¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir

Carlos Sainz, o cómo ‘King Carlos’ moldeó a su hijo a imagen y semejanza

Carlos Sainz, o cómo ‘King Carlos’ moldeó a su hijo a imagen y semejanza
Carlos Sainz, piloto de la Scuderia Ferrari.
David Plaza
David Plaza6 min. lectura

Una de las sagas más exitosas de las carreras es la de los Sainz, con un padre convertido en leyenda en el mundo de los rallies y un hijo abriéndose camino en la Fórmula 1 como piloto de Ferrari. Sainz hijo habla de cómo su padre ha influido en su éxito.

Carlos Sainz, hijo, lleva ya seis temporadas en la Fórmula 1 y en cada una de ellas ha sorprendido a quienes vaticinaban su rendimiento. Por un lado, el piloto español ha sido siempre infravalorado en cuanto a su potencial y, por otro, mejora constantemente y su techo sigue sin estar a la vista.

Ahora, con 26 años y la experiencia de haber pilotado para Toro Rosso, Renault y McLaren, vive en Ferrari su momento de mayor madurez y es ya miembro de pleno derecho de la élite de la categoría reina, uno de los pilotos más prestigiosos de la Fórmula 1.

Ser bueno no, ser el mejor

Por eso no es de extrañar que Carlos Sainz aspire a más que ser el mejor piloto de su equipo, aunque eso haya sido una tarea complicada con compañeros como Max Verstappen, Nico Hülkenberg, Lando Norris o ahora Charles Leclerc.

«El objetivo de cada piloto es ser el mejor de toda la parrilla, no sólo quieres ganarle a tu compañero de equipo», afirma Carlos Sainz. «Fue un nuevo comienzo para mí con muchos signos de interrogación. Sabía que iba a competir contra uno de los pilotos más rápidos, si no el más rápido, en un coche que Charles (Leclerc) conoce bien y en un equipo en el que está bien integrado».

«Siempre pude adaptarme bien, desde mi juventud. Es parte de mi ADN»

«Pero puedo decir que estoy contento con la forma en que me enfrenté a la tarea. La velocidad estuvo ahí desde el principio, pero todavía tengo que trabajar en hacer todo bien durante todo un fin de semana de forma regular. Esta consistencia te trae los puntos», señala, inconformista.

Capacidad de adaptación

En la mejora gradual de Carlos Sainz ha tenido una importancia capital su capacidad de adaptación a las circunstancias, especialmente teniendo que cambiar de equipo tantas veces en su carrera.

«Siempre pude adaptarme bien, desde mi juventud», señala el madrileño. «Siempre ha sido un reto para mí ser rápido y adaptarme lo más rápido posible a un coche nuevo o a otra categoría. Eso es parte de mi ADN».

A Carlos Sainz no le asusta el reto de vencer a Charles Leclerc... o a quien sea.

«La experiencia también me ayudó. Ya he cambiado de equipo tres veces en la Fórmula 1 y sé lo grande que es esta tarea. Por eso no la subestimé», apunta en relación a su último movimiento desde McLaren a Ferrari.

La influencia de su padre

Todo esto viene desde la cuna, pues Carlos Sainz, padre, es uno de los pilotos más apreciados en el mundo del automovilismo, no sólo por su talento y velocidad, sino por su capacidad para desarrollar y buscar los límites de cada equipo y coche con el que trabaja.

«Es inevitable que me haya convertido en una persona y piloto similar a mi padre», apunta Carlos Sainz, hijo. «Pasamos mucho tiempo juntos, fue mi asesor, mi mentor. Así que es lógico que aprendas muchas cosas. A medida que crecía, me di cuenta de que era más como mi madre en carácter. Pero cuando se trata de conducir, mi padre era el modelo a seguir».

La influencia de su padre ha sido vital en su desarrollo como piloto, algo que desde muy pequeño el bicampeón del mundo de rallies inculcó en él. «Siempre me dijo que hay que disfrutar de las carreras si se quiere tener una larga trayectoria. Ahora tiene 60 años y sigue compitiendo y quiere ganar el Rally Dakar. Me encanta el automovilismo y todo lo que tiene un volante y dos pedales. Ya sea en la carretera, en la arena o en el hielo. Solía conducir coches de rally además de karts».

«Mi padre me enseñó cómo cambiar o ajustar mi estilo de conducción para ser más rápido. Me dejó conducir en un kart con marchas bajo la lluvia. Me animó a jugar con las presiones de los neumáticos y las configuraciones. Así fue como aprendí a ser flexible», concluye Carlos Sainz, a secas.

Fuente: Auto Motor und Sport / Fotos: Scuderia Ferrari

Calcula ahora el precio de tu seguro de coche

¡Infórmate!