¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    ¿Sabrá sobreponerse Red Bull a su desfasado túnel de viento?

    Vista aérea del túnel de viento de Red Bull en Bedford.

    Las últimas temporadas de Red Bull han sido decepcionantes y Mercedes ha estado fuera de su alcance. En 2020, problemas de correlación con el túnel de viento lastraron sus resultados, ¿ocurrirá lo mismo en este año?

    De manera ininterrumpida desde 2013, temporada en la que Red Bull Racing se coronó campeón por última vez, la formación austriaca ha comenzado la temporada con el cartel de favorita y siempre ha decepcionado, consiguiendo algunas victorias pero sin optar realmente al título mundial frente a un equipo Mercedes inalcanzable.

    En 2020, con Honda ya a un nivel competitivo, el problema fue un fallo de diseño que provocó que el RB16 fuera excesivamente inestable en frenada y en curva rápida. Tras una fase de análisis, Red Bull entendió que el problema era que el túnel de viento estaba arrojando resultados erróneos.

    «Parte del problema fueron las complejidades de nuestro túnel de viento, que tiene sus limitaciones»

    «Hemos trabajado muy duro para entender por qué tuvimos problemas con la correlación a principios del año pasado», admite Christian Horner. «Cuando la temporada finalmente se puso en marcha, vimos que algo andaba mal en comparación con lo que nos decían nuestras herramientas de simulación, tanto el túnel de viento como otras herramientas (la CFD).

    «Así que aprendimos mucho durante 2020. Y, por supuesto, el reto ahora es aplicar eso en 2021. Creo que ganamos mucha comprensión durante el año pasado y creo que parte del problema fueron las complejidades de nuestro túnel de viento, que tiene sus limitaciones en algunos aspectos», apunta Horner

    Un túnel de los años 80

    Obviamente, el túnel de viento de Red Bull, situado en la localidad inglesa de Bedford, ha sido actualizado con el paso del tiempo, pero sus orígenes se remontan a los años 80, cuando el Ministerio de Defensa proyectó la construcción del primer túnel de cemento.

    Sin embargo, su costosa fabricación terminó por hacer que se abandonaran los planes, hasta que John Barnard lo descubrió durante su etapa como ingeniero en Ferrari. Antes de alcanzar un acuerdo para su uso, el británico dejó la Scuderia y se marchó a Arrows, pero tanto el equipo de F1 como TWR (Tom Walkinshaw Racing, propietario del equipo) desaparecieron, heredando la situación Jaguar Racing, que había entrado en la Fórmula 1 tras comprar Stewart Racing.

    Un joven Christian Horner muestra la turbina del túnel de Bedford en los inicios de Red Bull en la Fórmula 1.

    Como sabemos, Jaguar no tuvo éxito en la Fórmula 1 y acabó vendiendo el equipo a Red Bull, que de la mano de Ben Agathangelou modernizó el túnel de viento y permitió a Adrian Newey desarrollar todo su potencial y ganar cuatro títulos mundiales de pilotos y constructores consecutivos entre 2010 y 2013.

    Ahora el túnel de viento de Bedford, apto para una escala del 60% y que AlphaTauri utiliza también para preparar el nuevo monoplaza fruto del reglamento técnico de 2022 (el suyo de Bicester sólo permite maquetas al 50%), ha quedado algo desfasado en comparación al de sus rivales, lo que ha dado dolores de cabeza a Red Bull en los últimos años.

    "Las inconsistencias surgieron del hecho de que nuestro túnel de viento, que es un modelo más antiguo, transmitió información incorrecta con el coche más ancho. Esto ha sido reconocido y parcialmente resuelto», señaló Helmut Marko este invierno.

    Un vistazo en profundidad al túnel de viento de Red Bull Racing.

    Gran parte del problema reside en el tamaño del túnel. Mientras otros equipos operan en instalaciones que pueden albergar escalas 1:1 de sus monoplazas (aunque el reglamento sólo permita maquetas del 60%), el de Red Bull no lo permite y a medida que los coches han ido ganando en tamaño, la proximidad de las paredes a la maqueta ha ido alterando negativamente la fiabilidad de los resultados.

    «Creo que sólo vamos a saber qué tipo de progreso hemos hecho una vez que comiencen las carreras», admite Christian Horner en relación al monoplaza de 2021. «Cuando se introduce algo nuevo en el coche, tiende a permanecer. Y, por supuesto, ya no tienes el beneficio de los test, así que debes probar componentes en un circuito de Gran Premio o en tu mundo virtual».

    «Logramos recuperarnos a lo largo de la temporada 2020 y, por supuesto, eso es de lo que intentaremos aprender a medida que nos dirigimos a la temporada 2021», concluye.

    ¿Funcionará como es debido el túnel de viento y tanto Max Verstappen como Sergio ‘Checo’ Pérez disputarán el título mundial a Mercedes. En poco más de un mes comenzaremos a tener respuestas a esa pregunta.

    Fuente: Autosport / Fotos: Red Bull Content Pool