¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Williams y Renault presentan pérdidas económicas

La formación británica mantiene su buen tono en las actividades paralelas a la Fórmula 1, pero su crisis deportiva se ha hecho notar en los balances.

En lo que respecta a la marca francesa, la devaluación de la libra y el esfuerzo económico adicional para ser cuartos en el campeonato de 2018 han hecho mella en las cuentas.

Williams y Renault no pasan por su mejor momento, ni en la pista, ni fuera de ella.

El secreto del éxito de Williams radica en sus actividades paralelas a la Fórmula 1, principalmente su división tecnológica denominada Advanced Engineering, que proporciona servicios en muchos ámbitos distintos y sigue arrojando importantes ganancias cada año.

Sin embargo, la creciente crisis deportiva de Williams en la categoría reina, en la que en 2018 acabó en último lugar del campeonato de constructores con la reducción que ello conlleva a nivel de reparto de beneficios y atracción de patrocinadores, se ha dejado notar en el balance global.

Así, Williams Grand Prix Holdings ha presentado unas pérdidas de 18,8 millones de libras (casi 19 millones de euros) tras los seis primeros meses de 2019. La división de ingeniería arrojó un beneficio de 2,2 millones de libras, mientras que el equipo de Fórmula 1 perdió 16,8 millones de libras y Heritage (división que gestiona el patrimonio histórico del equipo) -junto con el resto de actividades menores como el centro de conferencias y otros proyectos-, 4,5 millones de libras más de balance negativo.

Renault, esfuerzo extra

En lo que respecta al equipo francés Renault, las cuentas de 2018 tampoco han sido positivas, pues el balance general ha arrojado una pérdida de 7,4 millones de libras (8,3 millones de euros).

En 2017 se produjo un beneficio de 1,1 millones de libras, pero según el equipo se han producido dos factores principales para que la situación haya cambiado. Por un lado, el impacto de la devaluación de la libra frente al euro o el dólar (Renault F1 opera en Inglaterra, al igual que otros seis equipos de la parrilla). Por otro, el esfuerzo adicional que el equipo tuvo que hacer para mejorar el coche y asegurarse el cuarto puesto del campeonato de constructores, que finalmente consiguió frente a Haas.

Todo ello ha sucedido en un marco de expansión del equipo, que incorporó 70 empleados más en 2018: 32 en producción, 25 en ingeniería y 13 en administración. Debido a ello, el coste anual de personal ascendió hasta los 9,4 millones de libras.

Fotos: Williams Racing

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto