Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Demon vs The Exorcist vs Trans Am Super Duty: los últimos y más radicales Muscle cars

11

El Salón de Nueva York ha sido la fecha en la que se han dado a conocer las últimas y más poderosas incorporaciones al segmento Muscle car.

Tres modelos muy distintos que muestran distintas perspectivas de un mismo concepto, el clásico Muscle car norteamericano.

Dodge Challenger SRT Demon 2018.

La sorpresa del Salón de Nueva York la hemos encontrado en el segmento Muscle Car, donde esperábamos con ansias la llegada del nuevo Dodge Challenger SRT Demon como único protagonista destacado. Sin embargo, su dilatada presentación, que comenzó lentamente en enero, se vio truncada por la sorprendente entrada en escena del último performance pack de Hennessey, basado en el Camaro ZL1 y apodado “El Exorcista”, en clara alusión al Demon de Dodge.

La jugada de Hennessey Performance fue épica, tras la extensa (y probablemente muy costosa) campaña de publicidad de Dodge, el preparador de Texas lograba ponerse a su altura solo con unos adhesivos, unas cuantas fotos y un vídeo de baja calidad. Aprovechándose de la inmensa expectación levantada por el Demon en los meses previos a Nueva York y logrando una difusión para su último producto muy superior a la habitual, que en realidad se trata simplemente de un paquete de mejoras aftermarket para el Camaro ZL1, como tantos otros disponibles en el catálogo del preparador.

Junto a estos, también era presentado pero con mucha más discreción la última creación de Trans Am Worldwide, el brazo comercial de Trans Am Depot, taller especializado en transformar Camaros para crear versiones con rasgos propios del desaparecido Pontiac Firebird Trans Am. Este llegaba rescatando además la mítica denominación Super Duty 455, empleada en la versión más radical del clásico muscle car y que es la más apropiada para bautizar a esta bestia.

Camaro Hennessey HPE1000 “The Exorcist”.

Los 3 modelos coincidieron en el tiempo y todos ellos pueden ser catalogados como verdaderos muscle cars, una denominación empleada hoy día de manera un tanto arbitraria, pero que en estos casos es bien merecida, pues todos ellos disponen de un rendimiento mecánico muy por encima del segmento deportivo habitual. Sin embargo, estas tres creaciones son muy diferentes en cuanto a planteamiento.

Mientras el Dodge es la sublimación de las capacidades de los Challenger SRT, con unas especificaciones pensadas exclusivamente para exprimir el vehículo al máximo en una drag strip, los dos modelos basados en el Camaro son una evolución más radical del modelo original, y en el caso del Trans Am incluso tratando de borrar su origen, en el intento por recrear el mítico deportivo desaparecido de Pontiac.

Tres propósitos bien diferenciados pero que han sido logrados empleando caminos muy similares, tan solo en el Dodge encontramos un esquema técnico algo más exótico, pues los ingenieros de FCA han dotado al Demon de características únicas, como las dos ruedas de repuesto de menor grosor (destinadas a maximizar su rendimiento en aceleración, instalándolas en el eje delantero), capacidad para emplear combustible de 100 octanos o la eliminación de todos los asientos salvo el del piloto.

Doble rueda de repuesto, destinadas a ser montadas solo en el eje delantero.

En todos los modelos encontramos una profunda actuación mecánica, pistones nuevos, distribución modificada, nuevos sistemas de refrigeración y escape, y supercargadores de mayor tamaño, de más de 2.0 litros de capacidad en todos ellos (2.7 litros en el Demon). El bastidor ha sido fuertemente modificado con un esquema más rígido de suspensión (Hennessey no ha revelado aún si ha mantenido la suspensión MagneRide del ZL1) y al menos en el Demon y el Trans Am encontramos un peso rebajado, gracias a la nueva carrocería de fibra de carbono en el caso del último.

La receta puede resultar muy parecida pero el resultado es muy dispar, mientras que el Hennessey HPE1000 es un Camaro hipervitaminado, el Demon es mucho más que un Hellcat más radical, y por último, el Super Duty 455 resulta una pieza casi única, sobre todo por planteamiento estético.

Todos ellos tendrán una tirada muy limitada, en el caso del Demon -el único que será realmente producido en serie- su producción está limitada a unos pocos miles de unidades (3.000 el primer año) mientras que el Trans Am y el Hennessey serán fabricados en edición limitada, 50 unidades en el caso del Trans Am y 100 ejemplares en el del Hennessey.

Trans Am Super Duty 455 2017.

De todos ellos solo Hennessey ha revelado el precio, 55.000 dólares, a los que hay que añadir -casi obligatoriamente- diversos paquetes, en función del uso que vayamos a dar al vehículo. Por un lado encontramos el pack destinado a pistas de drag por 8.995 dólares, este incluye conjunto de herramientas, eje trasero actualizado y neumáticos Nitto de 20 pulgadas y medidas 315/30-20 ultrablandos (aptos para drag strips), y por otro lado, encontramos el paquete de carreras, que con un costo de 6.995 dólares incluye también llantas ligeras Hennessey en 20 pulgadas pero que montan neumáticos Michelin Pilot Sport Cup 2.

Teniendo en cuenta que el Camaro ZL1 base parte de los 62.135 dólares (precio tarifa oficial o MSRP, sin posibles descuentos de distribuidor), en cualquiera de los casos encontramos que el kit HPE1000 de Hennessey prácticamente duplica el valor del ZL1 original. A lo que seguramente podamos añadir múltiples detalles de personalización, lo que a buen seguro elevará el valor de la factura final.

En el caso del Demon aún no hay precio confirmado, pero las primeras unidades llegarán en otoño con un precio que estará por debajo de los 100.000 dólares, según rezan los últimos informes. El Trans Am estará disponible antes, el 1 de mayo se comienzan a aceptar pedidos, pero por el momento no hay precio. Su carrocería de fibra de carbono y la inmensa transformación a la que hay que someter el Camaro original, además del costo de los paneles de carbono, indican que dispondrá de un precio que estará muy por encima del de los otros dos modelos.

*Potencia máxima del Dodge SRT Demon, solo disponible unos instantes.

**Precio del kit HPE1000 estándar, paquetes aparte.

Noticias relacionadas

Demon vs The Exorcist vs Trans Am Super Duty: los últimos y más radicales Muscle cars
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto