¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    La producción del Bentley Bacalar, a punto de culminar, el sucesor está en camino

    La producción del Bentley Bacalar, a punto de culminar, el sucesor está en camino
    12
    Bentley BacalarBentley Mulliner
    Fran Romero
    Fran Romero3 min. lectura

    Los de Mulliner ya han entregado ocho de la docena de unidades disponibles del exclusivo Bentley Bacalar. El roadster basado en el Continental GT Cabrio es una creación única a punto de culminar su producción, con e siguiente one-off ya en la mente de la división de personalización.

    La explosión en las ventas de Bentley, de la que dicen que no sale ni una sola unidad igual a otra de las líneas de producción de Crewe y gracias a la experiencia de los artesanos que forman el equipo de la división de personalización de Mulliner, supuso un verdadero premio a esta con la creación de uno de los modelos más exclusivos nunca antes fabricados.

    Tan especial es que ni siquiera se encuentra en el catálogo de productos. El Bentley Bacalar es un one-off solamente al alcance de clientes más que exquisitos y exclusivos, capaces de desembolsar lo que sea por hacerse con una de las doce unidades disponibles. Ya se han entregado ocho, faltan cuatro y se espera que sean entregadas antes de finales de año, por lo que la firma ha decidido mostrar algunos de los colores que visten la carrocería de este roadster basado en el Continental GT Cabrio.

    Bentley Bacalar

    Las cuatro están a la espera de pasar el control de calidad, y embarcar en el transporte hasta su destino. La más especial es una de color naranja metalizado, llamado «Naranja Sunset», una pintura que viste su carrocería de fibra de carbono y que contrasta con las grandes llantas de aleación de 22 pulgadas pintadas en negro.

    Para el interior, se ha elegido una tapicería de cuero blanco, contrastando con secciones en Alcatara negro y detalles en el mismo color del exterior. Cabe destacar que su exclusividad no solo se mide en su ligero cuerpo exterior, sino también en otros detalles. Por ejemplo, necesita nada menos que seis meses para ser producido, y solo el asiento del conductor cuenta con casi 150.000 puntadas de hilo para las costuras de contraste, y una banqueta y respaldos decorados con perforaciones ovaladas

    La decoración del habitáculo presenta metales brillantes y satinados en negro, en colores tintados, en cromo brillante o en fibra de carbono satinada. Una atmósfera única que no tiene límites para satisfacer a los clientes, y que se completa con un potente motor W12 de 6.0 litros con una potencia máxima de 659 CV y asociado a un cambio automático DCT de 8 velocidades y tracción total. Lo más interesante es que Mulliner ya tiene otro proyecto en mente, del que no ha dado detalles, pero confirma que existe y costará más de los 1,778 millones de Euros que cuesta un Bacalar «simple».

    Temas relacionados

    La producción del Bentley Bacalar, a punto de culminar, el sucesor está en camino