Motor.es

El circuito de Suzuka y el primer GP de Japón de 1963

El circuito de Suzuka, en las cercanías de la ciudad de Nagoya, es considerado por cualquier piloto de dos o cuatro ruedas uno de los mejores del mundo. Su reto no ha cambiado demasiado desde su nacimiento en septiembre de 1962.

El circuito de Suzuka y el primer GP de Japón de 1963
Vista aérea actual del circuito de Suzuka - Reddit

11 min. lectura

Publicado: 02/04/2024 11:00

Todo comenzó a finales de 1959, cuando el siempre visionario Soichiro Honda lanzó un mensaje a los hombres de su compañía: «Quiero tener un lugar para carreras. Los automóviles no se pueden mejorar si no se ponen a prueba en el circuito de carreras». Y esa orden fue la semilla para el nacimiento del circuito de Suzuka.

Se formó un grupo de trabajo con el director dela compañía Takeo Fujisawa a la cabeza. El objetivo del circuito era no sólo crear una instalación permanente en Japón, sino despertar el entusiasmo por las carreras entre los jóvenes, que comprarían motos y coches, así como poder tener una instalación en la que probar los productos de la marca.

John Hugenhotlz al centro y a su lado Soichiro Honda, diseñando Suzuka - Foto: Suzuka Circuit

Su primer trabajo fue seleccionar el lugar. Y entre otros, el municipio de Suzuka no sólo mostró interés en albergar el circuito, sino que tenía terrenos suficientes para ello, con un proyecto inicial que preveía una pista de 6 kilómetros en un terreno entre 600 y 900.000 metros cuadrados. En la primavera de 1960, el acuerdo para construir en la zona fue firmado, tras semanas de negociaciones con los lugareños, nada convencidos del proyecto.

Calcula ahora el precio de tu seguro de coche

¡Infórmate!

Y es que el circuito se iba a construir en campos de arroz y eso no era bien visto. El mismo Honda dio la orden de no destruir ni un solo campo del preciado arroz para ello, así que el circuito se desplazó a otra zona de terrenos no agrícolas. Suzuka tenía ya su lugar en el mundo.

La construcción de la recta de meta - Foto: Honda/Sadao Shinozaki

Los primeros proyectos y el diseño final

Las primeras ideas del grupo de trabajo en agosto de 1960 eran extravagantes. No sólo por el coste, que se elevaba, sino por el propio diseño. Los trazos iniciales contaban con dos horquillas, pero sobre todo, con tres pasos a nivel, no sólo uno como actualmente. Eso llevó a una visita a Europa en diciembre para observar ‘in situ’ los trazados y aprender sobre algo en lo que no tenían experiencia.

No sólo tomaron muestras de asfalto de lugares como las autopistas alemanas –las Autobahn-, sino que entraron en contacto con el diseñador holandés John Hugenholtz, que fue invitado a visitar Japón e involucrarse en el equipo de diseño. Su visión fue imprescindible para dar la forma final al trazado, alargado en el terreno disponible, que contaría con 6 kilómetros y un solo paso a nivel que le da su forma de 8.

Hugenholtz comprueba el diseño en el lugar - Foto: Honda

De esa visita y las decisiones tomadas, del intercambio de ideas, surgió la carta de agradecimiento de Soichiro Honda el 20 de febrero de 1961, conservada por Hans Hugenholtz, hijo del diseñador. Por su interés, la vamos a reproducir íntegramente a continuación:

«Con gran agradecimiento recibimos su carta fechada el 6 de febrero. Nos sentimos muy felices de escuchar que disfrutó su viaje a nuestro país. Fue un placer también para nosotros tener la oportunidad de entablar amistad con usted y hacer su estancia placentera.

Debemos darle las gracias nuevamente por su trabajo bien hecho en nuestro proyecto del Circuito de Suzuka, el cual, gracias a su gran ayuda, adoptó muchos aspectos maravillosos. Nada nos alienta más que el hecho de que el Circuito de Suzuka satisface todos los requisitos del código deportivo internacional y que será elegible para cualquier clase de competición de nivel internacional, tanto de motos como de coches. De modo que es natural que tengamos un inmenso placer con nuestra construcción, la cual debe suponer una gran contribución para el mundo deportivo de nuestro país.

Vista aérea de Suzuka en 1962 - Foto: Suzuka Circuit

Apreciamos mucho su amable invitación a su país. Pese a que no sabemos si tendremos o no tiempo para tomar sus amables palabras, esperamos poder verle en el futuro.

Sinceramente suyo,

Soichiro Honda»

Cuando la pista estaba casi construida, Soichiro Honda sobrevoló el trazado, expresando su satisfacción por haber plasmado el proyecto fielmente. En septiembre de 1962, el presidente envió un telegrama de nuevo agradeciendo su trabajo a Hughenholtz, y el día 20 de ese mes, una solemne ceremonia tuvo lugar para inaugurar la pista. Suzuka era una realidad.

Quizás las únicas grandes diferencias notables con el circuito actual sean, en primer lugar, las curvas Degner –nombradas en honor al piloto Ernst Degner, que tuvo un grave accidente allí-, que era una única curva a derechas de radio constante, en vez de las dos curvas actuales. Y la curva final, que no era una chicane, sino que desde la 130R se embocaba una larga curva de derechas en bajada para la recta de meta.

El primer Gran Premio de Japón

Puerta de acceso al primer GP de Japón - Foto: Youtube

En noviembre de ese mismo 1962 tuvo lugar el estreno en competición del circuito con una prueba motociclística de ámbito nacional que atrajo a mucho público, pese a las lluvias torrenciales típicas de la época. El proyecto de Suzuka no se detuvo, pues en enero de 1963 comenzó la construcción del parque de atracciones adyacente para atraer más visitantes.

No sería hasta mayo de 1963 que los coches tomarían la nueva pista japonesa, y lo hacía con la celebración del primer Gran Premio de Japón, previsto para el 3 y 4 de mayo. No sería para monoplazas, sino para coches sport y GT, además de contar con carreras complementarias de turismos. El evento atrajo a 200.000 personas, lo que denota el gran interés por las carreras en el país.

Se trataba, además, de una prueba internacional, puesto que acudieron pilotos y coches extranjeros para las carreras principales. Así, en la pista se verían modelos como el Lotus 23, Ferrari 250 GT SWB, Aston Martin DB4 GT, Jaguar E-Type o Porsche 356, modelos que no eran precisamente habituales en el país del sol naciente.

Entre los pilotos, estaba Peter Warr con Lotus, que luego sería manager del equipo y tras la muerte de Colin Chapman, su director deportivo. Su Lotus 23-Cosworth fue adquirido de segunda mano por Warr y llevado a Lotus, que lo transformó en la versión B del modelo. El coche sería vendido en 1964 y acabaría en manos de George Follmer ganando en 1965 el USA Road Racing Championship impulsado por un motor Porsche.

Peter Warr recibe el trofeo de ganador - Foto: Keystone/Hulton Archive/Getty Images

Entre otros pilotos reseñables, hay que mencionar al francés José Rosinski, que sería un decente pilo y buen periodista. Estaba el británico Arthur Owen, que había ya corrido en Fórmula 1. O nada menos que el alemán Huschke von Hanstein, que por la fecha no sólo era piloto sino el director del departamento de carreras de Porsche.

El viernes 3 de mayo tuvo lugar la primera carrera, a 20 vueltas, que ganó Peter Warr en un triplete para los Lotus 23, con Mike Knight y Arthur Owen tras él, mientras que Pierre Dumay era cuarto con el Ferrari y José Rosinski quinto con el Aston Martin. Sólo ocho pilotos participaron en esta primera carrera.

El sábado 4 de mayo fueron doce los participantes, pero los resultados fueron exactamente los mismos en las cuatro primeras posiciones, con Huschke von Hanstein llevando uno de sus Porsche al quinto lugar final, superando a José Rosinski. Fue un gran fin de semana para Warr como piloto, recordado como el primer ganador de una carrera de coches internacional en Suzuka.

El circuito siguió en activo, y aunque la Fórmula 1 desembarcó en Fuji –que se creó en diciembre de 1965- y que es su gran némesis, el hogar natural de la F1 sería siempre Suzuka a partir de 1987, salvo un nuevo paréntesis con Fuji en 2007 y 2008. El sueño de Soichiro, otro más, se cumplió dejándonos un trazado magnífico que se mantiene casi intacto desde su nacimiento.

Compártela en:

Pixel