¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    El Land Rover Defender acumula esperas de hasta un año

    El nuevo Defender está siendo un éxito comercial, se vende por encima de las previsiones del fabricante, mas este no puede atender la demanda por un problema de oferta. Las versiones PHEV están teniendo muy buena demanda pese a su elevado precio.

    Esta semana Jaguar Land Rover ha presentado los resultados financieros del año fiscal recién terminado (marzo a abril), en el que se ha informado a los accionistas, entre otras cosas, de cómo está funcionando el Land Rover Defender a nivel comercial. Por encima de lo esperado.

    Se habían previsto unas 5.000 unidades mensuales, pero los concesionarios están anotando pedidos a un ritmo de 7.000 cada mes. A lo largo del año fiscal 2020-2021 hablamos de 45.244 unidades, de las cuales 16.963 se colocaron en el último trimestre.

    Es más, este modelo ha sido uno de los responsables de que las cuentas hayan ido en positivo, interanualmente, en el último trimestre Jaguar Land Rover facturó un 20,5% más, lo que significa un montante de 6.500 millones de libras, o en el año fiscal completo, 19.700 millones de libras.

    Podrían ser mejores noticias si el fabricante pudiese dar salida a todos los pedidos que llegan de su todoterreno. Las ventas arrancaron en abril del año pasado a un ritmo de 8.000 unidades al mes. La crisis de los microchips está afectando al ritmo de producción.

    Según el CEO, Thierry Bollore, la producción perdida por este motivo es de 7.000 unidades. Eso significa que la lista de espera continúa engordando. El ritmo de producción y ventas quedará estabilizado en un plazo de seis meses a un año.

    Jaguar Land Rover ahora mismo no puede saber cuándo se solucionará el cuello de botella a nivel de proveedores, así que mientras tanto se van a seguir anotando pedidos aunque la lista de espera crezca. Buenas noticias, por otro lado, para sus valores residuales, los usados pierden menos valor.

    De momento se han acumulado unos 20.000 pedidos en lista de espera, aclaró Adrian Mardell, el responsable financiero (CFO) de Jaguar Land Rover. Muchos de ellos son híbridos enchufables (disponibles desde septiembre de 2020), de los más caros del catálogo, aunque atractivos dadas las políticas impositivas de algunos países.

    Se da la circunstancia de que los híbridos enchufables tienen menor carga de impuestos, por lo que a pesar de su mayor precio por parte del fabricante, salen muy ventajosos respecto a los modelos térmicos. La lista de espera de algunos Defender PHEV es de más de un año.

    Hay que tener en cuenta también que sus equivalentes híbridos enchufables en Land Rover Discovery Sport y Range Rover Evoque, que actualmente no aceptan más pedidos, situación dada desde octubre, por un problema relacionado con su homologación de CO2 emitido por kilómetro.

    En nuestro país la gama Defender PHEV -o P400e- se mueve en una horquilla de precios de entre 75.000 y 120.000 euros. Frente al resto de versiones tiene la ventaja de librarse del impuesto de matriculación por su bajas emisiones de CO2.

    Por otro lado, a efectos de la DGT es un vehículo catalogado como CERO, por lo que se beneficia como un modelo totalmente eléctrico. Es más, casi todas las versiones de la gama Defender se catalogan como «ecológicas» por ser microhíbridos o híbridos enchufables.

    Un Defender PHEV logra la etiqueta CERO por la mínima, 43 km de autonomía eléctrica

    Aunque el mayor rediseño y actualización del modelo llevada a cabo desde 1948 (desde el Land Rover Series I) no satisfizo a todo el mundo, está claro que tiene su publico, para ser un coche de gama alta se vende en muy buenos números. Y se vendería más de no ser por los problemas con los proveedores, en parte derivados de la crisis global a causa del coronavirus COVID-19.