¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Según la FIA, el Halo previene tres tipos de contacto y no afecta a la visibilidad

    David Plaza
    David Plaza3 min. lectura

    La polémica aprobación del Halo por parte de la FIA ha suscitado múltiples críticas y comentarios que ponen en duda su efectividad real.

    Por ello, el organismo legislador ha presentado un informe en el que detalla las causas de su implementación en la Fórmula 1.

    La FIA ha recibido todo tipo de críticas tras aprobar la introducción del Halo en la Fórmula 1 durante el último Consejo Mundial del Motor celebrado el pasado miércoles 19 de julio. Profesionales de la competición, prensa y aficionados consideran apresurada su aprobación y creen que no es la solución adecuada.

    Pero la FIA opina todo lo contrario, tal y como ha expresado en un informe emitido con el fin de explicar su decisión, afirmando que “las pruebas con el Halo fueron satisfactorios y se centraron en tres principales casos de riesgo: contacto entre monoplazas, contacto con el entorno y con objetos externos”.

    Según el organismo regulador de la Fórmula 1, el Halo se ha mostrado efectivo en contactos entre monoplazas, con objetos estáticos presentes en los circuitos y frente a restos derivados de accidentes. “En un contacto entre monoplazas, el Halo puede soportar hasta 15 veces la carga estática de la masa total del coche, reduciendo significativamente el potencial de lesiones. En un contacto con el entorno, puede prevenir contacto con un muro o barreras en muchos casos, utilizando una selección de accidentes previos como referencia. En caso de objetos externos, desvía con éxito grandes objetos externos y aumenta el nivel neto de protección contra pequeños desechos”, asegura el informe de la FIA.

    Las extensas pruebas en pista revelan que la visibilidad no se ve afectada de manera sustancial

    Durante la temporada 2016 todos los pilotos realizaron pruebas con el Halo en los entrenamientos libres de los Grandes Premios, permitiendo considerar a la FIA que no existen problemas de visibilidad derivados de su uso, ni tampoco problemas a la hora de extraer al piloto del habitáculo, para lo cual se ha modificado el protocolo al respecto. “Las extensas pruebas en pista revelan que la visibilidad no se ve afectada de manera sustancial y no hay obstrucción visual significativa en el punto central. Tampoco hay problemas con respecto a la salida de la cabina y se han llevado a cabo múltiples pruebas de extracción con un proceso revisado para asegurar que la misma sea segura”.

    Finalmente, la FIA confirma que se producirá una revisión del diseño final para intentar mejorar su efectividad, algo que se realizará conjuntamente con todos los gremios implicados. “El último diseño del Halo será ahora depurado previamente a su introducción en 2018 en un esfuerzo conjunto entre equipos, pilotos y FIA”.

    Fotos: Scuderia Ferrari