¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Presentación Skoda ENYAQ iV, primeras impresiones positivas

    20

    El Skoda ENYAQ iV llega con la vitola de ser el primer gran vehículo eléctrico comercial de la marca checa. Todavía tardará unos meses en llegar a los concesionarios, pero nosotros ya hemos tenido la ocasión de conocerlo, aunque solo de manera estática.

    La revolución eléctrica ha llegado a la familia del Grupo Volkswagen. El conglomerado europeo arranca una nueva etapa, la etapa más complicada y radical que ha vivido en sus largos años en la industria. Todas las marcas están lanzando al mercado sus primeros modelos eléctricos. El Skoda ENYAQ iV es la solución que llega desde la República Checa, un gran SUV 100% a pilas que promete convertirse en referencia de su segmento.

    El Skoda SNYAQ iV tiene una imagen muy potente. Aunque más que SUV es crossover

    Presentado a primeros del mes de septiembre de 2020, el SUV eléctrico toma prestada su denominación del alfabeto tradicional irlandés. La palabra «Enya», que significa "fuente de vida", va acompañada de la tradicional letra q que acompaña a todos los SUV de la casa; Skoda Kamiq, Skoda Karoq y Skoda Kodiaq.

    Al igual que éstos, el ENYAQ iV es un claro producto de la casa. En imágenes resulta un coche muy llamativo, pero en persona gana incluso más. Sus proporciones no son nada discretas: 4,66 metros de largo, 1,88 metros de ancho y 1,62 metros de alto. Esas cotas externas nos llevan a dimensiones muy similares a las de un Kodiaq, aunque en este caso no se puede disponer de una tercera fila de asientos oculta bajo el suelo del maletero.

    Tal es el cambio de rumbo que supone la llegada del Skoda ENYAQ iV que, a diferencia de la gama tradicional de la casa, el SUV eléctrico presenta siempre la misma apariencia. Es decir, exteriormente no habrá diferencias visibles entre versiones más o menos equipadas. Tan solo la versión V RS tendrá algún que otro toque distintivo, como unas llantas de diseño específico y los emblemas. Pero en líneas generales el aspecto será siempre muy parecido.

    Sin embargo, el interior sí que podrá cambiarse con cinco niveles diferentes. Skoda insiste en niveles de personalización, pero la realidad es que son diferentes niveles de acabado: Loft, Lodge, Lounge, EcoSuite y Suite. La diferencia entre el primero, el menos equipado, y el último, el más equipado, apenas es de 1.850 euros. Los cambios entre uno y otro afectan a materiales, luces interiores, tapizados, alfombrillas y tablero. Empieza con tapicerías de tela y acaba con cueros sintéticos y sostenibles.

    La trasera del Skoda ENYAQ iV no está tan bien resuelta como el frontal, pero sigue siendo atractivo

    A la hora de hablar de equipamiento, y con el fin de facilitar la operación comercial, reducir los costes de producción y simplificar el proceso, ya no habrá una larga lista de elementos opcionales a los que acogerse. Para la ocasión Skoda ha decidido aglutinar muchos de esos elementos en paquetes. Paquetes que tendrán una versión M y una XL con contenido ampliado y precio superior. Sirvan como ejemplos: Pack Comfort M o XL o Pack Familiar M o XL.

    S nota que los checos quieren que el ENYAQ iV se convierta en su nuevo buque insignia. La vistosidad que le han dado es muy elevada, no solo por fuera. En cuanto a equipamiento, el SUV puede lucir los últimos y más avanzados elementos de la casa. Cuadro de instrumentos específico, sistema multimedia con panel táctil entre las 10 y las 13 pulgadas, faros matriciales de LED, Head-Up Display con realidad aumentada, climatizador de tres zonas, parrilla principal iluminada, y mucho más.

    También hay que destacar un completo equipo de ayudas y asistentes a la conducción. Desde simples gadgets que hacen la vida más fácil como la cámara trasera, a otros mucho más avanzados. Entre todos ellos merece la pena mencionar que el ENYAQ iV será capaz de desplazarse de forma remota. Bien aprendiendo una ruta prefijada en el aparcamiento de casa, o bien desplazándose hacia delante o hacia detrás con la ayuda de una aplicación móvil.

    El interior del Skoda ENYAQ iV transmite calidad en sus acabados. Habrá que ver las versiones de acceso

    Toda la oferta comercial gira en torno a las diversas opciones mecánicas existentes. El Skoda ENYAQ iV disfruta de la plataforma MEB del Grupo Volkswagen. Una estructura especialmente dirigida a modelos eléctricos y que recientemente ha estrenado el Volkswagen ID.3, y que también llevará su rival más directo, el Volkswagen ID.4. Pero a diferencia del alemán, y dado el mayor tamaño y diferente enfoque del checo, el Enyaq puede disfrutar de un mayor abanico de posibles soluciones, tanto en baterías como motores.

    Cuatro niveles de batería conforman el pilar fundamental de la gama. Algunas versiones llegan con un solo motor, situado en el eje trasero, y otras versiones con motor dual, un motor en cada eje. Estas versiones escaladas de batería también dan acceso a una mayor o menor carga de equipamiento base, además, de como ya se ha dicho, de un rendimiento diferente, más o menos potencia y también más o menos autonomía.

    Combinaciones mecánicas disponibles oficiales de Skoda

    En cuanto a tiempos de recarga, el ENYAQ iV es capaz de recuperar energía a razón de un máximo de 125 kW de potencia (opcional). Los tiempos anunciados oscilan considerablemente en función del tipo de enchufe al que hayamos conectado el coche. En el peor de los casos, en una toma doméstica de 2,3 kW, el tiempo para recuperar la carga de la batería es hasta de 39 horas. Si lo conectamos en una toma mejorada de 7,4 kW el lapso se reduce hasta un máximo de 12 horas.

    Si aceleramos el proceso en tomas de carga rápida (11 kW), podemos llegar a bajar a las 8 horas. 76 minutos si lo hacemos en un puesto de 50 kW. Finalmente, si hemos optado por equipa la carga súper rápida de 125 kW (520 euros), el ENYAQ iV debería recuperar de 0 al 80% de la batería en apenas 36 minutos. En cualquier caso la recarga se puede programar mediante la aplicación MySkoda, así se pueden aprovechar las horas de menos tarifa de la luz.

    La toma de carga del Skoda ENYAQ iV se encuentra en la aleta posterior derecha

    Primeras impresiones

    Como ya he dicho, el ENYAQ iV gana en directo. Nada más verlo llama la atención el detalle de la parrilla iluminada. Me he quedado con las ganas de verlo en la oscuridad de la noche, porque el efecto puede quedar realmente atractivo. Obviamente se trata de un elemento opcional por un valor aproximado de 750 euros, pero será un reclamo muy potente para aquellos que quieran personalizar al máximo su coche eléctrico. Otra cosa será cuando la parrilla sufra algún contratiempo como un choque o el impacto de una piedra.

    Parece un SUV más grande de lo que es. 4,66 metros de largo no son muchos teniendo en cuenta los estándares modernos. Hablamos de un modelo del segmento D. Otra cosa es que queramos llamarlo SUV, porque, aunque por su forma pueda parecerlo, la realidad es que es más bien un crossover. Su altura libre con respecto al suelo es bastante limitada. Su vida no lo alejará mucho del asfalto, eso seguro, pero lo comento por si acaso a alguien le quedaba alguna duda.

    Para mí lo mejor del ENYAQ iV se expone en el interior. El exterior me gusta, pero el interior lo hace aún más. Hace unos días tuve la ocasión de probar el Volkswagen ID.3, y uno de los aspectos que menos me gustó fue el tema de calidades. Sabía que Skoda no jugaría esa baza al tratarse de un modelo superior, y realmente es así. Dentro del coche se transmite muy buena sensación en cuanto a materiales y acabados, aunque debo reconocer que la unidad expuesta incorporaba unos de los acabados interiores más altos de la gama.

    La parrilla iluminada da un toque al Skoda ENYAQ iV que no se ve en ningún otro modelo del mercado

    El tacto de los materiales es muy bueno. La parte superior del salpicadero está fabricada en un material blando. El frontal del mismo presenta un acabado que cambia en función del nivel seleccionado. En los niveles de acceso contará con una tela y en los más altos con cuero sintético. La presencia de plástico no es excesiva, y siempre en zonas no habituales a ser tocadas. Lo que menos me ha gustado es la presencia del Piano Black, aunque también reconozco que es poca cantidad.

    Sentado tras el volante todo está donde debe. El cuadro de instrumentos de 5,3 pulgadas es el mismo que el del ID.3, pero con una presentación algo más tradicional embutido en el propio salpicadero. El volante es el mismo que se monta en un Skoda Octavia nuevo, y lo que más llama la atención es la enorme pantalla del sistema multimedia, en este caso era de 13 pulgadas. Un tamaño que ya empieza a antojarse como excesivo.

    Ya hemos hablado en más de una ocasión al respecto. La tecnología siempre tiene que estar al servicio del usuario, nunca suponer un peligro o un problema. Tal es la cantidad de servicios y sistemas integrados que el manejo se ha vuelto complicado. El software no es intuitivo y cada operación requiere un excesivo número de clicks en la pantalla. En parado no supone ningún problema, pero en marcha, en condiciones de tráfico real puede llegar a ser un lastre de seguridad.

    13 pulgadas se antojan excesivas. Sistema complicado y no muy intuitivo el del Skoda ENYAQ iV

    Menos mal que se han introducido botones de acceso rápido a las funciones más comunes, pero aun así las operaciones deben acabarse en la pantalla, con el consabido desvío de atención de la carretera. Los botones físicos no resultarán tan llamativos, pero son mucho más funcionales. Que conste que este problema no es solo de Skoda, es un mal que empieza a aparecer en muchos más modelos del mercado. Muchos de ellos eléctricos.

    Cambiando de tercio, y entrando más de lleno en el apartado de habitabilidad, como era de esperar en Skoda, se ofrece un gran espacio interior para todos los ocupantes. La distancia entre ejes del Enyaq es similar a la del Kodiaq. Eso quiere decir que los viajeros de la plaza posterior tendrán para sí mucho espacio para las piernas y la cabeza. La plaza central tendrá la ventaja de un suelo completamente plano, aunque tanto el respaldo como la base son duros.

    En lo que a espacio de carga se refiere, gracias a la disposición de elementos de la parte posterior, el ENYAQ iV apenas sufre una pérdida considerable de maletero. Se anuncian 585 litros de capacidad mínima, ampliables a 1.710 litros cuando se abate por completo la fila posterior de asientos en su proporción 60:40. Un pequeño doble fondo sirve para guardar los cables de carga, y como ya he dicho, no hay opción a incluir tres filas de asientos.

    El Skoda ENYAQ iV es el coche más caro de la casa. Aunque de base tiene un precio razonable

    Para ir concluyendo, hay que reconocer que el precio de la tecnología eléctrica es alto. En el caso que nos ocupa, el Skoda ENYAQ iV tiene un precio de salida de 39.000 euros, sin ofertas o promociones. Ese valor corresponde a un ENYAQ 60 iV de 180 caballos y 390 kilómetros de autonomía. Además de ese precio de salida, se ha comunicado el precio de la versión con mayor autonomía. El 80 iV tendrá un precio de salida de 45.000 euros, una vez más sin ofertas, promociones o posibles ayudas estatales a la compra.

    Conclusiones

    Poco a poco el mercado de los eléctricos va ganando protagonismo en las marcas y en el mercado. Todavía les queda mucho camino por recorrer, pero la impronta ya se va quedando. El Skoda ENYAQ iV tiene tan buena pinta en imágenes como en directo. Skoda ha creado un crossover muy atractivo a la vista. El interior presenta una buena calidad, y sobre todo ofrece mucho equipamiento y habitabilidad. Su gama mecánica es correcta, aunque los precios todavía siguen siendo demasiado elevados. Pero a fin de cuentas eso no es culpa solo del coche o la marca.

    Presentación Skoda ENYAQ iV, primeras impresiones positivas