¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es
  • Daimler gana el pulso del aire acondicionado a DuPont y Honeywell: las primeras consecuencias

Daimler gana el pulso del aire acondicionado a DuPont y Honeywell: las primeras consecuencias

El monopolio de los gases de aire acondicionado toca a su fin: Honeywell y Dupont ya no son los únicos que tienen un gas refrigerante admitido por la legislación europea. Daimler ofrecerá en 2017 los primeros modelos con un nuevo gas, basado en CO2.

Daimler podrá cumplir con la directiva europea EU2006/40/EC sin utilizar exclusivamente el gas de Honeywell-Dupont

Daimler está beneficiándose, temporalmente, de un periodo de gracia para hacer la transición del gas de aire acondicionado R-134a a uno nuevo de producción propia, hasta 2017. Lo hace con el beneplácito de la entidad de certificación Kraftfahrt-Bundesamt (KBA) de Alemania, que comprobó que el gas HFO-1234yf podía ser peligroso en coches de marca Mercedes-Benz, si había escapes en partes calientes del motor.

¿Por qué? El circuito de aire acondicionado de la clase compacta (A, B, GLA y CLA) se diseñó antes de conocer las propiedades químicas del nuevo gas refrigerante, que se usa en la Unión Europea desde 2013. Luego, en unas pruebas de choque, descubrieron que podría provocar incendios y liberar gases tóxicos.

Ese gas ya se empleaba en la Clase SL, y los coches se llamaron a revisión para sustituir el gas nuevo por el anterior, el R-134a. El fabricante del gas refrigerante, Honeywell-Dupont, admite que existe el riesgo de incendio en determinados modelos, y que deben rediseñar su circuito de aire acondicionado. El gas de la generación previa no presentaba ese problema.

Hasta 2017, Daimler seguirá empleando el gas R-134a por motivos de seguridad. Usando el gas HFO-1234yf tenían que hacer grandes reformas en sus circuitos de aire acondicionado

Y entonces Daimler decidió crear su propio refrigerante, basado en dióxido de carbono (CO2). Para empezar, hablamos de un gas que sobra a patadas en el planeta, y que en caso de fuga del circuito de refrigeración, es inocuo. Sería tan inofensivo como la espiración de cualquier ser vivo.

En 2017, antes de que entre en vigor la directiva que erradica de Europa el R-134a, los Clase E y Clase S contarán con este nuevo gas. Según Daimler, cumplirá con los requisitos de respeto al medio ambiente, y proporcionará más seguridad que el gas HFO-1234yf de Honeywell-Dupont, ya que no puede arder.

Daimler no se guarda el desarrollo para sí, ha trabajado con otros fabricantes y proveedores para que puedan implementar la misma solución en sus gamas en el futuro. Esto es un hachazo en la entrepierna -con perdón de la expresión- para Honeywell-Dupont, pues perderá el monopolio de las recargas de gases refrigerantes.

En menos de dos años llegarán al mercado los primeros coches con CO2 como gas refrigerante

Una de las particularidades del nuevo gas es que funciona a mucha presión, 100 bares. Por lo tanto todos los manguitos, tuberías y juntas deben ser diseñados con más cariño. Para cuando haya que hacer recargas de gas a partir de 2017, por reparación de circuitos de modelos ya en circulación, la conversión al nuevo gas no creo que sea nada económica en modelos preparados para gases de inferior presión.

El nuevo gas cumple con las normativas DIN

Como en 2017 no se podrá tener toda la gama de modelos Mercedes-Benz y smart convertida al nuevo gas, las demás clases se adaptarán para funcionar con el HFO-1234yf, por imperativo legal. Para evitar las posibles deflagraciones, los ingenieros de Daimler han patentado un sistema que libera gas inerte argón en los componentes más calientes, dificultando que prendan las llamas.

En un lenguaje más sencillo, Daimler pasará por el aro del gas de Honeywell-Dupont, pero solo temporalmente. La finalidad a largo plazo es que todos sus coches usen el nuevo gas, basado en CO2, que no presenta problemas de seguridad. El comunicado de Daimler no nos dice si el nuevo gas es más económico que el HFO-1234yf, aunque es probable que así sea.

A largo plazo, seguramente se unan también otros fabricantes al gas desarrollado por Daimler, por la sencilla razón de que es una alternativa. Ahora mismo Honeywell-Dupont tiene la sartén por el mango: si el único gas legal es el suyo, puede manipular el mercado a su antojo, y no le faltarían clientes nunca.

Los gases refrigerantes no solo se venden para coches nuevos, también para las recargas en los talleres. Es un negocio muy lucrativo, sobre todo si el gas se usa en decenas de millones de coches. El sistema de Daimler seguramente permite gastar menos dinero en el gas, aunque el desarrollo del circuito sea más complicado de lo normal, al funcionar a mayor presión.

De momento no contamos con especificaciones técnicas del nuevo gas de Daimler, ni su composición química. El comunicado de prensa dice que es más seguro y que cumplirá las normativas medioambientales, pero no dicen nada de si penalizará el consumo de combustible de los coches. Eso sí, aseguran que en cualquier tipo de clima, el aire acondicionado proporcionará el confort que se espera de los modelos de alta gama de Mercedes-Benz.

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto