¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Cómo cambiar el cinturón de seguridad del coche

    El cinturón de seguridad, un elemento relativamente fácil de sustituir.Freepik.es

    El cinturón de seguridad es el elemento de seguridad pasiva más importante de un vehículo, pero puede averiarse o ser necesario instalarlo nuevo en un coche clásico. Sea como fuere, esto es lo que debes saber para instalar o cambiar un cinturón de seguridad.

    Los primeros cinturones de seguridad comenzaron a utilizarse en la aviación en los años 30, pero no fue hasta finales de la siguiente década que llegaron a la automoción a través de Preston Tucker, un empresario y diseñador de automóviles estadounidense que quizá ha hecho más que nadie por salvar vidas en las carreteras.

    Desde que Ford tomara el relevo de Tucker en los años 50 y Volvo comercializara el primer vehículo con cinturón de seguridad de serie, unos años más tarde, este se ha convertido en obligatorio y en un elemento de seguridad universal.

    El uso del cinturón en España es obligatorio en las plazas delanteras desde 1975 y en las traseras desde 1992

    Su uso en España es obligatorio en las plazas delanteras desde 1975 y en las traseras desde 1992. Por tanto, es raro ver un coche sin ellos en la actualidad, salvo que sea un vehículo clásico matriculado con anterioridad a esas fechas.

    Tanto si queremos instalarlo en uno, como si necesitamos cambiar un cinturón defectuoso, tendremos que tener en cuenta algunas cuestiones que vamos a repasar en siguientes líneas.

    Tipos de cinturones de seguridad

    Antes de entrar en materia sobre la instalación o sustitución de un cinturón, debemos saber que podemos encontrar numerosas variantes:

    • Cinturón de cadera o abdominal: consta de dos puntos de anclaje y se coloca en las caderas del pasajero.
    • Cinturón de tres puntos: es el más habitual y es, en esencia, un cinturón de cadera al que se le incorpora un tercer punto de anclaje por encima del hombro.
    • Arnés de cinco puntos: son los que suelen utilizarse en sistemas de retención infantil (SRI) o en competición, y constan de cuatro puntos cuya cinta se coloca sobre ambos hombros, más un quinto que se coloca entre las piernas.
    • Cinturón de cuatro puntos: es como el arnés, pero sin el quinto punto que se coloca entre las piernas.

    Algunos consejos sobre el correcto uso del cinturón de seguridad.

    Partes de un cinturón de seguridad

    El funcionamiento de un cinturón de seguridad, además de por las características flexibles del tejido del que está formado, depende de tres sistemas principales:

    1. Sistema de limitador de carga: este sistema permite entre 5 y 7 cm de longitud adicional cuando la fuerza sobre el pecho o la pelvis alcanza un valor predeterminado. Gracias a eso, se evitan o reducen lesiones internas y latigazos cervicales.
    2. Sistema de bloqueo angular: este mecanismo impide que la cinta siga saliendo de su alojamiento cuando la fuerza ejercida excede un valor determinado o su inclinación no es la adecuada. Esto último es útil en caso de vuelco.
    3. Sistema de bloqueo por sensibilidad de la cinta: cuando el ocupante se mueve de manera brusca hacia adelante, algo que ocurre sobre todo en choques frontales, el sistema bloquea la cinta para impedir que salga.

    Cómo se instala un cinturón de seguridad

    Es evidente que podemos acudir a un concesionario oficial o a un taller mecánico de confianza para instalar el nuevo cinturón de seguridad -y también es lo más recomendable-, pero siempre podemos recurrir a la opción más económica: hacerlo nosotros mismos.

    En este último caso, procederemos del siguiente modo:

    1. Retiramos los tornillos que fijan el asiento al suelo del vehículo para tener un acceso más cómodo al compartimento del cinturón de seguridad.
    2. Quitamos los tornillos que sujetan la tapa del retractor del cinturón de seguridad, así como la propia tapa.
    3. Desatornillamos el tornillo de sujeción del cinturón, que está ubicado cerca del retractor y lo sujeta al vehículo. Quitamos los tornillos de montaje y el cinturón de hombro.
    4. Retiramos el tornillo de montaje del cinturón de cadera. Una vez hecho, quitamos también el montaje del retractor y el cinturón de seguridad.
    5. Invertimos la operación con el nuevo cinturón, asegurándonos de ajustar y apretar todo correctamente.
    6. Nos aseguramos de que el sistema de advertencia de cinturón desabrochado del vehículo, si lo tiene, funciona.
    7. Verificamos que el nuevo cinturón funciona adecuadamente sentándonos y abrochándonos el mismo. Comprobamos que el sistema de retención funciona dando tirones enérgicos a la cinta para simular el desplazamiento brusco del torso ante un accidente.

    El cinturón de seguridad está atascado

    Es uno de los problemas que podemos encontrarnos con el cinturón de seguridad a consecuencia de suciedad, enrollamiento de la cinta o cortes en la misma. Antes de llevarlo al taller, podemos verificar que el atasco no se ha producido por las siguientes causas:

    • Posición del asiento: si el respaldo está muy tumbado, puede ocurrir que el cinturón no funcione. También puede ocurrir que el asiento haya atascado la cinta. Moverlo puede solucionar el problema.
    • Sistema obturado: Comprueba que no hay monedas, piezas de juguetes o cualquier otra cosa en el interior del mecanismo, lo que podría impedir que la cinta se desplazara.
    • Tope del cinturón: todos cuentan con un botón que sirve de tope para el recogimiento de la cinta. Si se rompe o se cae, el mecanismo no hará su función de enrollar la misma.

    También es recomendable limpiar la cinta del cinturón de seguridad, así como lubricar los mecanismos si comprobamos que no enrollan bien. Lo mejor es utilizar agua y jabón, así como un lubricante de silicona.