¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Pirelli y equipos necesitan un plan de acción para 2017

    Pirelli ha renovado su acuerdo con el Mundial de F1 por el periodo de 2017 a 2019. La marca milanesa ha solicitado realizar más test y para ello necesita una profunda colaboración de los equipos, algo que desean las propias formaciones.

    Pirelli seguirá en F1 entre 2017 y 2019. Una renovación que no es casualidad y que atiende a la necesidad de contar con un suministrador de neumáticos que entienda las necesidades reales del campeonato, en gran medida por vivirlo desde dentro en los últimos años. En 2017 entrará en vigor un nuevo reglamento técnico y uno de los puntos claves será la utilización de neumáticos más anchos. Para desarrollar estas gomas, Pirelli y las escuderías de F1 necesitan un plan de acción para que pilotos y técnicos consigan una comunicación y colaboración fluida. El objetivo es claro, neumáticos tres segundos más rápidos.

    Es tiempo de sentarse a dialogar, según Toto Wolff: "Es un desafío duro que el producto encaje bien para todos. Debemos hablar y acordar la especificación del neumático en base a nuestra curva de aprendizaje". El responsable de Mercedes entiende que es el camino a seguir en los próximos meses: "Es muy bueno saber con tanta anticipación quién será el suministrador de neumáticos. Ahora hay que desarrollar las reglas para 2017, haciendo monoplazas más veloces y el neumático jugará un papel crucial en ello. Hay que sacar el máximo provecho del largo tiempo que hemos estado juntos".

    A pesar de ello, Wolff es consciente que el papel de suministrador de neumáticos suele ir ligado a las duras críticas, por lo que es más importante si cabe que Pirelli esté en comunión con los equipos: "Pienso que como proveedor de neumáticos solamente puedes recibir cosas malas. Si fabricas un neumático que es espectacular y cae en su rendimiento, el piloto va a quejarse por perder rendimiento tan rápido. Si haces un neumático muy duro y sólido, corres el riesgo de ver como en Le Mans, tres relevos sin cambiar neumáticos".

    Mientras tanto, Pirelli es consciente del reto que tiene por delante. Los nuevos neumáticos delanteros y traseros ganarán en anchura y debe traducirse en una mejora notable de rendimiento. Así lo espera Paul Hembery: "Tener neumáticos más anchos implica tener un mayor impacto, por lo que se obtendrá más rendimiento. Hay trabajo de simulación para que los equipos puedan extraer todo el rendimiento posible de las ruedas. Quizás encontremos dos o tres segundos con los nuevos neumáticos. Basándose en eso, modificarán la aerodinámica y quizás los ajustes del motor para obtener los cinco segundos que intentamos conseguir".

    Fotos: Red Bull / Sauber