¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Citroën My Ami Buggy Concept, el microcoche eléctrico desvela su lado más divertido

    Citroën My Ami Buggy Concept, el microcoche eléctrico desvela su lado más divertido
    16
    Citroën My Ami Buggy ConceptCitroën
    Fran Romero
    Fran Romero6 min. lectura

    La marca francesa desvela el nuevo Citroën My Ami Buggy Concept, la tercera propuesta del microcoche eléctrico, y el más divertido de todas ellas. Un verdadero heredero del Mehari, diseñado desde un punto de vista lúdico, cargado de detalles especiales y con el plus de tratarse de una propuesta de cero emisiones.

    Citroën presenta una nueva propuesta conceptual, la más lúdica y divertida hasta el momento partiendo de la base del microcoche eléctrico para el que no se necesita carnet. Se trata del Citroën My Ami Buggy Concept, una apuesta que recuerda el concepto del antiguo Mehari pero repleta de soluciones más modernas, y especialmente indicado para los que aman disfrutar de la naturaleza.

    Un buggy creado a partir del diminuto coche eléctrico sin carnet, que ya se encuentra a la venta tanto en variante de pasajeros como un vehículo comercial, y que destaca enormemente por los detalles especiales. De entrada, carece de puertas convencionales, que se han sustituido por unas bandas de lona transparentes, y aún así se pueden retirar gracias a unas cremalleras. Los estilistas franceses de Citroën han resaltado los paragolpes delantero y trasero añadiendo nuevas placas de protección todoterreno, y barras tubulares en los umbrales laterales a modo de estriberas, todas pintadas en negro anodizado.

    Foto Citroën My Ami Buggy Concept - exterior
    El Citroën My Ami Buggy Concept es la tercera propuesta urbana para fuera del asfalto

    Citroën My Ami Buggy Concept, una apuesta más divertida y sostenible

    Un color elegante y deportivo que contrasta con otros tonos del mismo elegante negro y con la sección delantera en un mate «naranja Khaki», distinguiendo perfectamente la zona frontal y posterior. El My Ami Buggy hace gala de su nombre con una superficie de carga sobre el pequeño techo, dejando también al aire la rueda de repuesto, y con una barra de faros LED que ofrecen un extra de luminosidad durante la noche o en zonas oscuras. Los franceses han pensado en todo, por lo que el prototipo conceptual de buggy eléctrico está equipado con unos neumáticos especiales para rodar en asfalto y también en zonas embarradas.

    Por dentro, el My Ami Buggy Concept también llama la atención por los detalles especiales, caso de los gráficos decorativos que visten el interior de las telas que hacen de puertas, los diferentes accesorios y un tono especialmente picante de amarillo que viste los asientos. Por ejemplo, la consola central presenta un diseño que recuerda a la del concept car 19_19, al mismo tiempo que el revestimiento interior del techo luce las insignias «Pilot» y «Copilot» justamente por encima de los dos asientos delanteros.

    Estos disponen de la tecnología «Advanced Comfort», con el doble de espuma viscoelástica que un modelo normal -hasta 70 milímetros de grosor- luciendo las posiciones del conductor y pasajero con los números «01» y «02», pudiendo retirarse de la estructura del asiento, ya que son intercambiables gracias a una ingeniosa forma de concha. Citroën también ofrece numerosos huecos portaobjetos y de almacenamiento en puertas, mientras que los cables de carga de la batería se guardan en un soporte en el marco de la puerta del acompañante.

    Foto Citroën My Ami Buggy Concept - interior
    El interior del Citroën My Ami Buggy Concept es simple pero muy colorido y repleto de detalles

    El interior del Citroën My Ami Buggy Concept cuenta con lo justo para divertirse

    Una serie de elementos todos concebidos de forma inteligente, que no solo sirven como decorativos, sino que también son funcionales. Con este propósito en mente, una gran mayoría de ellos se han dispuesto transversalmente, por lo que se pueden desmontar y reubicar en otras áreas del interior. Por ejemplo, el soporte para acoplar una cámara se puede anclar en uno de los cuatro niveles de la estructura de las puertas para no perderse ni un solo detalle o los espejos retrovisores exteriores que también son desmontables.

    Citroën demuestra que la electro-movilidad no solo se limita al ámbito urbano, sino que también puede dedicarse fuera del asfalto con un concepto más divertido del que no ha dado ni un solo detalle del sistema de propulsión embarcado. Y, al mismo tiempo, también muestra las posibilidades que ofrece la tecnología de impresión 3D, pues gran parte de los accesorios se han diseñado desde cero, abriendo un nuevo camino en la reproducción bajo demanda.

    Citroën My Ami Buggy Concept, el microcoche eléctrico desvela su lado más divertido