¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Ferrari no apoya la congelación de motores en 2022: estos son sus argumentos

    Ferrari no considera positiva una congelación de los motores actuales.Scuderia Ferrari

    Louis Camilleri, CEO de Ferrari, ha aclarado públicamente la posición de Ferrari ante la propuesta de Red Bull Racing de congelar los motores en 2022 para así tener opciones de competir con un propulsor propio derivado del Honda de 2021.

    Los recientes acontecimientos han provocado que Red Bull haya solicitado a los motoristas de la Fórmula 1 que apoyen la congelación de motores a partir de 2022, lo que permitiría a la empresa austriaca adquirir la tecnología de Honda y operar con ella hasta el cambio de reglamento previsto para 2026.

    Y, mientras Mercedes se ha mostrado claramente a favor de la medida, Ferrari ha hecho pública la postura contraria a través de Louis Camilleri, CEO de Ferrari. Algo que, según el italiano, no obedece a la intención de debilitar a un rival directo, que a finales de 2021 se quedará sin motores, sino a una cuestión de lógica y principios deportivos.

    «La FIA quiere utilizar etanol como combustible en 2023»

    «Estamos firmemente en contra de la congelación de motores, ya que va en contra del espíritu de la F1», afirma Camilleri. «Creo que es importante enfatizar que las reglas actuales ya prevén la congelación en 2023. Además, la F1 tiene metas ambiciosas en términos de sostenibilidad».

    Congelación en 2023 y etanol

    Pero, además de hacer referencia a la esencia de la Fórmula 1, Camilleri ofrece argumentos más pragmáticos que tienen que ver con el plan de Liberty Media y de la FIA para el futuro a medio plazo.

    «A partir de 2022, la normativa prevé la introducción de combustible con un contenido de etanol del 10%, pero la FIA quiere llegar al 100% lo antes posible: idealmente el año siguiente», desvela Camilleri. «Esto inevitablemente implica el desarrollo de algunos componentes del motor. Es un tema muy complicado y estamos hablando de ello activamente con todas las partes involucradas».

    Por tanto, el dirigente italiano duda que Red Bull vaya a conseguir lo que pretende. «No creo que vaya a suceder, pero acelerará la necesidad de definir las principales características de la unidad de potencia del futuro. Nosotros -y con esto me refiero a la FIA, Liberty Media y los fabricantes de motores-, debemos equilibrar adecuadamente nuestros respectivos objetivos, a veces conflictivos, en términos de innovación, sostenibilidad medioambiental y costes».

    «Este último factor ha sido ignorado con demasiada frecuencia, creando un peligro para todos», enfatiza Camilleri. «También debemos asegurarnos de que el suministro y desarrollo de un motor sea un negocio económicamente atractivo. Así que es una revisión continua de la tecnología, las soluciones físicas, sea lo que sea».

    Fuente: Gazzetta dello Sport / Fotos: Scuderia Ferrari