¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Fotos Ferrari F40

    Fotos Ferrari F40 - Miniatura 1
    Fotos Ferrari F40 - Miniatura 2
    Fotos Ferrari F40 - Miniatura 3
    Fotos Ferrari F40 - Miniatura 4
    Fotos Ferrari F40 - Miniatura 5
    Fotos Ferrari F40 - Miniatura 6
    Fotos Ferrari F40 - Miniatura 7
    Fotos Ferrari F40 - Miniatura 8
    Fotos Ferrari F40 - Miniatura 9
    Fotos Ferrari F40 - Miniatura 10
    Fotos Ferrari F40 - Miniatura 11
    Fotos Ferrari F40 - Miniatura 12
    Fotos Ferrari F40 - Miniatura 13
    Fotos Ferrari F40 - Miniatura 14
    Fotos Ferrari F40 - Miniatura 15
    Fotos Ferrari F40 - Miniatura 16
    Fotos Ferrari F40 - Miniatura 17
    Fotos Ferrari F40 - Miniatura 18
    Fotos Ferrari F40 - Miniatura 19
    Fotos Ferrari F40 - Miniatura 20
    Fotos Ferrari F40 - Miniatura 21
    Fotos Ferrari F40 - Miniatura 22
    Fotos Ferrari F40 - Miniatura 23
    Fotos Ferrari F40 - Miniatura 24
    Fotos Ferrari F40 - Miniatura 25
    Fotos Ferrari F40 - Miniatura 26
    Fotos Ferrari F40 - Miniatura 27
    Fotos Ferrari F40 - Miniatura 28

    El Ferrari F40 es la joya con la que quiso despedirse Enzo Ferrari. Un coche de carreras con matrícula. Un mito que ha evolucionado convirtiéndose en uno de los vehículos más exigentes jamás creados por el hombre. Sus líneas son un icono entre los automóviles deportivos, firmadas por Leonardo Fioravanti, dentro del estudio de Pininfarina, han evolucionado de manera increíble: todavía hoy, 30 años después de su lanzamiento, sigue luciendo un aspecto aterrador.

    El morro afilado, su enorme alerón trasero y sus formas proporcionadas dan paso a un interior minimalista donde el sabor a carreras está siempre presente. Los asientos tipo bucket dan paso a un puesto de conducción que también destaca por su exigencia: un volante pequeño, un espacio minúsculo para los pies y unos pedales muy unidos hacen de su conducción una auténtica experiencia. Un diseño afilado, un interior casi de competición y un motor y puesta a punto que es de locos: un V8 con casi 500 CV y un comportamiento radical debido a la sobrealimentación. Sin duda, uno de los coches más especiales de la historia, el Ferrari que todo petrolhead sueña con tener en su garaje.