima de 1,36 metros.

    En su interior se pueden dar cabida un máximo de tres europallets, y hay que destacar la altura correcta de la boca de carga que facilita las maniobras de carga y descarga. Entre su abanico de opcionales, Mercedes presenta diversas soluciones para sistemas de fijación, desde las clásicas argollas que llegan de serie, hasta sistemas de rieles más trabajados que permiten un anclaje mucho más seguro de la carga. La puerta posterior se abre en una proporción 50:50 en cada hoja con un ángulo máximo de 270 grados con elementos que bloquean las puertas para quedarse fijas.

    Opcionalmente se ofrecen muchas soluciones para lucir la caja y fijar sistemas de retención

    Aunque Mercedes ya ha anunciado los cambios que va a sufrir la Vito de cara a los próximos meses, cabe destacar una gama de motores completamente renovada, la unidad de pruebas era un modelo completamente básico con el motor OM622 que se introdujo en la gama a finales del curso pasado. La versión 110 CDI emplea un bloque diésel de cuatro cilindros turboalimentado con 1.749 centímetros cúbicos. Desarrolla un total de 102 caballos de potencia a 3.800 vueltas y un par máximo de 270 Nm entre las 1.500 y las 2.250 revoluciones.

    Al volante de la Mercedes Vito furgón 110 CDI

    Sobre la mesa las cifras prestacionales pueden resultar algo cortas, pero en la práctica son bastante resolutivas. Mercedes ha introducido cuantiosas mejoras en el tren motriz, haciendo el conjunto más refinado y suave, a la vez que mejora las capacidades modificando algunos componentes como la admisión o la presión a la que trabajan los inyectores (hasta 2.500 bares). Una evolución que hace que la Vito sea referencia en el segmento.

    102 caballos más que suficientes. Aprovechables desde un bajo régimen de giro

    He quedado gratamente sorprendido por el rendimiento en marcha del motor. Aunque el aislamiento del vano motor puede mejorarse, los ruidos aerodinámicos y de rodadura quedan bastante camuflados. En carreteras rápidas la Vito 110 CDI es capaz de mantener ritmos legales sin problemas incluso con la caja cargada. La respuesta a baja velocidad es muy buena en marchas cortas.

    La versión de acceso mecánica únicamente está disponible con una caja de cambios manual de seis velocidades. La relación de cambio es correcta, con un escalonamiento corto en bajas marchas y con una extensión notable a partir de la tercera velocidad. Esto permite que a baja velocidad el motor siempre trabaja en un régimen de giro óptimo, a la vez que reduce los consumos en carreteras rápidas.

    Aunque en ningún momento de la prueba se cargó la caja hasta su masa máxima autorizada (2,8 toneladas), sí que cubrimos la mitad de su carga útil (903 Kg). En esas circunstancias el comportamiento ha sido más que correcto, y en ningún momento hemos echado en falta prestaciones en el motor. La caja es la encargada de aprovechar cada caballo y cada centímetro cúbico del motor. Sinceramente si nuestro trabajo no nos obliga a circular constantemente a carga completa, no creo que sea necesario optar por un motor más capaz.

    En lo que a consumos se refiere, la sorpresa ha sido mayúscula. Aunque Mercedes anuncia un gasto combinado de 6,5 litros por cada 100 kilómetros recorridos, en el mundo real es fácil bajar de los seis litros de consumo. En autopistas podemos incluso a ver cifras por debajo de los cinco litros a velocidades sostenidas de 90 Km/h a media carga. En dichos trayectos, siendo relativamente eficientes con el gas, el ordenador de a bordo marca medias aproximadas de 4,8 litros. Sobresaliente.

    Aunque la Vito puede contar con muchos sistemas, nuestra unidad contaba con el acabado Base

    A los bajos consumos hay que sumar una conducción sobresaliente. Sus dimensiones son fáciles de calcular y resulta fácil moverse por todo tipo de entornos, incluso por calles estrechas donde saca a relucir un diámetro de giro de 12,9 metros. En autopistas y carreteras rápidas la dirección transmite mucha confianza y no obliga a corregir de forma constante. Buen peso de dirección y un correcto tarado de suspensiones. Los frenos también resultan efectivos, aplicando suficiente mordida desde con solo rozar el pedal.

    Los vehículos industriales nunca se han caracterizado por sus grandes dotes de equipamiento, sin embargo Mercedes apuesta por ofrecer un amplio despliegue de sistemas, algo casi inédito en la industria. La Mercedes Vito está disponible en varios niveles de acabados posibles: Base, Pro, Pro 2020, Sport y Select. En cada salto no solo incrementamos la carga tecnológica del interior, también modificamos ligeramente el diseño exterior manteniendo intactas las capacidades de carga en función del largo, aunque no todos los equipamientos están disponibles en todas las variantes mecánicas y larguras.

    El sistema multimedia de acceso ofrece opciones interesantes, pero puede incluir mucho más

    La unidad de pruebas venía poco equipada, acabado Base sin ningún elemento opcional. Eso nos deja con pocos elementos de confort. Panel multinformación en el cuadro de instrumentos, equipo de sonido con conexión bluetooth, toma USB, faros halógenos y ya. Es una pena porque se pueden incluir muchos sistemas de forma opcional, como diversos asistentes a la conducción y muchos elementos de ayuda como las cámaras de aparcamiento, el navegador o conectividad para dispositivos móviles. En ese aspecto la Vito es más turismo que industrial.

    Conclusiones

    La Mercedes Vito furgón 110 CDI es una opción muy interesante para un amplio rango de usos. Sus capacidades quedan fuera de toda duda, por algo es referencia desde hace más de 20 años. Presenta muchos aspectos positivos como las capacidades de carga, las prestaciones del motor, los consumos y el amplio equipamiento. Sin embargo, siempre adolece de los mismos problemas: un precio de venta elevado, desde 23.026 euros, y un equipamiento base demasiado escaso. En ese aspecto le superan otros modelos, que sin poder disponer de todo lo que ofrece la Vito, entregan más desde su acabado inicial.

    Por algo la Vito es una de las referencias del segmento medio de los vehículos industriales
    Prueba Mercedes Vito furgón 110 CDI largo, más que capaz
    Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto