¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    El nuevo sistema (barato) para desalinizar y depurar agua con radiación solar

    El nuevo sistema (barato) para desalinizar y depurar agua con radiación solar
    El agua potable es escasa en muchas partes del mundo.
    David Plaza
    David Plaza4 min. lectura

    La escasez de agua potable es un problema que afecta a dos tercios de la población mundial y, por el momento, los métodos de desalinización del agua son excesivamente caros y complejos para muchas zonas del planeta.

    En los últimos años, se han investigado diferentes métodos para conseguir que el agua del mar o el agua salobre sean aptas para su consumo humano, industrial o agrícola y son varios los que se utilizan en la actualidad.

    Los más conocidos son los de ósmosis inversa, desalinización térmica, destilación, congelación, evaporación relámpago y electrodiálisis. También se ha experimentado con un método que utiliza la radiación solar, pero hasta ahora el proceso se había revelado demasiado caro y complejo como para ser utilizado en masa.

    Un nuevo sistema desalinizador son calor solar

    Sin embargo, científicos del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) han encontrado un nuevo método muy barato y sencillo con el que convertir el agua salada o salobre en agua potable para su consumo humano, industrial o agrícola.

    Esquema básico del sistema de desalinización del MIT.

    Dicho proyecto está liderado por Lenan Zhang, Xiangyu Li y Evelyn Wang, que afirman haber encontrado el modo de aplicar un sistema barato, eficiente y fiable que además es viable en condiciones extremas sin tener que recurrir a costosos procedimientos de mantenimiento y reparación.

    Aplicable a varios usos

    El equipo de investigación del MIT informa además de que este sistema permite no sólo desalinizar agua marina y salobre, sino también depurar aguas residuales o incluso esterilizar instrumental médico con vapor de agua con la única intervención de la radiación solar como fuente de energía.

    «Se han hecho muchas demostraciones de diseños de evaporación basados en la energía solar, de alto rendimiento y que rechazan la sal», dice Wang, catedrático de Ingeniería y director del Departamento de Ingeniería Mecánica del MIT. «El reto ha sido el problema del ensuciamiento de la sal, que la gente no ha abordado realmente».

    El sistema de estos investigadores del MIT se basa en la desalinización sin mechas, evitando así el principal problema de las mismas: acumulan la sal y son difíciles de limpiar.

    El resultado es un sistema de capas con material oscuro en la parte superior para absorber el calor del sol, y luego una fina capa de agua por encima de otra de material perforado, asentada sobre un depósito profundo de agua salada, como un tanque o un estanque.

    En sus estudios, los investigadores han determinado que el tamaño óptimo de los agujeros practicados en el material perforado de poliuretano utilizado en las pruebas es de 2,5 mm de diámetro.

    Planta desalinizadora en Chile. Foto: Terram.

    Estos son lo suficientemente grandes como para permitir una circulación convectiva natural entre la capa superior de agua, más caliente, y el depósito inferior, más frío. Esa circulación arrastra de forma natural la sal de la fina capa superior hacia la masa de agua inferior, mucho más grande, donde queda bien diluida y deja de ser un problema.

    «Eso nos permite conseguir un alto rendimiento y, al mismo tiempo, evitar esta acumulación de sal», dice Wang. Li añade que este sistema, además de tener un alto rendimiento y ser muy fiable, «permite trabajar con agua salina casi saturada, de manera que también es muy útil para el tratamiento de aguas residuales».

    Además, aseguran que ello ha sido logrado utilizando materiales baratos, casi domésticos.

    Fuente: MIT / Fotos: Unsplash | MIT