¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Haas F1 no gana para disgustos y este es realmente original

    Haas F1 no gana para disgustos y este es realmente original
    La suspensión trasera es todo un dolor de muelas para Haas.Haas F1 Team
    David Plaza
    David Plaza5 min. lectura

    El rendimiento de Haas ha ido decayendo progresivamente a medida que avanzaban las temporadas y ahora se pelea con Williams y Alfa Romeo por eludir las últimas posiciones de la parrilla. ¿La causa principal? Sin duda es bastante inusual.

    Los monoplazas de Fórmula 1 son prototipos diseñados al milímetro cuyas piezas deben rendir exactamente como se espera de ellas para poder alcanzar su máximo potencial. De lo contrario, los efectos negativos sobre el mismo pueden ser nefastos.

    Y eso es lo que le está pasando a Haas, que tras optar al cuarto puesto del campeonato de constructores en 2018, ha ido perdiendo fuelle hasta terminar en la parte baja de la parrilla. No en vano, sus pilotos sólo han evitado la eliminación en Q1 en 10 ocasiones de 24 posibles y el VF-20 es el segundo coche más lento de la parrilla, cediendo una media de 2,295 segundos por vuelta en relación a Mercedes.

    «Hemos tenido el problema durante todo el año, el coche nunca es el mismo de una vuelta a otra»

    Esto hace que Haas cuente con opciones casi nulas de puntuar (sólo ha conseguido 3 puntos este año y es penúltimo en el campeonato) y necesite de circunstancias muy especiales para ello. «Puedo cazar un décimo puesto, tal vez, pero no hay mucho más en el coche», admite Romain Grosjean.

    Una suspensión trasera ‘activa’

    Pero, ¿cuál es el problema principal del coche de este año? Por inaudito que parezca, el sobrecalentamiento de la suspensión trasera hace que esta pierda su forma original y la altura del monoplaza varíe de manera aleatoria en cada vuelta, provocando una descompensación aerodinámica constante.

    «Estamos teniendo problemas con el sobrecalentamiento de la suspensión trasera, lo que significa que la altura de la parte trasera cambia. De una vuelta a otra el balance aerodinámico puede cambiar hasta un 4%», admite el piloto francés.

    A menudo, Haas ofrece el rendimiento más pobre de la parrilla.

    «Cuando hace calor al final de los Libres 3, rodamos con una altura y luego se enfría e iniciamos la clasificación con una diferente, en cada vuelta la suspensión trasera se calienta y la altura trasera cambia», señala Grosjean.

    Esto hace que encontrar una puesta a punto adecuada sea tarea imposible, porque lo que vale en una vuelta, deja de hacerlo en la siguiente. «Lo siento por mi ingeniero de carrera porque tira los dados y decide con qué ángulo de flap vamos a salir, pero nunca sabemos cómo va a terminar. Hemos tenido el problema durante todo el año, el coche nunca es el mismo de una vuelta a otra».

    Ello viene dado porque, de algún modo, el calor proveniente del motor llega a la suspensión y propicia que la fibra de carbono y las piezas metálicas pierdan su rigidez o dilaten, aunque Haas no ha encontrado una solución al respecto. «El equipo no tiene ni idea de qué está causando el sobrecalentamiento de la suspensión. Lo vemos un poco en el auto de Kev (Magnussen), pero siempre ha sido menor en comparación con el nuestro. Este fin de semana, por ejemplo, recogí un 3% de equilibrio aerodinámico a largo plazo. Es bastante».

    Günther Steiner, director de Haas, reconoce que el equipo está teniendo «este problema desde principios de año y llevó algunas carreras entenderlo. Probamos algunas opciones para enfriar el sistema, pero no sé qué diferencia hay, a veces parece funcionar mejor. Llevamos algunas piezas nuevas a Portimao y supongo que no funcionan como pone en las instrucciones. Así que seguiremos trabajando en ello», concluye.

    Fotos: Haas F1 Team