¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    GP Arabia SaudíAsí fue la intensa batalla final entre Leclerc y Verstappen por la victoria

    Así fue la intensa batalla final entre Leclerc y Verstappen por la victoria
    La estrategia jugó un papel fundamental en los diferentes adelantamientos.
    Juan Muñoz
    Juan Muñoz4 min. lectura

    La batalla entre Lewis Hamilton y Max Verstappen del año pasado parece haber dejado paso a otra del piloto de Red Bull contra Charles Leclerc, con un triunfo para cada bando por el momento a la espera de ver el desarrollo de cada uno.

    Si la temporada 2021 ya dejó imágenes para el recuerdo por doquier, 2022 promete no decepcionar en este sentido: con un cambio parcial de los protagonistas, al menos por el momento, la pugna por la victoria en cada carrera va a estar reñida.

    Ferrari y Charles Leclerc por un lado, a la espera de que Carlos Sainz se ponga a tono con el F1-75 y se sume a la batalla, Max Verstappen y Red Bull un año más por el otro. ¿Se unirá Mercedes a este enfrentamiento ajustadísimo? Ambos bandos están convencidos de ello, pero los comandados por Toto Wolff consideran que aún les queda mucho trabajo por hacer para lograrlo.

    Cuchillo entre los dientes

    Mientras que en Bahréin Leclerc lo tuvo relativamente fácil para hacerse con la primera victoria del año al salir desde la pole position, con Verstappen convertido en su sombra hasta el doble abandono de Red Bull en cuestión de un par de vueltas, en Arabia Saudí ha sido harina de otro costal.

    Una vez que el coche de seguridad por el impacto de Nicholas Latifi contra las protecciones relegó a Sergio Pérez a la cuarta plaza tras partir líder, todo quedó en manos de Leclerc y Verstappen.

    En la vuelta 42, el #33 aprovechó su velocidad punta superior para ponerse primero... pero el #16 se lo devolvió en la recta principal con DRS, un elemento que iba a dar que hablar poco después.

    Inteligencia por bandera

    Leclerc no engranó la 8º marcha en la recta de Bahréin para aprovechar la batería y una mejor salida de la curva y dar cuenta de Verstappen, y en Jeddah se vio cómo ninguno quería pasar primero por la línea de detección del DRS: frenazo de ambos justo inmediatamente antes de la línea para disponer de esta ventaja que fue crucial.

    «Ha sido bastante guay, una batalla dura ahí fuera; la he disfrutado mucho. No ha sido fácil al principio, era fácil desgastar el neumático medio y perder rendimiento. En cuanto cambiamos al duro tuvimos un ritmo muy bueno, me sentía mucho más cómodo con ese neumático para poder luchar», confesó Verstappen.

    En las últimas vueltas, Leclerc cayó de nuevo y no pudo devolvérsela a Verstappen al haber bandera amarilla en el primer sector.

    «Cuando terminó el último VSC teníamos muy buen agarre, y eso ha sido muy importante, porque en cuanto he cogido el DRS he podido intentar adelantar, aunque me ha llevado un par de vueltas. Una vez lo logré, fueron dos vueltas de clasificación seguidas, pero terminamos por delante. Somos fuertes, pero ellos también tienen un buen 'modo defensa', no es fácil adelantarles», concluyó Verstappen.