¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Chevrolet Camaro Z/28 vs Nissan GT-R Track Edition en vídeo

    Juan José Delgado
    Juan José Delgado

    Este cara a cara enfrenta en vídeo a dos deportivos de carácter y origen bien diferentes. El americano y el japones miden sus fuerzas tanto en carreteras como en pista. El Camaro cuenta con un enorme motor atmosférico de 7 litros, cambio manual y tracción trasera. El GT-R, por su lado, cuenta con un motor más pequeño con doble turbo, cambio automático y tracción a las cuatro ruedas.

    Los chicos del programa Head2Head del canal de Motor Trend han realizado un vídeo-comparativa impresionante en la que enfrentan al Chevrolet Camaro Z/28 2014 con el mata-gigantes japonés Nissan GT-R 2014 Track Edition.

    La prueba es llevada a cabo por Jonny Lieberman y Randy Pobst, que someten a los dos contrincantes a enfrentarse en tres terrenos diferentes: carreteras rurales de Alabama, un duelo dragstrip y en el circuito del Barber Motorsports Park.

    Se trata de dos coupes deportivos de muy diferente carácter. El Chevy tiene un enorme bloque motor de 7.0 litros V8 de aspiración natural que envía 500 CV de fuerza al eje trasero mediante una transmisión manual de seis velocidades, por otra parte el Nissan GT-R emplea un motor 3.6 litros V6 con doble turbo de 550 CV con una transmisión automática de doble embrague y tracción a las cuatro ruedas.

    Ademas hay que contar con que esta edición especial del GT-R carece de asientos atrás mientras que el Camaro, a pesar de haber prescindido de muchos elementos no esenciales, aun conserva las plazas traseras.

    Por otra parte, los precios de estas unidades se alejan bastante. El Godzilla Track Edition cuesta $ 116.750 (por 119.550 € se vende en nuestro país) mientras que la versión Z/28 del muscle car americano cuesta $ 76.150.

    ¿Habrá encontrado el Nissan GT-R un mata-Godzillas americano o será capaz de justificar la diferencia de precio? Mirad el vídeo y sacad vuestras conclusiones, pero ya os advierto que alguna sorpresa os llevareis.