¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Ferrari predice igualdad total entre motores en 2022

    Ferrari sigue perdiendo algo con el motor, pero espera dejar de hacerlo en 2022.

    Con el paso de los años, el rendimiento de los motores se ha ido igualando y tras la reciente recuperación de Ferrari, en 2022 es de esperar que los cuatro propulsores de la parrilla estén más equilibrados que nunca.

    Aunque existe un pacto entre los motoristas y la FIA para evitar que en 2022 se produzcan divergencias en el rendimiento de los motores, ya que entra en vigor un periodo de congelación del desarrollo de tres años, Mattia Binotto considera que no será necesario y que el potencial de los cuatro propulsores de la parrilla será muy similar.

    Es por eso que Ferrari aceptó una congelación que, sobre el papel, puede perjudicarle más que al resto, pues es la marca que llega con más incertidumbre a dicho momento. «Acepté la congelación del 2022 porque creo que para entonces podemos tener una buena convergencia en el rendimiento de la unidad de potencia entre fabricantes. Podemos ver que ya está sucediendo».

    «Habrá un delta entre las motores lo suficientemente insignificante como para permitir competencia en el chasis»

    «La convergencia significa que habrá un delta entre las unidades de potencia que es lo suficientemente insignificante como para permitir a continuación competencia en el chasis», señala Mattia Binotto.

    «Si estamos convergiendo, entonces creo que simplemente deberíamos asegurarnos de que todos gasten su propio dinero para lo que será la unidad de potencia de 2025. Así que es una cuestión de evitar el gasto excesivo en un período en el que es necesario pensar en una nueva unidad de potencia», concluye Binotto en relación al nuevo reglamento de motores que ya ha comenzado a prepararse.

    Apuesta fuerte

    Comentábamos que Ferrari es quien más riesgo adquiere al aceptar la congelación de motores en 2022. Esto se debe a dos razones. La primera es que, tras los problemas de 2020, el motor de este año no es tan competitivo como el de sus rivales, aunque la diferencia no es preocupante.

    La segunda razón es que Ferrari ha decidido arriesgar con el motor del año que viene, pasando a adoptar el concepto de turbocompresor dividido de origen Mercedes. Un tipo de motor complicado, pero que brinda muchos beneficios aerodinámicos si se consigue hacer funcionar sin comprometer la fiabilidad.

    Ferrari se ha cubierto las espaldas con el acuerdo entre los equipos y la FIA para mantener un rendimiento similar entre los cuatro motoristas. Pero la fiabilidad deficiente no se puede enmascarar y ahí es donde los italianos tendrán que asegurarse de no haber comprometido las próximas tres temporadas.

    Fuente: Racefans.net / Fotos: Scuderia Ferrari