¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Comparativa Mercedes GLA, BMW X1, Audi Q3, cuestión de matices (con vídeo)

    19

    Son los tres SUV premium más buscados. Enfrentamos al Audi Q3 y el BMW X1 con el nuevo Mercedes GLA en una rivalidad que alcanza su segunda generación ¿Qué ofrecen cada uno y cuáles son sus diferencias? Tenemos las respuestas.

    ¿Cuál crees que es el mejor C-SUV premium? Te lo contamos en vídeo

    Con el lanzamiento de la nueva generación del Mercedes GLA llega el momento de realizar una comparativa con los tres todocaminos compactos premium por excelencia. El GLA ha sido el último en actualizarse y lo hemos enfrentado a sus dos grandes oponentes: el BMW X1 y el Audi Q3. Un trío de modelos con acento alemán que brillan con luz propia dentro de este segmento C-SUV.

    Los tres son unos magníficos representantes estilísticos de sus respectivas marcas porque desde luego presentan todas las características de diseño que identifican a cada una de ellas. El Q3 es ligeramente más grande que sus rivales mientras que GLA y X1 prácticamente clavan sus dimensiones exteriores.

    Sin embargo, a pesar de las pocas diferencias de tamaño, visualmente el GLA parece más pequeño debido a sus formas ondulantes y un aspecto un poco más deportivo. Parece un Clase A más grande visto desde el lateral y la trasera, aunque el frontal tiene más en común con el GLC.

    Estilos muy diferentes para el trío alemán

    El Q3 está en el otro lado de la balanza. No sólo es el más grande sobre el papel, también se ve más grande. Tiene el aspecto más SUV al mostrar una gran parrilla frontal con ocho barras verticales cromadas, pasos de rueda musculosos y líneas tensas que expresan fortaleza y solidez.

    Por su parte el X1 mantiene todos los rasgos propios de BMW, se ve muy moderno y actual y al igual que sus oponentes propone multitud de líneas de equipamiento que cambian la forma de los paragolpes, la parrilla y las llantas de aleación. Estética aparte, hay una diferencia a tener en cuenta y es que el BMW puede llevar faros led adaptativos pero Mercedes y Audi cuentan con una tecnología superior ya que esos faros puedes ser, además, matriciales.

    En cuanto al espacio de carga está claro que el modelo que está por detrás es el GLA que propone 435 litros de capacidad. Sus dos rivales superan los 500 litros de volumen siendo el Q3 quien saca partido de su mayor longitud para imponerse cuando la segunda fila de asientos está en servicio. 530 litros para el SUV de Audi, nada menos que 95 litros más que el modelo de la estrella. BMW se queda cerca con 505 litros. Curiosamente, abatiendo el respaldo de las plazas traseras no es el Q3 sino el X1 el que logra un espacio mayor, ideal si tienes que llevar la casa a cuestas.

    Aunque el GLA es el más pequeño de los tres (por poco) es el que presenta una mayor distancia entre ejes: 2,73 m. Son 5 cm más que el Q3 y 6 cm más que el X1. Eso tiene una influencia directa en las plazas traseras. Dentro del GLA esa mayor batalla ha supuesto una enorme ganancia en el espacio disponible dentro del habitáculo, sin duda el gran punto débil de la generación anterior.

    Mercedes propone una zaga con aires más deportivos

    De los tres modelos que enfrentamos aquí es el más estrecho y por tanto el peor para que vayan tres personas en la parte trasera. Al menos podemos jugar con el espacio ya que hay una opción de banqueta deslizante que se mueve longitudinalmente 14 cm. No faltan salidas de ventilación, tomas USB, bolsillos tras los respaldos o un reposabrazos integrado.

    A bordo del SUV de BMW tres adultos irán un poco ajustados pero mejor que en el GLA. En el resto de cotas no hay grandes diferencias y las soluciones de confort disponibles son las mismas, aunque añade la posibilidad de equipar mesitas plegables. El reglaje longitudinal del asiento es de hasta 13 cm, el menor de los tres coches.

    El Q3 hace valer su tamaño exterior superior para ser el que brinda más espacio detrás, especialmente en lo que se refiere a la anchura. Al igual que sus oponentes, de manera opcional los asientos traseros pueden desplazarse longitudinalmente y en este caso más que el GLA y el X1 porque llega hasta los 15 cm. Viendo el tamaño del maletero y de estas plazas está claro que el SUV de Audi se posiciona como el más ieresante para el que busque un vehículo familiar ¿Y qué pasa delante?

    El Q3 brinda la mayor amplitud en la segunda fila de asientos
    Las plazas posteriores del X1 tienen una buena visibilidad gracias a las amplias superficies acristaladas
    El GLA ha mejorado mucho el espacio posterior en esta nueva generación

    Con sus formas angulosas, el salpicadero del Q3 presenta el diseño más moderno de este trío, pero la pantalla de infoentretenimiento está demasiado baja, hay demasiado plástico y el acabado negro brillante hace su acto de presencia envolviendo la instrumentación y el sistema multimedia. Lo mejor, el tacto de los mandos que resultan muy precisos y agradables de manejar.

    El GLA adopta el estilo presente en el resto de modelos compactos de Mercedes pero, al igual que Audi, se ha recurrido demasiado al plástico incluyendo el recurrente negro piano. Tiene un concepto más minimalista pero con una acertada ergonomía y la solución de dar continuidad visual a la instrumentación y al sistema multimedia es todo un acierto desde el punto de vista estilístico.

    BMW muestra un diseño más tradicional en el X1, no se siente anticuado pero sí da la sensación de que está muy visto. En general todo tiene un buen tacto, desde luego es el que presenta menos plásticos duros y con su concepción clásica es fácil encontrar todo con facilidad.

    Como es habitual en las marcas premium, al precio inicial hay que sumar un buen puñado de extras que incrementan claramente el precio final. Las opciones proponen distintos tipos de molduras y tapicerías, techos panorámicos, bases inalámbricas para smartphones, sistemas head-up display y equipos de sonido de lujo. El listado es casi infinito y muy similar en los tres fabricantes pero aun así es posible encontrar algunas diferencias.

    Por ejemplo, el X1 no puede equipar un cuadro de instrumentos digital y muestra dos esferas analógicas en acabado Black Panel. Por su parte el GLA propone una instrumentación con una pantalla de hasta 10,25 pulgadas que permite configurar la vista general y la información mostrada, es muy completo. Por último el Q3 es el que propone la instrumentación digital de mayor tamaño empleando una pantalla de 12,3 pulgadas con una calidad de imagen magnífica (es opcional, nuestra unidad de pruebas llevaba una de 10,25 pulgadas).

    La tecnología juega un papel fundamental en modelos de corte premium y la mayor parte de las funciones se manejan en el sistema de infoentretenimiento. Todos vienen con una pantalla táctil en la que, según versiones, se propone navegación 3D, radio digital y servicios online. Curiosamente, aunque el Q3 era el que tenía la pantalla de la instrumentación más grande, es el que tiene la pantalla del sistema multimedia más pequeña con 10,1 pulgadas.

    BMW apuesta por un interior de diseño clásico pero con muy buena realización
    Las grandes pantalla informativas dan un aspecto más tecnológico al SUV de Mercedes
    En el Audi la pantalla multimedia queda en una posición demasiado baja

    El GLA aumenta la puja hasta los 10,25 pulgadas y, aunque los sistemas de este trío vienen con un sofisticado control por voz, hay que hacer especial mención del de Mercedes porque tiene un funcionamiento muy natural gracias al sistema MBUX. Además opcionalmente puede el sistema de navegación ofrece realidad aumentada.

    El X1 mantiene el pulso con el GLA en cuanto a tamaño de la pantalla central ofreciendo las mismas 10,25 pulgadas. Aunque en este BMW también podemos hacerlo, si somos de los que no nos gusta manejar las pantallas directamente y nos sentimos más cómodos usando un mando satélite, el del X1 es el más intuitivo de manejar. Este sistema sólo tiene un inconveniente y es que sólo es compatible con Apple Carplay y sus oponentes, además del sistema de Apple, también tienen conectividad con Android Auto.

    El maletero del GLA es el que tiene menos capacidad pero el umbral de carga también es el más bajo

    Propuestas mecánicas para todos los gustos

    Las gamas mecánicas de estos modelos tienen enfoques muy diferentes. Mercedes ha buscado dar un enfoque más deportivo al GLA y ha apostado por versiones de gasolina que destacan por ofrecer buenos niveles de potencia. Además, incluye hasta tres versiones AMG (una de ellas no disponible para el mercado español) de hasta 421 CV.

    Por otro lado, BMW es el que más se ha decantado por los motores diésel con hasta cuatro opciones mecánicas de gasóleo, y una de ellas es la más potente que puede equipar este modelo con 231 CV. Además, es la única de las tres marcas que ofrecen motores de tres cilindros, que configuran sus versiones de acceso en gasolina y gasóleo.

    A Audi le gusta la gasolina y su modelo estrella es el espectacular RS Q3. Sin embargo, la marca de los cuatro aros se ha olvidado de proponer una versión híbrida enchufable que sí están en los catálogos de BMW y Mercedes. Estas variantes PHEV cuentan con etiqueta medioambiental Cero.

    (*) No está prevista la comercialización del Mercedes-AMG GLA 45 de 387 CV en el mercado español pero sí estará disponible en otros países

    En cuanto a las transmisiones, Mercedes ha obviado las cajas de cambio manuales para su GLA y sólo lo ofrece con cambio automático. BMW y Audi sí que lo ofertan y entre estos dos me gusta más el cambio manual de Audi por su suavidad. Pero sin duda merece mucho la pena escoger las cajas automáticas en cualquiera de ellos.

    Tanto Audi como Mercedes proponen transmisiones de doble embrague pero no funcionan igual. La caja S tronic de Audi resulta muy satisfactoria mientras que la de Mercedes es la más lenta y claramente prefiere una conducción relajada. BMW ha complicado más las cosas porque según la motorización puede tenerse un cambio automático de doble embrague o un automático por convertidor de par. Ambos hacen un gran trabajo pero no tengo dudas de que el que funciona por convertidor de par es el que más me gusta: es rápido, preciso y extremadamente suave.

    El GLA destaca por su caballería con una versión de hasta 421 CV; el X1 apuesta por los motores diésel

    Los tres modelos pueden tener tracción delantera o total según versiones. En todos los casos esa tracción a las cuatro ruedas es un complemento que mejora la seguridad pero no supone ninguna inclinación hacia la conducción offroad. Ninguno tiene grandes habilidades fuera del asfalto aunque su condición SUV les permite hacer incursiones por pistas sencillas sin preocuparse de dañar la parte inferior de la carrocería. El modelo que ofrece más limitaciones es el GLA porque es el que da una menor altura libre al suelo.

    El Audi Q3 tiene un gran manejo, es cómodo, agradable y ofrece buenas prestaciones… hasta que conduces el X1. Entonces compruebas que el SUV de los cuatro aros es el que proporciona mayor confort de marcha pero la dirección está muy asistida y es algo imprecisa a ritmos altos.

    Sin embargo el X1 tiene un comportamiento más dinámico porque es el que se siente más ágil y transmite seguridad al conductor cuando se circula deprisa. Es casi tan cómodo como el Audi y casi todos los baches se filtran con suavidad pero a la vez es capaz de ser un muy bueno en zonas de curvas, tiene un gran equilibrio.

    El Audi Q3 tiene una gama mecánica algo más reducida

    Por su parte el GLA me ha desconcertado un poco ya que hay cosas que favorecen el confort y otras el rendimiento, pero no termina de convencer del todo en ninguno de esos apartados. Me explico. Anda bien, responde con prontitud al acelerador y la amortiguación es firme pero la dirección no transmite nada. Tiene una buena insonorización de la cabina y una dirección muy asistida que permite maniobrar sin esfuerzo, cosas que favorecen la comodidad, pero por el contrario la suspensión es demasiado dura. Es como si Mercedes no hubiera sabido por qué apostar.

    Una solución puede ser elegir la suspensión adaptativa, un elemento que está en la lista de extras de los tres y merece la pena invertir en ella. En equipamiento de seguridad y asistentes están a la par, siendo de los mejores del segmento en esa categoría. Ya sea de serie o de manera opcional, cada uno de los miembros de este trío puede disponer de un sistema de frenada automática de emergencia, el control de crucero adaptativo, la alerta de cambio de carril, la alerta de tráfico trasero cruzado, un sistema de reconocimiento de señales de tráfico o un asistente de estacionamiento.

    Si queremos hablar de consumos las cosas dependen, lógicamente, de los motores que escojamos así que no puedo hablar en valores absolutos. Si os puedo decir que si enfrentamos mecánicas comparables los resultados de consumos son bastante similares entre sí así que no sería un criterio que nos ayude a elegir o descartar un modelo u otro.

    Son los SUV premium más buscados y argumentos no les faltan

    En general son coches que tienen un gasto de combustible contenido y en especial las versiones diésel de los tres son realmente buenas para conseguir excelentes cifras de consumo. En sus versiones automáticas todos cuentan con un modo vela que me ha parecido especialmente bueno en el GLA ya que puede avanzar mucho sin perder apenas inercia.

    En cuanto a precios el X1 ofrece un precio de salida más contenido (desde 33.950 euros) pero también es cierto que ofrece mecánicas de acceso de menor potencia. Ojo con Audi porque el precio de lista es algo superior (desde 36.950 euros) pero suele haber ofertas que nos pueden dejar el Q3 por debajo de un X1 equivalente. Por su parte el GLA es claramente el más costoso (desde 40.800 euros) y algo que cabía esperar por haber sido el lanzamiento más reciente. Por cierto, BMW es el que ofrece un mayor tiempo de garantía, tres años, mientras que sus rivales proponen dos años.

    Elegir un vencedor de esta comparativa es casi imposible, la decisión será cuestión de gustos y detalles. El Audi Q3 es la propuesta más familiar por su abundante espacio interior y el gran confort de marcha que proporciona. El Mercedes GLA tiene un aspecto más juvenil y una gran carga tecnológica que seguramente atraiga a un público más joven que sus rivales. El BMW X1 sobresale en cuanto a comportamiento y será una magnífica elección para aquellos que busquen un gran dinamismo ¿Cuál sería tu elección?

    Comparativa Mercedes GLA, BMW X1, Audi Q3, cuestión de matices (con vídeo)