¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    ¿Qué falla en el Ferrari SF1000? Ni Binotto sabe la respuesta

    ¿Qué falla en el Ferrari SF1000? Ni Binotto sabe la respuesta
    Ferrari sufre para igualar el rendimiento de equipos que antes estaban muy por detrás.Scuderia Ferrari
    David Plaza
    David Plaza4 min. lectura

    La crisis en la que está sumido el equipo Ferrari tiene un factor principal: el SF1000, que no está ofreciendo un rendimiento acorde al prestigio de la marca. Pero, ¿cuáles son las razones de tan pobre competitividad? Mattia Binotto admite no tener respuesta.

    Que el Ferrari SF1000 tiene un considerable déficit de carga aerodinámica y velocidad punta es evidente y también algo que tanto Mattia Binotto como los pilotos de Ferrari han reconocido en varias ocasiones. pero, ¿cuál es la causa del diseño erróneo que ha provocado estos problemas?

    Esa es la pregunta del millón, pues mientras Ferrari no detecte qué falla en el SF1000, no podrá adoptar las medidas necesarias para subsanarlo. Y es algo que viene de lejos, pues ya en 2019 el equipo sacrificó el desarrollo del SF90 durante la última fase de la temporada para intentar paliar las deficiencias del monoplaza de 2019 y reforzar con ello la competitividad de su sucesor.

    «Después de tres carreras no podemos estar contentos con la situación actual, es muy decepcionante»

    Claro está que el plan no ha ido según lo esperado y las cosas incluso han empeorado, pero ahora lo único que importa es encontrar una solución a un pobre rendimiento en clasificación que tampoco mejora en exceso en carrera. «Nuestra carrera de Hungría, en general, fue muy decepcionante. Después de la clasificación, esperábamos una carrera mejor, pero ese no fue el caso. Necesitamos entender nuestro ritmo de carrera. Después de tres carreras, no podemos estar contentos con la situación actual, es muy decepcionante», admite Mattia Binotto.

    Problemas de correlación aerodinámica

    La base del problema reside en una falta de sincronía entre los datos obtenidos en la simulación y los obtenidos en la pista. Las últimas piezas estrenadas en Austria mejoraron ese problema, pero ahora Ferrari deben detectar dónde está el fallo en el diseño del coche.

    «No tener plena libertad hará que la recuperación sea más difícil», lamenta Binotto, pues el coronavirus ha propiciado que se limite en gran medida el desarrollo y los monoplazas de este año se mantengan en 2021. «Creo que sólo podremos entender cuánto podemos cerrar la brecha cuando hayamos entendido completamente la razón por la que somos tan lentos».

    Por tanto, es crucial que Ferrari sea eficaz a la hora de determinar la base del problema, pues sólo así tendrá alguna opción de conseguir que la temporada 2021 sea más positiva que la actual. «Estamos en una etapa demasiado temprana para saberlo. Así que primero tenemos que concentrarnos en tratar realmente de entender el coche y de ver en dónde podemos progresar rápidamente y responderemos a la pregunta más adelante».

    El año que viene, el Ferrari SF1000 de Sebastian Vettel será heredado por Carlos Sainz, que por el momento ha visto como el rendimiento general de McLaren ha sido superior al de su futuro equipo. ¿Cambiarán las tornas en los próximos meses?

    Fuente: Racefans.net / Fotos: Scuderia Ferrari