¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    ¿Cómo funciona el renting?

    ¿Cómo funciona el renting? Estos son sus puntos clave.

    Funciona como un contrato de alquiler a largo plazo con un kilometraje máximo y una duración determinada. El usuario nunca es el propietario y en la cuota mensual se incluyen los gastos de compra y mantenimiento del coche. No se incluye la gasolina.

    El renting se ha convertido en una opción no solo para empresas y autónomos, sino también para particulares. Y es, básicamente, un contrato de alquiler de un vehículo a largo plazo en cual el usuario no es propietario -en ningún momento- del coche. Tiene importantes diferencias frente al leasing y la tan de moda multi opción, pero ¿cómo funciona el renting?

    Hay una serie de puntos clave que debes conocer para comprender cómo funciona el renting. No importa si se va a contratar como empresa, como autónomo o como particular. En realidad, para todos funciona exactamente igual. Lo único que pueden existir son diferencias por precios más bajos en el caso de flotas de vehículos de renting para empresas.

    Empresas, autónomos y particulares pueden optar por el renting.

    Las claves del renting: ¿cómo funciona?

    El renting funciona como un alquiler a largo plazo del un vehículo. El usuario no es propietario, y en este contrato se incluyen los gastos habituales de la compra y también de mantenimiento: la matriculación, el seguro, los impuestos, las revisiones, los neumáticos -aunque de forma limitada- y también los costes de reparación de las posibles averías del vehículo.

    El usuario del renting paga una cuota fija en la que, efectivamente, se incluyen tanto el alquiler propiamente dicho como todos los gastos anteriormente mencionados, incluso en el caso de que sean variables a lo largo de la duración del contrato. No se incluye el gasto en combustible, ni las multas, ni los gastos de limpieza, ni todo aquel gasto derivado de un mal uso del vehículo objeto del renting.

    Para el cálculo de la cuota del renting se tienen en cuenta la marca, modelo y versión del vehículo, el kilometraje máximo acordado, la duración del contrato y todos aquellos servicios adicionales posibles, como un vehículo de sustitución y similares. Históricamente, el renting ha tenido mayor aceptación por parte de empresas y autónomos que por parte de autónomos por sus ventajas fiscales.