¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Vasseur: «El coronavirus recalibrará prioridades, no sé si el automovilismo será una de ellas»

    Frédéric Vasseur, director de Alfa Romeo Racing.Alfa Romeo Racing

    La situación que vive el mundo en estos momentos llena de incertidumbre cualquier visión de futuro, tanto a nivel social como económico.

    En ese contexto, la Fórmula 1 teme las consecuencias a corto, medio y largo plazo, algo que Frédéric Vasseur ha admitido públicamente.

    No cabe duda de que la crisis mundial provocada por el coronavirus en apenas dos meses amenaza con ser la mayor de la historia en muchos ámbitos y la Fórmula 1 no puede permanecer ajena a eso.

    Aunque durante los días previos al Gran Premio de Australia, el campeonato y muchos de sus integrantes parecían no asumir lo que estaba sucediendo en el resto del mundo, finalmente todo se precipitó y a la cancelación del evento le sucedieron más suspensiones y aplazamientos de otras carreras posteriores.

    No sólo eso, pues se ha ordenado el adelanto del parón veraniego obligatorio y se ha aplazado hasta 2022 el nuevo reglamento que debía entrar en vigor el año que viene. Así las cosas, ahora los equipos intentan evaluar las pérdidas económicas que conllevará la situación, con carreras canceladas y patrocinadores en apuros a consecuencia de los confinamientos o distanciamientos sociales decretados por muchos gobiernos.

    «Era importante mantener el límite presupuestario en vigor para el 1 de enero de 2021»

    Ante la pregunta de si el aplazamiento del nuevo reglamento es importante para el futuro de los equipos, Frédéric Vasseur respondió contundentemente. «¡Esencial! Entre la inevitable reducción de nuestros ingresos “FOM" (los provenientes de los ingresos de los Grandes Premios) y las dificultades a las que tendrán que enfrentarse nuestros patrocinadores en los próximos meses, terminaremos con un 15/20% menos de ingresos financieros mientras que los costes se dispararán. Multiplicar los "trillizos" (tres Grandes Premios consecutivos) requerirá la contratación de personal para cumplir con el ritmo acelerado de las carreras y nos veremos obligados a lanzar a producción un montón de piezas: alerón delantero, suelo, etc., que necesitaremos por si acaso», comenta en declaraciones a AutoHebdo.

    El director de Alfa Romeo señala los principios de acuerdo alcanzados por los equipos, así como los que esperan aprobar en próximas fechas para paliar la crisis. «La idea es que congelemos al menos el monocasco, el motor y otros elementos aún por definir, como los soportes de bujes y cosas así. No había necesidad de decidir todo de golpe. Igualmente importante fue mantener el límite presupuestario en vigor para el 1 de enero de 2021. Nos permitirá un aterrizaje un poco más suave cuando la epidemia disminuya y evitará que las estructuras más grandes gasten sumas imprudentes en su coche de 2022».

    Cuarentena y calma

    Ya en un plano más personal, Vasseur admite que la decisión de adelantar el parón veraniego a marzo ha supuesto un alivio para Alfa Romeo, que ordenó la cuarentena de los empleados que viajaron a Australia.

    «Todo el equipo de carreras ha sido puesto en cuarentena para no correr ningún riesgo», explica Vasseur. «En cuanto a los 350 empleados que nos quedan, están encerrados como todos los empleados suizos. La decisión de adelantar las vacaciones de verano de 14 a 21 días es buena porque habría tenido problemas para poner a todos a teletrabajar. La planta de Hinwil permanecerá cerrada del 23 de marzo al 13 de abril».

    El dirigente francés está involucrado en el automovilismo desde hace varias décadas, por lo que conoce bien las consecuencias de una crisis internacional. Sin embargo, considera que la actual va a ser la más relevante.

    «En más de treinta años de carrera he tenido que enfrentarme a las consecuencias e incertidumbres vinculadas a la Guerra del Golfo en 1990, al 11 de septiembre de 2001, a SARS en 2003, a la crisis de alto riesgo en 2007-2008, etc», recuerda. «Pero, desde China hasta América a través de Europa, todos nos vemos afectados, así como todos los campos de actividad. Sólo la más mayores habían conocido la contención durante la Segunda Guerra Mundial. Los próximos tiempos van a ser difíciles. Habrá un antes y un después de COVID-19, en términos de nuestras prioridades. Y no estoy seguro de que el automovilismo sea uno», concluye.

    Fuente: AutoHebdo / Fotos: Alfa Romeo Racing