¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    El nuevo BMW M3 G80 frente a su más lejano antepasado, el mítico BMW M3 E30

    10
    BMW M3 E30 vs. BMW M3 G80BMW

    El BMW M3 acaba de cumplir 35 años en 2020, el mismo en el que ha sido presentada su nueva generación, la sexta desde 1985 y la que ha dado el mayor salto evolutivo de la historia del modelo debido a sus numerosas novedades. Analizamos cuánto ha cambiado el M3 actual desde que fuera lanzado en 1985.

    Una de las grandes novedades del año pasado fue la presentación de la nueva generación del BMW M3, que fue destapada el pasado mes de septiembre junto a la también nueva generación del BMW M4. Estos modelos llegaron con un planteamiento técnico muy renovado y muchas novedades debajo del brazo, algunas auténticas primicias para sus respectivas gamas. Aunque también llegaron en un momento muy especial, el año en el que se cumplía el 35 aniversario del nacimiento del M3 original.

    El BMW M3 nació oficialmente en otoño de 1985, cuando fue desvelada la primera generación en el Salón del Automóvil de Frankfurt. Y aunque el M3 se ha mantenido fiel a sus principios originales, hoy ya convertido en todo un icono de la firma de Múnich tanto en la calle como en las pistas de medio mundo, lo cierto es que aquel modelo era muy distinto del que encontramos hoy en los concesionarios. Analizamos las diferencias del actual M3 con respecto a su primer antepasado, el mítico M3 E30.

    El primer M3 solo estuvo disponible como coupé.

    Medidas

    El BMW M3 nació originalmente como una variante destinada a homologar la versión de competición de Grupo A del mismo modelo, por lo que BMW tan solo debía fabricar 5.000 unidades para obtener la homologación de la FIA. Sin embargo, la acogida de esta versión fue tan buena que terminaron siendo producidas casi 18.000 unidades durante su primera generación. Aunque esto fue tan solo un aviso del éxito internacional de un modelo que se ha convertido en todo un icono para la marca del que se han vendido ya cientos de miles de unidades.

    Diferencias

    Ya han pasado 35 años desde que fuera desvelada aquella mítica primera generación de código E30, pero hasta el día de hoy el M3 sigue siendo fiel a su receta original. Un motor muy potente y un bastidor tremendamente afinado para lograr la máquina de conducir definitiva. Lo que le ha permitido ser la base perfecta para exitosos vehículos tanto de rallies como de circuitos, a pesar de estar basado en un sedán familiar.

    Tan distintos como parecidos.

    Aunque eso no significa que el modelo no haya evolucionado convenientemente durante estas décadas y lo cierto es que el M3 actual poco tiene que ver con el primero de sus antecesores, comenzando por su propia tipología. Ya que el BMW M3 E30 solo estuvo disponible con carrocería coupé, que hoy se corresponde con el BMW M4, mientras que el nuevo BMW M3 G80 es la variante sedán de 4 puertas. Precisamente una de las grandes novedades de la nueva generación G80 es que el M3 va a estrenar por fin una variante de carrocería familiar, el largamente esperado BMW M3 Touring.

    A nivel mecánico tampoco pueden ser más diferentes, pues la primera generación del modelo contó con un motor de 4 cilindros especialmente desarrollado por el genial Paul Rosche y su equipo que estuvo disponible en versiones de 2.3 y 2.5 litros, todas ellas atmosféricas. Mientras que el modelo actual cuenta con un bloque de 6 cilindros en línea de doble turbo y 3.0 litros que está disponible en dos niveles de potencia.

    En cuanto a su rendimiento mecánico, el BMW M3 E30 original nació con 200 CV, aunque luego descendieron a 195 CV en aquellos mercados donde se incluyó el obligatorio catalizador. Cosas de la introducción de la gasolina sin plomo. Posteriores versiones del modelo, como los M3 Evolution y M3 Sport Evolution, elevaron la potencia hasta los 238 caballos. El BMW M3 actual puede ser solicitado con 480 o 510 CV, aunque más adelante se esperan variantes más radicales y potenciadas. A nivel de transmisión, el nuevo M3 G80 va a contar con opción de montar caja manual o automática y, por primera vez en la historia del modelo, una versión de tracción total.

    BMW M3 G80, solo con 4 puertas.

    Como podemos ver en la tabla de medida superior, el nuevo modelo es considerablemente más largo, ancho y alto que el BMW M3 E30 original, lo que se deja también notar en su peso, muy superior sobre todo en la versión equipada con el sistema de tracción total. Pero aún así, la diferencia de potencia desequilibra la balanza a favor del nuevo M3, que cuenta con más del doble de potencia que la versión más poderosa de su antecesor incluso en su variante básica.

    A nivel de bastidor tampoco encontramos más semejanzas que el empleo de materiales ligeros y elementos de alto rendimiento. El primer M3 ya contaba con elementos de aluminio en el esquema de suspensión delantera, pero su configuración era notablemente más sencilla y simple que la del modelo actual, que monta una doble horquilla delante, un complejo multibrazo trasero y amortiguadores adaptativos. En cuanto al apartado de frenada, el BMW M3 E30 montaba discos ventilados y calzaba unas llantas de 15 pulgadas que quedan pequeñas frente a las inmensas llantas de 18 y 19 pulgadas del modelo actual, tras las cuales encontramos enormes discos con pinzas de 6 pistones en el eje delantero.

    Una diferencia menor pero muy conocida por los aficionados del modelo son sus espejos retrovisores. Si el BMW M3 E30 montaba los mismos espejos laterales que el resto de versiones de la gama regular, el actual M3 G80 continúa con la tradición comenzada por el M3 E36 de montar espejos específicos, con formas más agresivas y aerodinámicas. Mención aparte de los riñones que forman la parrilla delantera, que como el resto de la gama BMW han evolucionado en los últimos años hasta adoptar formas de mayor tamaño, y en el caso de los nuevos M3 y M4 recién presentados son precisamente los más grandes que podemos encontrar en el catálogo actual de la firma de Múnich.

    La evolución ha sido enorme estos años en todos los aspectos.

    A nivel estético o de equipamiento tecnológico no podemos comparar dos modelos que están separados por 35 años, ya que dispositivos como el ESP, el control de tracción o el propio sistema de navegación por satélite serían considerados de ciencia ficción en la época que se estrenó el primer M3. Pero aún así, las últimas generaciones del M3 siguen contando con esa garra y espíritu deportivo que caracterizó a la primera generación.

    Ficha técnica

    El nuevo BMW M3 G80 frente a su más lejano antepasado, el mítico BMW M3 E30