¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Cómo cargar la batería del coche, todas las opciones

    Cargar la batería del coche suele ser una urgencia, es recomendable llevar pinzas siempre.

    Para arrancar el coche necesitas electricidad. Si no la tienes, tendrás que cargar la batería del coche y, para ello, hay varias soluciones posibles. Todo depende de qué herramientas tengas a tu alcance y en qué contexto te pille. Te contamos cómo hacerlo.

    Tu coche necesita de un sistema eléctrico para el arranque del motor, por eso la batería del coche es un elemento fundamental. Si se ha descargado vas a tener problemas porque, al poner el contacto, quizá se enciendan las luces y el climatizador -entre otros elementos-, pero no tendrás suficiente como para arrancar el coche.

    Así que la solución no es otra que cargar la batería. O bien, como mucho, empujar el vehículo -con ayuda de alguien, claro- para arrancar 'a empujón'. De eso hablaremos más adelante, pero antes te vamos a enseñar qué tienes que hacer para poder cargar la batería de tu vehículo y conseguir que arranque de forma normal. Y sin hacer sufrir su mecánica.

    Revisa que las pinzas están conectadas en los bornes que corresponde según su color.

    Cómo cargar la batería del coche con pinzas para arrancar el motor sin problemas

    Hay varias formas de cargar la batería de tu vehículo, y depende del contexto en que te encuentres será más fácil una u otra. Lo más habitual es que se trate de un imprevisto, el hecho de que se haya quedado sin la carga suficiente como para arrancar, así que lo mejor es llevar unas pinzas en el maletero. Así, cualquier otro coche nos servirá de ayuda.

    Las pinzas no son más que dos cables -pero preparados para esto- que se conectan de polo a polo entre la batería de nuestro vehículo y la de otro coche. Es decir, tenemos que tomar un extremo de la pinza y conectarlo al polo negativo de nuestra batería, y con el otro extremo hacer la conexión al polo negativo de la batería de un coche que tenga suficiente carga.

    Esto es lo que haría un primer cable, pero ¿y el otro? Sencillamente lo conectaremos al polo positivo de nuestra batería, por uno de sus extremos, y al polo positivo de la batería del otro coche por su otro extremo. Ahora, lo que debemos hacer es arrancar el coche que sí tenga batería. Arrancaremos y, sin hacer nada más, dejaremos el coche al ralentí hasta que tome la temperatura de motor óptima.

    Cuando ocurra esto, lo ideal es apagar las luces, la música y el sistema de climatización del coche que tiene su batería en buen estado y mantener, durante un par de minutos aproximadamente nuestro coche sin batería totalmente apagado, pero conectado a la batería del otro vehículo a través de las pinzas.

    Cuando haya pasado este tiempo, entonces sí, pondremos el contacto en nuestro coche sin batería y deberíamos ver que las luces se iluminan correctamente. Las quitaremos, de todos modos, y desactivaremos el sistema de climatización. Ahora procederemos a arrancar el coche con normalidad, para lo que ya debería tener batería suficiente.

    Aunque arranque, es recomendable mantenerlo conectado un par de minutos más. Y si le cuesta, en el coche que sí tiene batería deberíamos acelerar ligeramente para subirlo de vueltas, de tal modo que la batería no sufra en exceso y podamos darle energía suficiente al coche que no tiene batería. Lo que está ocurriendo, sencillamente, es que se está cargando la batería de nuestro vehículo 'averiado'.

    Un cargador de baterías es una herramienta muy útil, plantéate tener uno en casa.

    Cómo cargar la batería del coche con un cargador específico

    Si no se trata de un imprevisto, sino que el coche ha estado parado en el garaje durante mucho tiempo, por ejemplo, entonces podemos optar por un cargador de baterías de coche. Es un dispositivo de formas rectangulares que se conecta a la toma de corriente doméstica y del que salen dos pinzas. Es decir, lo mismo que si fuéramos a cargar la batería del coche siguiendo el procedimiento anterior.

    Solo tendremos que tomar las pinzas del cargador de baterías y conectarlas al polo positivo y negativo, según corresponde, desconectando la batería del vehículo por los bornes. Así evitaremos que haya descarga, o que se pueda fastidiar algún fusible, aunque no debería ocurrir. Es algo que podemos hacer sin sacar la batería del vehículo, aunque lo más recomendable es extraerla y llevarla a casa para que esté a una temperatura ideal.

    En el cargador de baterías de coche verás una serie de luces. La mayoría de estos dispositivos tienen luces que indican el porcentaje de carga y, por lo tanto, pasadas unas horas nos avisará cuando haya llegado al 100% de carga. Será entonces cuando podamos desconectar la batería del cargador, volver a montarla en el coche y, conectando los bornes de la manera que corresponde, tratar de arrancar el vehículo con normalidad.

    Si el coche no arranca, quizá la batería no tenga suficiente energía para ello.

    ¿Qué hacer si no carga la batería de mi coche, a pesar de lo anterior?

    Al cargar la batería del coche usando las pinzas, siempre debería arrancar porque será la batería del coche en buen estado la que esté dando energía al sistema de arranque de nuestro vehículo. Pero puede pasar que, después de todo esto, al desconectar las pinzas nuestro vehículo ya no sea capaz de arrancar por sí solo.

    Y puede pasar también que, después de haber cargado la batería con nuestro cargador, la cosa no funcione. O que nunca llegue a marcar el 100% de carga. En estos casos, lo más probable es que la batería se haya degradado hasta tal punto que sea inservible. Y por tanto, deberíamos comprar una nueva batería para reemplazar la que ha estado usando nuestro vehículo.

    Si no dispones de pinzas, ni de un cargador, arrancar a empujón puede ser una opción de emergencia.

    Precauciones al cargar la batería del coche y algunos trucos y consejos

    Cuando vayas a seguir cualquiera de los procedimientos que describíamos anteriormente, ten cuidado con los contactos porque podrían darte corriente. Es recomendable coger siempre las pinzas por la parte de plástico para evitar que la electricidad pase por tu cuerpo y tengas un disgusto. Y ten precaución siempre de mantener los coches apagados en los momentos en que señalamos.

    A pesar de todo esto, es recomendable usar guantes de plástico y, por supuesto, hacer todo esto siempre con calzado. Revisa además, en todos los pasos, si estás conectando los polos correctamente. Y ten cuidado de mantener el coche que está en buen estado con el motor encendido y al ralentí, o incluso acelerando ligeramente, para no dañar su batería y perder carga.

    Cuando vayas a utilizar un cargador de baterías, trata de mantenerlo alejado de temperaturas demasiado altas o demasiado bajas y de la lluvia o de cualquier forma de humedad. La batería también sufre con los cambios bruscos de temperatura, así que lo mejor es hacer esta carga dentro de casa, o en algún lugar cubierto y protegido.

    Y recuerda que, si no puedes usar las pinzas o un dispositivo específico para cargar la batería del coche, siempre te quedará la opción de empujar el vehículo lo suficiente como para que, al engranar segunda y soltar el embrague de forma más o menos progresiva, arranque el coche por la inercia que obliga a su motor a encenderse. Esto es arrancar a empujón.

    Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto