¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Prueba Toyota GT86. Introducción, precios y versiones (I)

    21

    Nos subimos a la versión ligeramente actualizada del Toyota GT86. Entre sus novedades encontramos una antena de aleta de tiburón, simil de fibra de carbono en el interior y un apoyabrazos. También ciertos retoques en dirección, suspensión y motor que ahora cumple con la normativa Euro 6.

    Reconozco que tengo especial cariño por el Toyota GT86, un coche que, por desgracia o por fortuna, no se ve todos los días. Es lógico que este japonés no sea un súper ventas en España. En primer lugar, por el simple hecho de ser coupé y de 2+2 asientos, que realmente es un biplaza amplio o un 2+1 algo ajustado. En segundo lugar, porque cuesta más de 30.000 euros y en tercer lugar porque es un coche incomprendido salvo para los que busquen adrenalina en las curvas.

    Estas razones nos llevan a buscar público entre un ambiente de nicho; de entusiastas del automóvil atmosférico de tracción trasera, peso contenido y adicto a las curvas... pero cuando el Subaru BRZ y el Toyota GT86 encontraron su hueco entre un Mazda MX-5 y un Nissan 370Z, el ‘Z’ tiró la casa por la ventana y rebajó sus precios, alejándolo tan solo 600 euros del Toyota (32.900 euros). Sin embargo, si has conducido los dos, también encuentras una batería de diferencias que no son objeto de estudio entre las líneas de este artículo. Hoy descubrimos qué ha preparado el GT86 para nosotros este año.

    La noticia de que llegaban novedades para el coche llegaba en abril de este mismo año, pero a la vista nada parece haberse movido de su sitio. Para el ojo clínico, tres son las novedades principales: una antena para el equipo de sonido en forma de aleta de tiburón, simil de fibra de carbono en la moldura principal de la consola central y un apoyabrazos entre los asientos. Tres detalles que solo los aficionados tendrán en cuenta, aunque bien integrados en el aspecto del coche. Entre los cambios que no se ven, hay ajustes en la dirección, suspensión y el motor se ha retocado para cumplir con la normativa Euro 6. Eso sí: sigue manteniendo sus 200 CV de potencia y la misma esencia.

    Las llantas son de 17 pulgadas y este es el único diseño disponible

    Solo hay un acabado disponible, una vez más, para bien o para mal. Se llama ‘Sport’ y con caja manual de seis velocidades cuesta 32.300 euros. Si se apuesta por el cambio automático, el precio se incrementa hasta los 35.800 euros pero a cambio viene de serie con tapicería mixta de cuero y Alcántara que cuesta 1.500 euros, acortándose la diferencia hasta los 2.000 euros en realidad. Nuestra unidad de pruebas es manual de color ‘Rojo Kyuzo’, aunque se pueden seleccionar otros seis colores de los cuales todos son metalizados (Blanco Gorobe, Plata Katsushiro, Gris oscuro Kikuchiyo, Negro Shichiroyi, Azul Kanbe y Naranja Heihachi).

    Entendemos que uno no se quede con el nombre de su color, pero afortunadamente todos tienen una tonalidad bien diferenciada entre sí. La pintura metalizada tiene un sobrecoste de 525 euros, aunque el Rojo es un traje perfecto para el coche.

    Entre el equipamiento de serie, no se echa nada en falta y por su amplitud resumimos lo más importante:

    Interior bien resuelto pero algo espartano

    • Airbag de conductor/acompañante/cortina (delantero y trasero)/rodilla conductor/laterales conductor y acompañante
    • Avisador óptico y acústico de límite de revoluciones personalizable hasta las 7.200 rpm.
    • Climatizador bizona
    • Volante ajustable en altura y profundidad (que se agradece por la posición estirada de las piernas)
    • Control de estabilidad VSC/VSC Sport y de tracción TRC
    • Diferencial trasero LSD tipo Torsen
    • Faros bixenón, lavafaros y función follow-me home
    • Luces diurnas de LED
    • Frenos con ABS y distribución electrónica de la frenada EBD y asistencia a la frenada de emergencia BA
    • Ordenador de a bordo
    • Llantas de 17 pulgadas con neumáticos 215/45/ R17
    • Servodirección con asistencia eléctrica
    • Smart entry y Smart start
    • Pantalla táctil multifunción con Bluetooth y USB
    • Anclajes traseros ISOFIX con punto de anclaje superior

    Como decíamos, para bien o para mal, el acabado es único y las opciones son escasas. Tan solo, el navegador Toyota TOUCH&GO (800 euros), la tapicería (con cambio manual) o una protección cerámica de pintura Toyota ‘PROTECT’ (450 euros), son parte del catálogo principal. Como en muchas marcas, existen una serie de accesorios originales para terminar de equipar el GT86 donde encontramos, entre otros, unos sensores de aparcamiento que a decir verdad deberían formar parte, como mínimo del catálogo principal de opciones.

    Zaga recargada con unas colas de escape de gran tamaño

    Nuestra unidad de pruebas tiene un precio de 34.600 euros al equipar los asientos de cuero/Alcántara y el navegador. Aunque la marca está promocionando unas condiciones de compra especiales y una financiación de 20.000 euros a interés nominal de 0%. En la siguiente parte analizamos su exterior e interior. ¡No te la pierdas!

    Prueba Toyota GT86. Introducción, precios y versiones (I)