¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

[Vídeo] ¿Qué es un GT? | Descubre los GTE de Le Mans

Los Gran Turismo ofrecen algunas de las carreras más fascinantes del automovilismo como las 24h de Spa, las 1000 millas de Sebring o las 24h de Le Mans, aunque hay diferentes categorías y nomenclaturas. Todos ellos descienden de los legendarios Grupo C, que dieron paso a los efímeros GT1, hasta que nacieron los actuales GTE.

Los GTE [Grand Touring Endurance], son unos vehículos adaptados para las carreras de resistencia que compiten en el WEC. Nacieron en 2011 cuando se renombró a la categoría GT2 y se suprimió a los GT1, que ya poco o nada tenían que ver con la primera era dorada de los años 90. Por tanto, son la máxima categoría de GT que se puede encontrar actualmente.¿Pero, qué es lo más interesante de estas categorías? Pues que estos coches, por reglamento, han de tener un hermano de producción: un coche de calle que sea completamente legal para circular y que esté a la venta en un concesionario.

Por tanto estamos hablando de un tipo de categorías, donde los coches que compiten en los circuitos, tienen una versión de calle que con unos cuantos billetes te puedes comprar. Y esto no ocurre con los prototipos o los fórmulas. ¡Ojo! No hay que confundir, aunque resulte complicado, a los GTE con los GT3 de SRO, que vemos en el GT World Challenge, porque además de ser diferentes, los GTE solo compiten en el Campeonato del Mundo de Resistencia: el WEC.

Los Gran Turismo de Resistencia, GTE, son una categoría regulada por la FIA que compiten en el WEC.

Para que un equipo pueda homologar un GTE para competir en Le Mans, necesita de construir de primeras un coche deportivo o coupé, de 2, 2+2 o 4 plazas y producir al menos 100 unidades al año, o 25 si hablamos de una pequeña empresa que no fabrica más de 2000 coches anuales. Esta segunda vía no obstante existe, pero es inviable, pues dentro del mercado actual y teniendo en cuenta las economías de escala, solo los grandes fabricantes de deportivos a los que les sobren recursos para competir y darse publicidad podrán homologar su GTE por esta vía. Los equipos privados tendrán que conformarse con comprarle los coches a los fabricantes -con un año de antigüedad- y si tienen suerte, podrán cerrar algún acuerdo especial para que aparte de la compra, desde la fábrica de su socio, caigan algunos ingenieros o pilotos que descuenten un poco el precio de la factura.

Los equipos de fábrica de la categoría GTE-PRO suelen tener equipos cliente en GTE-Am.

Los GTE están basados en un modelo de calle, legal para circular y que está a la venta en un concesionario

Así pues, cumplidos todos los requisitos, una vez listo el coche de calle, el fabricante ya cuenta con la base que le servirá para construir su coche de carreras.Cabe resaltar que los GT de competición, por lo general, mantienen en torno al 80% de los componentes del coche de serie que se vende al público. Según la normativa de la FIA, los GTE han de contar con el mismo chasis y el mismo motor que el modelo de producción y están prohibidos materiales como el magnesio, el titanio o la fibra de carbono, que solamente se reserva para alguna pieza menor y para el alerón trasero. Más allá de esto, los GT de carreras tampoco distan demasiado de los coches que conocemos, pues a pesar de las diversas adaptaciones, estos vehículos cuentan con faros, intermitentes, indicadores led de lluvia o limpiaparabrisas. Aunque no estaría mal que a algún fabricante le diera por incluir en su próximo modelo los elevadores de ruedas para los pitstops que tienen estos coches en el suelo para facilitarles la vida a los mecánicos.

Los GT utilizan como base a su hermano de producción, pero se modifican hasta el límite para ofrecer el mejor rendimiento en la pista.

Para ir un paso más allá, hemos decidido comparar algunos datos técnicos entre el mundo de las carreras y el de las calles. En el caso de Porsche, las medidas varían notablemente en el coche de carreras por culpa del carenado o la ampliación en unos 5cm de la distancia entre ejes, que junto con la distribución del motor en posición central, tratan de cambiar por completo el centro de gravedad para optimizar el rendimiento en la pista. El Porsche RSR GTE del WEC pierde unos 5 CV de potencia con respecto a su hermano, que con sus 520 CV que le brinda el Boxer de 6 cilindros y 4.0L que monta, es capaz de alcanzar los 312 km/h y hacer el 0-100 en 3,2 segundos. No obstante el modelo GTE pesa casi 250 kg menos, y aunque va ‘capado’ por un lado, para poder maximizar su fiabilidad y por otro, para adaptarse a los parámetros del Balance of Performance (BoP). Con todo esto, un GTE es capaz de aguantar pruebas de 24h de duración al máximo nivel, donde solo se puede parar el motor durante el repostaje y el cambio de neumáticos

Los GT de competición, por lo general, mantienen en torno al 80% de los componentes del coche de serie

Actualmente solo Porsche, Aston Martin y Ferrari compiten como fabricantes en la categoría GTE-PRO del WEC, pues BMW y Ford abandonaron el continente europeo la pasada temporada para centrarse en sus programas del IMSA en Estados Unidos. El reglamento deportivo es algo complejo, así como saber diferenciar las siglas y subcategorías de las carreras de GT o los campeonatos multiclase, pero no te preocupes porque para ello te las explicamos en nuestro vídeo ¿Qué es un GT? Y ahora… ¿te ha quedado claro?

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto