¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    El difícil debut del Citroën C3 WRC en el Rally de Montecarlo

    El Citroën C3 WRC ha firmado un estreno discreto, lejos de los éxitos cosechados por el Xsara, C4 y DS3 en su primer Rally de Montecarlo.

    Stéphane Lefebvre tuvo una salida de pista en la jornada del jueves que hipotecó su rally, mientras que Kris Meeke acababa fuera de carrera.

    Citroën Racing había generado grandes expectativas con el estreno del Citroën C3 WRC, hasta tal punto que muchos colocaban al World Rally Car de la formación gala como el favorito a conseguir la victoria en Montecarlo. Sin embargo, Kris Meeke y Stéphane Lefebvre se vieron involucrados en distintos percances que tildaron de fracaso el debut de un coche que ni siquiera dio sensaciones de poder igualar la velocidad del Hyundai i20 WRC o del Ford Fiesta RS WRC, al menos de manera consistente. Está claro que no fue el Rally de Montecarlo que habían soñado los chicos de Yves Matton.

    El idilio de Citroën y de la cita monegasca es evidente, sobre todo cuando se trata de poner en pista un modelo nuevo. El primer Rally de Montecarlo para el Citroën Xsara WRC terminó con victoria de Sébastien Loeb en 2002 -penalización al margen-, de la misma forma que el primer 'Monte' del Citroën C4 acabó con un doblete firmado por el propio Loeb y por Dani Sordo. No decepcionó tampoco el Citroën DS3 WRC en sus primeros kilómetros en esta prueba, ya que Sébastien Loeb firmó una victoria incontestable, aventajando en casi tres minutos al primero del más rápido de sus rivales.

    Los males para el Citroën C3 WRC comenzaron en la jornada del jueves. Stéphane Lefebvre tenía una salida de pista y quemaba el embrague al intentar forzar la mecánica para regresar al asfalto. Por su parte, Kris Meeke tenía un fuerte golpe en la segunda etapa del rally tras fallar en una curva rápida y golpear con la trasera de su C3 WRC contra un desnivel de tierra. Tras volver a la prueba por la normativa 'Rally 2', Stéphane Lefebvre sufría problemas en la dirección y Kris Meeke también acusaba problemas mecánicos. Al final, un accidente de tráfico camino de Mónaco dejaba fuera al norirlandés.

    La clara representación del desastroso fin de semana de Citroën Racing es que a la finalización del Rally de Montecarlo, el Citroën mejor clasificado ha sido el de Craig Breen, que de cara a esta prueba pilotada un Citroën DS3 WRC de 2016, un modelo que en teoría es al menos un segundo por kilómetro más lento que los actuales World Rally Cars, pero que a la hora de la verdad puso contra las cuerdas al Hyundai i20 WRC de Dani Sordo y se mostró más rápido, fiable y consistente que el propio C3 WRC, al menos en una prueba tan peculiar como el Rally de Montecarlo.

    Con todo, en Citroën Racing creen que el bajo rendimiento del Citroën C3 WRC en el Rally de Montecarlo ha sido un problema específico de adaptación a la cita en los Alpes franceses, pero que su nivel estará acorde a las expectativas generadas tanto en el Rally de Suecia como en las citas sobre grava. Con todo, el Tour de Corse servirá también de termómetro para un World Rally Car que de momento no ha estado a la altura. Así se apreciaba en un parque de asistencia donde circulaba un chascarrillo que afirmaba que Citroën se había llevado a Montecarlo uno de los coches con los que competían en el Mundial de Turismos.

    Fotos: Red Bull Content Pool