¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Técnica F1Análisis técnico del Alpine A521: jugando al despiste (con vídeo)

    6
    El Alpine A521 se basa en el Renault RS.20 del año pasado.

    El primer Alpine de la historia de la Fórmula 1 llega con una herencia muy marcada del Renault RS.20 del año pasado, pero ya comienza a insinuar algunos cambios en su carrocería. Sacamos la lupa.

    Como está siendo habitual esta temporada, los equipos juegan al despiste con los monoplazas presentados, que serán distintos a los que veamos en Bahréin del 12 al 14 de este mismo mes, cuando se complete la pretemporada.

    Este año esto es aún más evidente, pues la congelación de la mayor parte de los elementos mecánicos del monoplaza y el mayor margen de maniobra que los equipos tienen antes del inicio de la pretemporada permite que los ingenieros y diseñadores apuren hasta el último momento con el desarrollo de la aerodinámica.

    Como es lógico, la decoración del Alpine rompe por completo con el pasado.

    Un desarrollo que, además, en muchos casos será abandonado una vez que comience la competición, pues la revolución reglamentaria de 2022 exige ya atención casi absoluta para no empezar con mal pie la nueva era técnica.

    David Moreno nos trae las novedades del Alpine A521 en vídeo.

    Una decoración muy llamativa

    No cabe duda, en este caso más que nunca la decoración es lo más impactante del nuevo Alpine A521, que recoge el azul, rojo y blanco tradicional de la marca francesa, diciendo adiós al negro y amarillo de Renault, de quien recibe el testigo en la Fórmula 1.

    Pero, más allá de eso, el A521 hereda toda la zona frontal del RS20, utilizando el mismo alerón delantero, morro y capa. No es de extrañar en el caso del morro, pues ya en 2020 Renault hizo un gran esfuerzo al estrechar y acortar considerablemente el mismo, utilizando el concepto original de Mercedes tanto en la zona superior como en la inferior con los soportes del alerón tan cortos y juntos entre sí.

    El morro muy elaborado del RS.20 permanece en el A521.

    De ese modo, se busca mover la mayor cantidad de flujo de aire por los lados -y en colaboración con la capa-, permitiendo una mayor variación de la presión en dirección al suelo, los barge boards y los pontones.

    En la zona intermedia, si bien el concepto es el mismo que el del año pasado, existen algunas pequeñas diferencias en las piezas verticales más cercanas al chasis de los barge boards, así como en la base del deflector lateral. Igualmente, este es más corto en su parte superior, lo que hace que la distancia con el elemento horizontal situado sobre el pontón aumente.

    Ligeras modificaciones de un concepto ya probado en 2020.

    Recordemos que todos estos elementos gestionan el flujo proveniente del alerón delantero, tanto el que circula por el interior de las ruedas (barge boards) como el que lo hace por el exterior impulsado por el efecto outwash (deflector lateral). Su misión es reorganizarlo y potenciarlo en dirección a los pontones, y la parte superior del difusor.

    ¿Cuál es el bueno?

    Llegamos ya a la zona del pontón y la cubierta motor, en la que nos encontramos con una más de las tretas que los equipos suelen utilizar para confundir a la prensa y a sus oponentes.

    Si es habitual que las recreaciones digitales excluyan algunos elementos innovadores para que estos no sean detectados antes de tiempo, es menos normal que en los renders puedan encontrarse diferentes diseños de una misma área del coche.

    Es el caso del Alpine A521, que en unos renders cuenta con un pontón de diseño muy convencional (imagen central) con el diseño de canal inferior muy marcado (lo que antes se acostumbraba a llamar ‘undercut’, como la jugada estratégica tan de moda actualmente).

    Tres diseños distintos, ¿cuál se asemejará más al que empiece la temporada?

    En cambio, en otro se aprecia un diseño más actual y acorde con los tiempos. Aunque no del todo, pues combina la técnica anteriormente mencionada de cintura inferior más estrecha con la mayoritaria en la parrilla y ya utilizada en el Renault RS.20 del año pasado, es decir, el pontón creando una caída progresiva hacia la base del suelo, más ancha que la parte superior.

    ¿Cuál es la buena? Probablemente, ninguna de las tres sea la definitiva, por lo que tendremos que esperar acontecimientos.

    La parte trasera, de momento, no presenta cambios.

    Terminamos el análisis del Alpine A521 con la zona trasera, en la que no se aprecian cambios relevantes. Tanto el alerón trasero y su endplate, como el pilar central del mismo son como los del año pasado, así como las suspensiones traseras.

    Veremos si en el filming day de Silverstone podemos apreciar más cambios, algo que a buen seguro sí podremos ver en la pretemporada de Bahréin que comienza el 12 de marzo.

    Análisis técnico del Alpine A521: jugando al despiste (con vídeo)