¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    El Tesla Semi se vuelve a retrasar a 2022 por falta de baterías

    El camión propulsado a baterías de Tesla, el Semi, se viene retrasando una vez detrás de otra desde que fue desvelado en 2017 en forma de prototipo. La empresa californiana está teniendo problemas para llevarlo a la producción en serie.

    Los camiones eléctricos siguen siendo en la actualidad una auténtica rareza en el sector del transporte pesado. En el mercado europeo los motores diésel siguen siendo más del 90% de las matriculaciones, situación que no será eterna, pero que nos pone en contexto.

    Tesla fue uno de los primeros fabricantes en desafiar el paradigma del camión con motores de combustión tradicionales, sustituyendo estos por potentes motores eléctricos y suficientes baterías de alto voltaje como para proporcionar autonomías decentes a los profesionales.

    Cuando se presentó el Tesla Semi, en 2017, se anunció como un camión de Clase 8 (80.000 libras de capacidad, unas 36,3 toneladas) con una autonomía de 300 millas (482 km) por 150.000 dólares y de 500 millas (804 km) por 180.000 dólares. El remolque va aparte, el Tesla Semi no es más que una cabeza tractora.

    Hay clientes industriales y del mundo de la logística que siguen esperando sus Tesla Semi, así como las especificaciones técnicas definitivas. En otras palabras, aún no se ha presentado la versión de producción en serie. La empresa tiene problemas para convertirlo en una realidad tangible.

    Ayer se publicó por parte de Tesmanian que Tesla recibió un pedido de 10 unidades del Semi para MHX Leasing, y el mismo Elon Musk respondió en Twitter lo siguiente: «No se trata de un problema de demanda, pero problemas de suministro de baterías a corto plazo complican industrializarlo. Esta limitación será menos evidente el año que viene».

    Inicialmente Tesla anunció que en 2019 comenzaría a fabricarse, lo cual no ocurrió. Después la fecha se pospuso para este año, pero parece que será más bien a finales de este año, y eso para los clientes que hicieron sus reservas primero. Uno de esos clientes es PepsiCo.

    Al mes siguiente de la presentación del Semi, la compañía PepsiCo anunció un pedido de 100 unidades, que tirando por lo bajo son 15 millones de dólares, y por lo alto 20 millones de dólares, y eso si los camiones no son los «Founders Series», es decir, los primeros en salir de fábrica. Esos son 200.000 dólares por unidad.

    El pedido de 100 camiones estaba destinado a las instalaciones de Frito-Lay -subsidiaria de PepsiCo- en Modesto (California, EEUU), con la idea de que sea un lugar libre de emisiones en su transporte. Electrek ha podido saber que 15 unidades del Semi llegarán a manos de PepsiCo a finales de este año. Otras 60 cabezas tractoras ya funcionan en ese lugar.

    No es una cuestión baladí tener una flota de «solo» 15 Tesla Semi en el mismo lugar, porque las necesidades de recarga de estos aparatos son más exigentes de lo normal para que se puedan tener listos en un tiempo razonable. Utilizan muchos kWh en baterías. Mientras tanto, otros clientes del Tesla Semi están a la espera.

    La constatación de este retraso no le ha sentado muy bien a la cotización bursátil de Tesla, que ha estado temporalmente por debajo de los 600 dólares por título, siendo su récord de más de 880 a principios de este año. La compañía se encuentra ahora en una tendencia bajista rumbo a los 600 dólares o menos.

    Estamos en una época de transición, en la que camiones eléctricos hay más bien poquitos, y los que hay están más enfocados al reparto urbano y de bajo tonelaje. La industria tiene claro que los camiones acabarán siendo eléctricos, pero sigue sin resolverse la pugna de baterías electroquímicas contra pila de combustible de hidrógeno. Cada solución tiene sus ventajas y sus inconvenientes.

    Tesla de momento no tiene el hidrógeno entre sus prioridades y apuesta fuerte por vehículos propulsados a baterías, incluyendo el pick-upCybertruck. En materia de vehículos industriales convencer a la clientela es un poco más difícil pese a todas las ventajas, así que el despliegue de los Semi será, en todo caso, progresivo y lento.