¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    ¿Qué diferencias reales existen entre el BMW Serie 3 Berlina y el BMW Serie 4 Gran Coupé?

    ¿Qué diferencias reales existen entre el BMW Serie 3 Berlina y el BMW Serie 4 Gran Coupé?
    Fuera dudas: estas son las diferencias reales entre el BMW Serie 3 Berlina y el BMW Serie 4 Gran Coupé
    Alberto Pérez
    Alberto Pérez15 min. lectura

    Hay quien asegura que el BMW Serie 4 Gran Coupé ha llegado a la gama para discordia de los que estaban decididos a hacerse con una unidad del BMW Serie 3 Berlina, pero ¿esto es realmente así? Analizamos cuáles son las diferencias más claras en el día a día y a efectos prácticos entre ambos modelos hermanos.

    Desde que se presentara públicamente, hace ya algunos meses, la nueva generación del BMW Serie 4 Gran Coupé, muchos han sido los que han señalado su proximidad y la competencia que pueda ejercer sobre su propio hermano de gama, el BMW Serie 3. Pero, ¿realmente está tan próximo un modelo de otro como para canibalizar sus ventas? Aquí vamos a desgranar cada uno de los detalles que hacen diferente a cada uno de los dos modelos y a comprobar si efectivamente están tan próximo o si, en cambio, cada uno tiene su propio nicho de mercado bien establecido.

    En primer lugar, a grandes rasgos y sin entrar en detalles ¿ambos conceptos se parecen? Sí, y mucho a decir verdad. Ambos modelos presentan un cuerpo en forma de berlina de tres volúmenes y cuatro puertas de acceso al interior. Insistimos en lo de “a grandes rasgos”. En su habitáculo se ha calcado prácticamente cada uno de sus detalles estéticos, en esto no hay dudas, ambos modelos provienen de un mismo patrón inicial, así que vayamos a comprobar en qué se diferencian de verdad.

    La trasera cobra un gran protagonismo en cuanto a las diferencias mutuas

    Una imagen vale más que mil palabras

    En primer lugar y sin duda alguna: su exterior. Su línea de diseño es completamente diferente entre un modelo y otro. En el BMW Serie 3 se ha optado por un diseño mucho más clásico y atemporal, sus riñones siguen conservando un tamaño moderado y sus faros aún continúan pegados a la parrilla central. Por su parte, el BMW Serie 4 Gran Coupé imprime sobre sí el nuevo tipo de diseño que marcará a la marca durante los próximos años. Sus riñones ya en forma vertical y que ocupan prácticamente todo el alto del frontal denotan agresividad y deportividad. Los faros por su parte son completamente nuevos, idénticos a los que estrenase su hermano de tan solo dos puertas.

    Queda claro que en el Serie 3 las líneas más suavizadas y tradicionales toman un especial protagonismo. Sobre el apartado estético, está mucho más enfocado hacia un público más adulto y maduro. En cuanto al Serie 4 Gran Coupé, lo arriesgado de su diseño y el porte que demuestra, sella su compromiso con el público más joven y que busca ese toque de radicalidad que le falta al Serie 3.

    Lo mismo sucede en su zaga, la cual, sobre el Serie 3, imprime un mayor protagonismo de líneas rectas y un tercer volumen más prominente. En el Serie 4 Gran Coupé, esto da un vuelco y sus faros se tornan más dinámicos, así como el mencionado tercer volumen aquí pierde tamaño a través de una caída más pronunciada del techo, mucho más en la tónica de modelo coupé, provocando una mayor sensación de deportividad -nuevamente-. Otro apéndice que demuestra el enfoque más arriesgado del Gran Coupé lo encontramos sobre las propias manetas de apertura de las puertas. Mientras que en el Serie 3 esto queda rematado por unos tiradores convencionales, en el Serie 4 Gran Coupé estos son sustituidos en favor de unas manetas enrasadas y mucho más estilizadas.

    El Serie 3 Berlina ofrece un tercer volumen más prominente y cuadrado

    Como último detalle sobre su estética que puede pasar algo más desapercibido, es la propia concepción de las diferentes carrocerías que ofrecen ambas gamas de modelos. En el Serie 3 se opta por líneas mucho más tradicionales, más “de padres”, como dirían algunos. En él tenemos una carrocería tipo berlina de tres volúmenes mientras que la única alternativa a esta es otra con acabado familiar. Como dijimos anteriormente, un coche mucho más enfocado en un cliente más maduro y tradicional. Por su parte, el Serie 4 opta por estéticas más desenfadadas y disruptivas, entre las que se incluye una carrocería coupé de dos puertas, un descapotable y el propio Gran Coupé del que hoy hablamos, la cual podríamos catalogar como la más tradicional de todas ellas.

    ¿Diferencias interiores?

    Una vez que ya hemos comprobado cuales son sus principales diferencias estéticas, es hora de adentrarnos en su interior. En el habitáculo de ambos modelos será notablemente difícil hallar diferencia estética alguna, pero las hay. En este apartado ambos juegan prácticamente en la misma liga hasta que te dispones tras los mandos de ambos modelos. En el caso de la berlina más tradicional, su puesto de conducción es notablemente más erguido, mientras que en el Gran Coupé la posición se rebaja notablemente, presentando una altura libre algo menor, proporcionando una sensación mucho más deportiva. El resto de elementos, tanto tecnológicos como de confort son exactamente calcados entre un modelo y otro, pudiendo incorporar ambos el mismo nivel de accesorios.

    Donde empezaremos a encontrar suculentos cambios será en la segunda fila de asientos. La caída del techo en forma de coupé se nota, al mismo tiempo que lo hace también su espacio físico para el cuerpo de los pasajeros. El Serie 3 detona en un espacio más generoso en todas y cada una de sus cotas, aunque debemos especificar que este mayor espacio no es nada excesivo, sino que únicamente hablamos de unos pocos centímetros tanto para la cabeza como para las piernas, pero también en su anchura, aunque sobre este último apartado será el menos acusado de ellos.

    ¿Alguna diferencia visual en sus respectivos salpicaderos? Son prácticamente idénticos

    Finalizamos el apartado de análisis del interior sobre el maletero. Aquí falla la ecuación inicial y es el Gran Coupé el que presenta una mayor practicidad y facilidad de entrada a este espacio. A diferencia de la berlina más clásica, aquí el acceso al maletero se lleva a cabo a través de un generoso portón que eleva incluso la luna trasera, dejándonos así como un enorme hueco de acceso con el que poder cargar fácilmente grandes bultos. En el Serie 3, sin embargo, este portón se resume en una boca de carga notablemente más escueta, donde únicamente es practicable la zona superior del tercer volumen. En caso de querer un Serie 3 con un portón de acceso más generoso tendremos que optar por su variante de carrocería familiar.

    A pesar de acomodar unos portones de acceso bien diferenciados en los que el Serie 4 Gran Coupé se lleva todas las de ganar, el BMW Serie 3 acoge un espacio levemente mayor, alcanzando los 480 litros de volumen, mientras que el Serie 4 Gran Coupé se queda en 470 litros. En ambos modelos se pueden abatir los asientos de la fila trasera en una proporción 40:20:40, alcanzando así los 1.400 litros en la berlina (aunque este dato es algo difuso) y los 1.290 litros en el Coupé.

    Hablemos sobre su mecánica y acabados

    Y ahora que ya sabemos todo sobre la estética y el habitáculo de ambos modelos, es hora de averiguar si existe una diferencia clara entre ambos por parte de su oferta mecánica. En este apartado basta con un primer vistazo al configurador oficial de la marca para darnos cuenta que la oferta mecánica del Serie 3 es notablemente mayor a la del Serie 4 Gran Coupé. Mientras que en la berlina tradicional se ofertan variantes diésel (4 niveles de potencia), gasolina (3 bloques mecánicos) e incluso variantes electrificadas (2 híbridos enchufables). El Serie 4 Gran Coupé, cumple su función proponiendo únicamente mecánicas de gasolina (3 niveles) y diésel (1 único motor).

    La boca de carga de la Berlina limitada el uso que se le puede dar al propio maletero
    El Gran Coupé sale ganando en esta ecuación con un portón de acceso notablemente mayor

    Nuevamente, en este apartado vemos como en BMW han optado por inducir al Serie 3 en una mayor oferta mecánica, la cual pueda dar satisfacción a un mayor número de clientes potenciales, mientras que en el Serie 4 Gran Coupé, la oferta mecánica se reduce notablemente proponiendo un áurea de mayor exclusividad y distinción. Como detalle ínfimo, en todas y cada una de las variantes mecánicas del Serie 4, el cambio automático deportivo es de obligada adopción, mientras que la Berlina, se da a escoger entre este o una alternativa más apaciguada que no inserta el apellido “deportivo”.

    Volvemos nuevamente a encontrar una oferta mucho mayor sobre el BMW Serie 3 si accedemos al portal de acabados. En la Berlina se ofertan un total de 5 acabados (De serie, Sport, M Sport, BMW M y Paquete técnico M) mientras que en el Serie 4 Gran Coupé a esta lista se le resta el acabado Sport, quedando finalmente con 4 alternativas y pasando de “De Serie” a "M Sport", sin paso intermedio. Aunque esto tiene una justificación lógica que veremos a continuación.

    Iniciándonos con ambos modelos con el acabado “De serie”, el Serie 3 presenta algunos aditamentos mucho más básicos que su hermano rival, entre los que se encuentran unas llantas de 16 pulgadas o interior tapizado en tela, este es un acabado más centrado en dotar a las empresas de un vehículo de acceso más económico. El acabado base del Serie 4 Gran Coupé se presenta notablemente más equipado que el de acceso al Serie 3, ya que por aditamentos sería más lógico atribuir que este se sitúa al nivel del acabado Sport de la Berlina, con faros y luces LED, asientos deportivos, volante de cuero, climatizador o cámara de marcha atrás.

    El espacio para la cabeza en la segunda fila es algo inferior en el Gran Coupé
    La Berlina proporciona más espacio general a los ocupantes de la segunda fila

    Si ponemos ambos modelos frente a frente en sus acabados de acceso, o los llamados “De Serie”, vemos como el Serie 4 Gran Coupé es notablemente más caro, con un sobrecoste de 5.700 euros. Pero tal y como hemos mencionado en el párrafo anterior, el Gran Coupé en su acabado inicial acoge una mayor dotación de equipamiento, al nivel del acabado Sport del Serie 3, el cual parte desde los 50.300 euros, por lo que la diferencia real entre ambos se acorta notablemente hasta los 1.400 euros. En ambos acabados tan similares, los dos proponen unas llantas de 17 pulgadas y demás accesorios mencionados anteriormente.

    Conclusión

    Como hemos podido comprobar, el BMW Serie 3 y el BMW Serie 4 Gran Coupé, a pesar de sus grandes similitudes, a priori grandes, poseen muchas más diferencias y queda claro que ambos modelos se encaminan hacia un tipo de cliente, aunque no radicalmente distinto, sí bien diferenciado. La Berlina está más enfocada a un público más tradicional, familiar y al que se siente más cómodo en un coche más puramente práctico. El BMW Serie 4 Gran Coupé juega su papel sobre un cliente más transgresor, al que le llama la atención tanto la practicidad como la deportividad y que, adicionalmente, también cuenta con un mayor montante económico, aunque este detalle como hemos podido comprobar no es tan relevante, a priori como podría parecer.

    Berlina o Gran Coupé. La batalla está servida