¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    El McLaren MCL35M, un «coche nuevo» a consecuencia del motor Mercedes

    El McLaren MCL35M debe refrendar el buen momento del equipo.

    En una temporada en la que los equipos realizarán escasas modificaciones a consecuencia de la congelación reglamentaria, McLaren ha tenido que afrontar el cambio de suministrador de motores y una mayor inversión.

    2021 debía ser el año de la llegada del nuevo reglamento técnico, pero la pandemia obligó a aplazarlo una temporada más y congelar el desarrollo del chasis y una gran cantidad de elementos mecánicos de los coches de 2020.

    Con una excepción, la de McLaren. La formación afincada en Woking había acordado con Mercedes el suministro de motores a partir de esta temporada, por lo que la FIA ha permitido una mayor cantidad de modificaciones para poder acoplar el nuevo motor a un monoplaza concebido inicialmente para el propulsor Renault.

    «Este cambio altera en gran medida la arquitectura del coche y la forma en que todo está empaquetado»

    Así ha nacido el MCL35M que, sobre el papel, es un MCL35 de 2020 con motor Mercedes. Sin embargo, Piers Thynne, director de producción de McLaren, admite que en la práctica el coche es prácticamente nuevo. «Los demás equipos utilizarán la mayor parte de su coche del año pasado para este año, pero no es nuestro caso a consecuencia del cambio a motor Mercedes. Ha impulsado una gran cantidad de cambios y, esencialmente, hemos construido un coche nuevo. El número de piezas nuevas en el MCL35M es aproximadamente el mismo que cuando construimos el MCL35».

    A eso hay que sumarle que el desarrollo aerodinámico queda fuera de la congelación, por lo que el MCL35M bien podría tener un aspecto muy distinto al de su predecesor. «La parte posterior de la carcasa del chasis y de la caja de cambios alrededor del motor ha cambiado significativamente para adaptarse a la nueva unidad de potencia», explica Thynne. «Este cambio altera en gran medida la arquitectura del coche y la forma en que todo está empaquetado, por lo que todo el diseño de refrigeración y las canalizaciones, ya sean para fluido o aire, han cambiado, junto con todos los arneses eléctricos y las cajas de control».

    Objetivo: mantener los costes bajo control

    Pero todo ello no significa que McLaren haya tirado la casa por la ventana, máxime en una temporada en la que entra en vigor el límite presupuestario de 145 millones de dólares (si bien el desarrollo de este coche se ha realizado casi por completo en 2020).

    Thynne explica que «la FIA creó una lista de componentes de transporte de transición (TCO) que están fuera del límite de costes de este año. Son piezas que se pueden utilizar en 2021 si se usaron en el coche del año pasado».

    McLaren ha aprovechado esta circunstancia «al máximo para permitirnos transferir tanto como sea posible cosas como los componentes internos de la caja de cambios y algunos componentes de la suspensión, y por lo tanto no tenemos que utilizar una parte de nuestro presupuesto de 2021 en su diseño y producción», concluye.

    ¿Permitirá eso a McLaren dar un paso más en su objetivo de alcanzar a Mercedes y Red Bull?

    Fuente: Autosport / Fotos: McLaren Racing