Motor.es

Prueba Renault Kangoo Combi, la lógica siempre se impone (Con vídeo)

Los monovolúmenes familiares derivados de industriales son los que mejor han sabido soportar el empuje de los SUV. Su compra se basa en una polivalencia imposible de igualar. El Renault Kangoo Combi es la alternativa familiar de cinco plazas de la marca francesa.

Prueba Renault Kangoo Combi, la lógica siempre se impone (Con vídeo)

12 min. lectura

Publicado: 12/04/2023 19:00

La compra de una furgoneta como coche familiar no es una compra basada en la pasión o el diseño sino en la razón y en la practicidad. Los monovolúmenes derivados de industriales han evolucionado mucho en estos años gracias a cambios importantes como ahora te contaré. El Renault Kangoo es un clásico en el segmento, pero esta nueva generación se presenta como la más interesante. Veamos qué novedades trae y por qué es una compra que no deberías desestimar a la ligera.

Analizamos en vídeo el Renault Kangoo Combi de cinco plazas

En los últimos años la variedad de modelos dentro de la categoría ha crecido. Muchas marcas compiten en un segmento que ha sabido soportar mejor que ningún otro la irrupción de los SUV. La primera generación del Kangoo la conocimos en el año 1997 como la sucesora natural del Renault Express. En estos años se ha granjeado una excelente fama de durabilidad y buen hacer. En la primavera de 2021 sale al mercado la tercera evolución con profundos cambios en todos los sentidos y con un menor toque industrial.

Ese cambio tan importante se debe a que el nuevo Kangoo, desarrollado conjuntamente con Mercedes y Nissan, deja atrás su plataforma industrial para abrazar directamente una estructura de turismo, más concretamente la plataforma CMF-C que podemos ver en otros muchos coches de la familia como el Renault Mégane o el mismísimo Nissan Qashqai. Aunque parezca un coche muy grande, la verdad es que estamos hablando de un modelo bastante compacto: 4,48 metros de largo, 1,92 metros de ancho y 1,84 metros de alto con una distancia entre ejes de 2,72 metros. Hay que tener en cuenta que estamos hablando del Kangoo Combi, la versión de pasajeros.

Calcula ahora el precio de tu seguro de coche

¡Infórmate!
MedidaRenault Kangoo Combi
Largo4,48 metros
Ancho1,92 metros
Alto1,84 metros
Distancia entre ejes2,72 metros

Dejando de lado lo que no se ve, está claro que los monovolúmenes industriales han mejorado, sobre todo, en diseño. Aunque sigue manteniendo ese toque obrero, el Kangoo es una de las alternativas más chulas de la categoría. El diseño es bastante atractivo con líneas fuertes y musculadas con elementos de gran tamaño como el logo, la parrilla o los faros. Los detalles cromados son los que aportan ese toque refinado y ya para rematar están las pinturas como este marrón terracota que nos hace olvidarnos por completo del clásico blanco furgoneta.

Las formas del Renault Kangoo Combi son las que son por meras cuestiones prácticas y eso condiciona el diseño de la parte trasera. De serie, Renault ofrece un portón vertical de gran tamaño que puede que no sea especialmente cómodo por lo pesado que resulta a la hora de bajarlo. Opcionalmente, por 226 euros más, puede cambiarse por un sistema de doble puerta de apertura tradicional. Una opción que no muchos modelos ofrecen.

No sólo el exterior abandona la imagen industrial porque como puedes estar viendo, el interior también lo hace. La presentación es muy buena y con algunos toques muy interesantes como las molduras simulando la madera del paquete Style. Aportan un mayor toque de calidad, aunque hay que reconocer que en líneas generales se sigue abusando mucho de los plásticos duros. Tienen un buen tacto y están ahí para extender la fama de resistencia del Kangoo. Es un coche pensado para durar y el cuero o la piel no es que soporten muy bien un trato agresivo.

La practicidad del Kangoo queda demostrada por la gran cantidad de espacios portaobjetos que encontramos repartidos por todo el interior. Muchos huecos donde dejar botellas, las llaves, el móvil, la cartera, juguetes, herramientas y lo que se te ocurra. El problema será descubrir dónde has dejado cada cosa.

Por dentro transmite sensación de durabilidad, aunque todo sea plástico

Al usar una plataforma de turismo moderno el Kangoo puede disfrutar de las mismas tecnologías que cualquiera de ellos, aunque Renault ha contenido la oferta para no disparar el precio de venta. En los tres niveles de acabado disponibles: Authentic, Equilibre y Techno, podemos encontrar elementos tan interesantes como: faros full LED, climatizador bizona automático, asientos delanteros calefactables, cámara de aparcamiento cargador por inducción, acceso y arranque sin llave, conectividad para dispositivos móviles, navegador y un completo equipo de asistentes a la conducción. Nada que envidiar a cualquier otro coche normal y corriente.

Un detalle que siempre me gusta de los monovolúmenes derivados de industriales son las puertas traseras correderas. Facilitan mucho la entrada y la salida y si tienes niños ya ni hablemos. El Kangoo ofrece tres asientos en la segunda fila, los tres del mismo tamaño, aunque sólo los laterales ofrecen fijaciones ISOFIX. El espacio para todos los ocupantes es muy generoso, aunque debo reconocer que la anchura es la cota más débil aquí detrás. El hombro me golpea con el marco de la puerta y al estar tan desplazado da cierta sensación de inseguridad, aunque no lo sea. Los detalles aquí detrás brillan por su ausencia, tan sólo hay ventanillas eléctricas y unas prácticas mesitas tipo avión.

La fila trasera ofrece muchísimo espacio sin contar con tres asientos individuales

Por el momento no hay una versión de 7 plazas para el Renault Kangoo, aunque pronto llegará acompañado de un mayor tamaño y una mejor distancia entre ejes. La versión de cinco pasajeros ofrece un maletero enorme con un volumen mínimo de 775 litros hasta la bandeja. La banqueta trasera se abate en una proporción 60:40 quedando una superficie prácticamente plana con una longitud de 2,7 metros y un volumen máximo de 3.500 litros. Ya te digo que no hay SUV capaz de igualar esos registros.

En cuanto a la oferta mecánica, Renault propone un amplio abanico de posibilidades. La gama normal emplea motores diésel y gasolina con potencias entre los 75 y los 130 caballos. Además está disponible una unidad 100% eléctrica con 122 caballos y una autonomía homologada de 283 kilómetros, el Renault Kangoo Combi E-TECH. La potencia siempre se destina al eje delantero mediante cajas de cambio manuales con seis velocidades o transmisiones automáticas de doble embrague con siete marchas.

Al volante del Renault Kangoo Combi

Para esta prueba hemos decidido optar por una de las versiones más equilibradas y lógicas de toda la gama: el diésel manual de 95 caballos. Es una apuesta muy interesante porque ofrece una excelente relación precio-producto. Cuenta con un motor de cuatro cilindros turboalimentado y 1.5 litros de cilindrada que desarrolla 95 caballos y 260 Nm. Mucho par que ayuda a tener mucha fuerza incluso cuando vamos cargados a tope.

Próximamente llegará una versión de batalla extendida con siete plazas

Obviamente las prestaciones no son los datos más interesantes del Kangoo Combi ni muchísimo menos, pero creo que esta es la opción más recomendable por el buen comportamiento que consigue sin disparar ni el precio ni los consumos. Durante nuestra semana de pruebas el gasto medio ha rondado entre los 5 y los 6 litros en función del recorrido. A carga completa la cifra crecerá medio litro más, pero me sigue pareciendo un dato bastante bueno. A eso hay que sumar que tiene un depósito de combustible de 54 litros, lo que quiere decir que su autonomía ronda los 900 kilómetros en una conducción normal.

Por supuesto ni modos de conducción ni sistemas de ese tipo. El Kangoo Combi es para lo que es y eso quiere decir que es un monovolumen blandito y de tacto suave. La rumorosidad interior está muy bien contenida y sólo el ruido del aire se deja notar un poco a alta velocidad. Los kilómetros caen con mucha facilidad y el tacto del cambio me ha sorprendido para bien. Recorridos precisos y suaves, aunque hay demasiada holgura en la palanca de cambios y la relación de cambio se antoja excesivamente larga en las marchas más altas.

El maletero es portentoso. Muy funcional y con capacidad para todo lo que necesites

Sin embargo, y por muy buenos argumentos que tenga el modelo francés, el precio sigue siendo algo esencial en la compra de un coche de este tipo. El Renault Kangoo Combi está disponible en una horquilla de precios entre los 25.800 y los 28.300 euros en función de la versión mecánica y del acabado. La unidad más cara de la familia es la versión eléctrica E-TECH con un precio cercano a los 40.000 euros. Una auténtica locura.

Conclusiones

Con los precios de los coches disparados, cada euro resulta esencial. Por el precio del Renault Kangoo Combi tienes mucho coche. Muchísimo espacio, buen equipamiento, buen comportamiento y un diseño que si bien no enamora, es de lo mejorcito de la categoría.

El Kangoo Combi demuestra una vez más que es uno de los mejores del segmento
Opiniones del Experto
ValoraciónNota8.0
Comportamiento8
Prestaciones7
Confort de marcha8
Consumos9
Seguridad8
Equipamiento8
Calidad interior7
Habitabilidad9
Pixel