¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Bosch muestra la tecnología de un eje electrificado especial para coches eléctricos

    Bosch muestra la tecnología de un eje electrificado especial para coches eléctricos
    El chasis rodante de Bosch es una solución para producir diferentes coches eléctricosBosch
    Fran Romero
    Fran Romero4 min. lectura

    Los ejes electrificados son las soluciones más rápidas y casi más baratas que montar un motor encima del eje. Una solución que también libera espacio y reduce el peso del conjunto. Bosch, uno de los grandes proveedores, explica las ventajas que supone un eje eléctrico para los fabricantes, avanzando también las nuevas parcelas de investigación para el futuro.

    Los fabricantes tienen la difícil misión a la hora de concebir un nuevo coche eléctrico de dar forma a los pliegos de condiciones. En los eléctricos, el gran reto el de solucionar los problemas de peso y espacio, y por supuesto el precio, ya que las avanzadas soluciones que existen y que permiten reducir el peso, también encarecen el precio final que paga el cliente.

    Bosch dispone de una solución que gana adeptos entre las marcas por sus importantes ventajas: el eje electrificado. Un sistema que ofrece más espacio y rebaja el peso, como ha demostrado sobre el chasis rodante de Benteler. El líder de los componentes explica que su combinación es uno de los sistemas más compactos en la industria: el motor eléctrico, la transmisión y electrónica de potencia se fusionan en una sola pieza liberando espacio.

    La tecnología de eje electrificado se ha montado en el chasis rodante de Benteler

    El eje eléctrico de Bosch para coches eléctricos ahorra espacio y peso

    Una tecnología se integra en el eje y puede ofrecer una amplia gama de potencias, desde un mínimo de 50 kW a un máximo de 300 kW, cifras que traducidas a un motor de combustión supone una horquilla desde 67 CV a 402 CV, y entre 1000 y 6000 Nm de par motor máximo, por lo que se adapta perfectamente a los requisitos de cualquier coche eléctrico, sea un urbano, utilitario, compacto, SUV, deportivo o incluso una furgoneta eléctrica.

    Pero además del espacio, el peso se rebaja considerablemente. El proveedor explica que un motor eléctrico de 150 kW, como el del Volkswagen ID.3, pesa unos 90 kilogramos, más o menos la mitad de un bloque de gasolina con 204 CV. Esta importante rebaja de peso supone también que sea un 94 por ciento más eficiente que el motor de combustión tradicional.

    Esta es la tecnología de propulsión más avanzada hoy disponible, incluso para futuros modelos eléctricos que veremos más allá de 2022. El Mercedes EQS y el Maserati Grecale son dos de los futuros equipados con un eje trasero electrificado, y con semiconductores basados ​​en carburo de silicio que transmiten la corriente sin pérdidas, que permitirá aumentar la eficiencia de los eléctricos hasta un 6 por ciento. Además, las baterías también evolucionarán, reduciendo su tamaño pero manteniendo su capacidad y autonomía, todo para bajar el precio final de venta.

    Detalle del compacto motor eléctrico de Bosch, que se monta en sus ejes electrificados

    Fuente: Bosch